Posted tagged ‘Xenofobia’

Mezclarse es benéfico (2a. parte). Punto # 184 de agosto 4, 2011

4 agosto, 2011

Para erradicar la xenofobia y el racismo, la educación ha de orientarse hacia el fomento de la interdependencia y la cooperación entre los pueblos para favorecer la universalidad, el reconocimiento reciproco de las culturas y una síntesis sociocultural nueva. Dicho de otra manera: es preciso promover la idea de la diversidad cultural, la igual validez de todas las culturas, el interés por otras culturas como fuente de enriquecimiento personal y social y la presentación de la sociedad multicultural como la sociedad del futuro.

La educación intercultural y multicultural tiene como motivación principal la lucha contra la discriminación y la desigualdad bajo todas sus hirmas.
El interculturalismo es un proyecto pedagógico cuyo objetivo último debe ser la plena integración social de las minorías étnicas y la eliminación de toda fuente de discriminación. Trata de lograr una convivencia armónica y estable entre culturas distintas y parte del postulado que una auténtica comunicación intercultural solo es posible sobre las bases de la igualdad, la no-discriminación y el respeto a la diversidad. La educación debe dirigirse entonces a todos los niños, colocándolos en las mismas condiciones y a perseguir para todos los mismos objetivos finales.

Se dice que quien no conoce la historia está condenado a repetirla; y pareciera que el mundo en el que vivimos, inmerso en un acelerado proceso de “modernización”, se ha olvidado de ello y ha sido incapaz de borrar del presente problemas tan graves como el racismo y la xenofobia, que aunque motivaron grandes injusticias del pasado, aun permanecen vigentes. Es increíble ver como en un mundo que se autodenomina civilizado, términos como el de raza subsisten, y a pesar de que la misma ciencia en que se basa nuestra civilización haya demostrado que este concepto carece de fundamentos, seguimos clasificándonos por nuestras diferencias biológicas.

Pienso que racismo y xenofobia son producto de la curiosidad y del miedo que nos inspira el otro; de la inseguridad que sentimos ante lo desconocido, y que nos lleva a clasificarnos para ubicar nuestro lugar y el del otro con respecto a nosotros. Nos definimos a partir del otro.

El racismo y la xenofobia son constantes en el pensamiento y en el desarrollo histórico de la humanidad, pues desde mucho tiempo atrás se han hecho clasificaciones de los hombres por sus características físicas y por el desarrollo material y económico ligado a los grupos que comparten dichas características. De ahí que una vez establecidas las diferentes razas, se haya establecido también una jerarquía de las mismas, asignando una superioridad a la raza blanca surgida no de su naturaleza biológica, sino de su proceso histórico. Esta superioridad daría origen posteriormente a la creencia de que todos los productos de la raza blanca, su sociedad y su cultura son superiores a la de cualquier otra raza.

El racismo y la xenofobia sólo encuentran fundamentación en el poderío material o militar que determinado grupo étnico adquiere, y que lo hace capaz de dominar a otros grupos étnicos. Este ejemplo lo podemos encontrar en el proceso de conquista que se dio en América durante el siglo XVI. Mientras que en el contexto del mundo prehispánico, aunque las diferencias físicas entre los pobladores de Mesoamérica no fueran tan marcadas, sí se podía establecer una especie de racismo o xenofobia entre los diferentes pueblos que cohabitaban la región, de acuerdo a la relación de grupo dominante y grupo dominado. Sin embargo, a la llegada de los españoles, la supremacía de los artefactos bélicos de los ibéricos frente a la de los nativos americanos permitió que se diera la conquista; y con ello una nueva jerarquización de razas en el continente. Así, el español pasó a ser miembro de una raza superior y los indígenas fueron agrupados en una raza general, igualando a los antiguos dominados con los dominadores en una raza inferior.

A lo largo de la historia ha habido una gran cantidad de muestras de racismo, como el racismo nazi y el holocausto judío; el racismo estadounidense hacia los grupos afroamericanos o latinos; o la política del Apartheid implantada en Sudáfrica en el siglo pasado por alrededor de casi medio siglo.

La diferencia entre racismo y xenofobia se encuentra en que esta última proclama la segregación cultural y acepta a los extranjeros e inmigrantes solo mediante su asimilación sociocultural. Creo que separar o marginar a un grupo de personas por su cultura es equivocado, y que esto lo hacemos, como mencioné anteriormente, por el miedo que nos da lo desconocido, la “otredad”. Pienso que tememos al extranjero porque al llegar a nuestro país se convierte en un competidor con el cual no podemos rivalizar, pues su cultura es diferente a la nuestra; además de que representa un “peligro” para nuestra identidad.

Considero que en la actualidad no podemos seguir pensando en el racismo y en la xenofobia como criterios válidos de exclusión social. El concepto de raza carece de importancia en la actualidad pues se ha demostrado que no hay diferencias genéticas entre la humanidad que puedan establecer las bases de una superioridad, además, ya no existen razas puras. Debemos entender que las diferencias físicas son muestras de la diversidad de la “raza” humana, y no criterios de clasificación de los grupos sociales, ni mucho menos muestras de superioridad o inferioridad. Debemos comprender también que el desarrollo histórico y económico de determinados grupos no justifica la discriminación hacia otros grupos que han sido menos favorecidos. Hay que aprender ante todo a aceptar las diferentes culturas por lo que son en sí mismas, y no con respecto a otras.

En un mundo que se jacta de un gran avance técnico y social, deben privar los valores del respeto y la tolerancia para que el pasado y sus errores no vuelvan a repetirse, para que de una vez y para siempre podamos aprender a vivir como iguales en la diversidad. Por ello es que mezclarse es benéfico.

¡Extra! ¡Extra! Eureka por el país que habitamos. Seguimos produciendo pobres que da gusto. Según el CONEVAL somos cerca de 53 millones de individuos que van desde la miseria y falta de recursos para mínimamente poder comer como ser humano hasta la pobreza de ingresos y servicios. Lástima que no miden la pobreza intelectual y educativa porque tendríamos a la inmensa mayoría de nuestro pueblo en este rubro. Pero eso sí, nuestros egregios líderes pasean por el Centro Histórico de la Ciudad de México las osamentas que nos dieron patria y fustigan al respetable con discursos donde la culpa de nuestra pauperizada economía familiar siempre es de otros, sobre todo si son extranjeros.

Anuncios

Intolerancia y xenofobia mexicanas Punto # 134 de julio 22, 2010

21 julio, 2010

Ahora que está a punto de implementarse la ley SB1070 que criminaliza la inmigración ilegal en Arizona y la cual es rechazada por racista, me tomo la molestia de reproducir algunos comentarios de lectores mexicanos. Son comentarios  sacados de facebook, twitter o al final de artículos periodísticos aparecidos en línea. Duele leerlos pues nos muestra como un país de individuos que exigimos lo que no otorgamos. Simultáneamente a los procaz y racista que son, sobresale la total carencia de conocimientos ortográficos y de sintaxis. Lo preocupante pare este escribidor es que sólo una minoría de los comentarios vertidos en las redes sociales son serios y contienen algún sustento, pues la inmensa mayoría propugna el escarnio, el odio, la humillación, la burla o el franco racismo. En México nos gusta mostrarnos a los ojos del mundo como un pueblo donde el racismo no existe, pero los ejemplos, que no son pocos, revierten esa visión. Asumamos nuestras deficiencias sociales, como lo son el racismo y la xenofobia nacionales, para poder crecer como sociedad y como país, pues ambas son lacras para el sano desarrollo de un conglomerado humano.

Insultos a otras nacionalidades y países, discriminación hacia individuos con tendencias sexuales diferentes o con un concepto estético fuera del común marcan los inefables comentarios. No quiero ahondar en el tema con opiniones personales sobre mis conceptos de intolerancia y xenofobia nacionales y dejo a mis contados lectores que saquen sus propias conclusiones.

De Justin: @#$% ESPAÑOLES TODAVIA QUE ROBARON A MEXICO HASTA MAS NO PODER Y NOS CONTAMINARON CON SU @#$% SAGRE, SE PONEN RAINAS Y NO QUIEREN VENIR, BOLA DE @#$% YA SE LES SUBIO LA MIER….

De Jesús tu casa: PU-TOS ESPAÑOLES DE CA-GADA CHIN GUEN A SU PU TA MADRE

De Alberth: VALLANSE A LA #%#%# ESPAÑOLES DE PORQUERIA, LA VERDAD TIENEN UNA SELECCION DE @#$% QUE A PENAS SI PUEDEN Y CON AYUDA.
Y PARA QUE QUEREMOS A ESA BOLA DE OJETES AQUI SI SON CULEROS Y RACISTAS CON LOS MEXICANOS Y LA FEDERACION QUE NO PUDO TRAER ALGO MEJOR CON QUIEN JUGAR, SI LA CABEZA SIRVE PARA PENZAR, NO PARA TENER PIJOS @#$%……Y A ESPAÑA Q RE CHIN..#$%#$#%# A SU MADRE.

De César: PINCHES ESPAÑOLES DE @#$% QUE CHINGUEN A SU MADRE, ADEMAS EN QUE CABEZA DE CAGADA CABE FESTEJAR EL BICENTENARIO CON EL PAIS DEL QUE NOS INDEPENDIZAMOS, EL QUE LO HIZO ES UN @#$%, FALTA QUE EL FECAL HAYA INTERVENIDO AL IGUAL QUE LA CONTRATACION DE LA VASCA AGUIRRE.

De Israel: A @#$% a su madre los gachupines, no puedo creer que aqui en México hay gente que los apoya tanto.mueran los realistas, mueran los gachupines, VIVA México españoletes de %&/=#”

De Víctor: PARA LOS MEXICANOS NO ES UN ORGULLO JUGAR CONTRA LA SELECCION DE UN PAIS GEDIONDO (ESPAÑA) QUE PARA NUESTRA MALA SUERTE FUERON NUESTROS CONQUISTADODES @#$% BOLA DE LEPROSOS Y GONORRIENTOS QUE TIENEN LO QUE TIENEN A COSTA DE LO QUE NOS ROBARON. SALUDOS A TODA LA BOLA DE GALLEGOS.

De Pepe Pérez: lo UNICO BUENO qué TIENE ESPAÑA ¡¡¡¡ es la ETA y FRANCISCO FRANCO !!!!. Francisco Franco fué un dictador español qué COMBATIO y MASACRO a MILES o MILLONES de PINCHES, @#$% PERROS ESPAÑOLES.

De CHICLEADAMS: chiinguen a su madrre los canadienses y mexicanos idiotas q se AJUSTARON a la realidad

De Francisco Schwartau: DESGRACIADAMNETE SIEMPRE TIENE QUE HABER “UNA MANO NEGRA ” QUE IMPONGA SU VOLUNTAD Y BENEFICIOS PERSONALES PARA QUE ESTE TIPO DE ABERRANTES E ILOGICAS LEYES PROSPEREN…  NUNCA FALTAN POLITICOS ASI CREO QUE ES UNA DESGRACIA INTERNACIONAL

De Porfiriov: ÉSTO ES UNA ABERRACIÓN TOTAL, LO QUE DEBEN DE HACER ES EXTERMINAR A TODA ÉSTA BOLA DE LACRAS DEGENERADOS Y DEGENERADOS, MARICAS Y MACHORRAS. APROVECHAR CUANDO ANDAN EN SUS MARCHAS GAYS Y AVENTARLES MÍNIMO UNA BOMBA ATÓMICA. GUACALA QUE ASCO. GUACALA, SI VIVIERA HITLER LOS MANDARÍA A CAMPOS DE CONCENTRACIÓN Y LOS METERÍA A LA CÁMARA DE GASES.

De Fabiola Quintero: QUE IMPORTA?! HONDURAS ES UNA REPUBLICA BANANERA SIN NINGÚN ATRACTIVO!!! ¬¬ MÉXICO NO NECESITA REGALITOS. 

De obispopower: Los tatuajes son para lacras sociales,despistados, borregos, presos, prostitutas, vagos, drogadictos en genaral para penDjos que creen que es “cool” o quieren imitan a otro/a guey 

De aguila54: PARA MUESTRA SOLO UN BOTON, PARA QUE SE ENTEREN DE LO POCA MADRE QUE SON ÈSTOS ASESINOS, SEDIENTOS DE SANGRE, AUTONOMBRADOS LOS POLICIAS DEL MUNDO; DE ÈSTA CLASE DE ALIMAÑAS ESTÀ LLENO LOS ESTADOS UNIDOS; IGNORANTES RACISTAS; EN NUESTRO PAÌS TENÈMOS UN PORCENTAGE DE IGNORANTES CONSIDERABLE, PERO, EN ELLOS ES SU NATURALEZA Y SU IGNORANCIA ES CONBINADA CON AGRESIVIDAD. A ELLOS NO LE OCACIONA LA MENOR DE LAS INDIGNIDADES.

¡Extra! ¡Extra! El pasado domingo presentaron examen de conocimientos docentes 145,865 “maistros”. La pregunta que me aqueja es, si los que reprueben o pasen de “panzazo” el examen seguirán al frente de los educandos para continuarlos castrando intelectualmente o si serán corridos. De perdida mándenlos a intendencia donde no harán tanto daño.

Xenofobia y racismo en México Punto # 112 de febrero 4, 2010

5 febrero, 2010

Resultó que las estupideces que el diputado perredista por Chiapas Ariel Gómez León le movieron el tapete a las buenas conciencias y nos salió lo políticamente correcto y resultamos ser enemigos del racismo.

Es innegable que mencionar al aire durante una transmisión radial epítetos como los utilizados por el deslenguado diputado confirma su total ignorancia y sus nulas dotes de comunicador. Pero más allá del evento, existen varios factores que me hacen cuestionar si el diputado de marras no es más que un portavoz del sentir de un amplio sector de la sociedad.

Recordemos el desaguisado diplomático que Vicente Fox causó cuando su declaración de “que los mexicanos hacemos los trabajos que ni los negros hacen” no dijo nada que no sea un comentario popular. La necedad que Fox emitió fue dada a raíz de la puesta en circulación de unos timbres postales con la imagen de Memín Pingüin, famoso personaje de cómic. Este incidente causó malestar en la comunidad afro-americana de los Estados Unidos y catalizó un intercambió de declaraciones sobre la manera en que cada entidad entiende el concepto de negritud.

En México, dada nuestra idiosincrática característica: la dualidad moral, manejas un doble discurso como parte integral de nuestra personalidad. Somos proclives a saludar de abrazo y beso a personas que no tenemos la más mínima intención de volver a ver, ofrecemos  “nuestra pobre casa”, siempre y cuando no se queden, pues “el muerte y el arrimado a los tres días apestan”.

Y similar a nuestro cotidiano andar por la vida, nuestro vocabulario maneja dobles sentidos. No por nada sólo en México se entiende el albur. Utilizamos palabras con una doble connotación. Ejemplo de ello es chingada. Según cómo se utilice en la oración o frase puede referirse a algo positivo o negativo. ¡Me lleva la chingada!  contiene una referencia negativa, pero ¡qué chingón está!, todo lo contrario.

Ahora bien, la palabra negro, según la usemos, tiene la misma característica que chingada. ¿Cuántos individuos tienen por apodo negro o negra? Recordemos a Toña la Negra, excelsa cantante veracruzana de boleros; el Negro Elizondo, actual secretario de turismo federal o el negro del Águila, excelente futbolista de los años sesenta.

El  problema radica en nuestra concepción primigenia o primitiva que nuestra educación no ha podido erradicar. En el fondo la imagen que se tiene en occidente del negro ha sido estereotipada a niveles caricaturescos. La imagen del negro subsahariano que maneja nuestro inconsciente es matizada por rasgos impuestos por el poder dominante. Para muestra tenemos al Tarzán de Edgar Rice Burroughs, donde las etnias africanas son manipuladas por el hombre mono. Igual sucede con los esclavos en Estados Unidos y la visión que a través del cine y televisión nos han creado.

El estereotipo es común en la gran mayoría de los mexicanos quienes en charlas de café o reuniones familiares platican chistes racistas donde los  negros, homosexuales, indios, judíos, chinos, políticos y claro Pepito son los personajes principales. Así que no nos desgarremos las vestiduras y saquemos al enemigo del racismo que todos traemos dentro por los comentarios de un imbécil. En el fondo, se explayó como lo haría entre amigos o familiares. ¿Acaso cuando alguien cuenta un chiste racista es reconvenido por los oyentes?

Recuerdo que durante algún juego de la selección mexicana de fútbol contra un equipo donde la totalidad de los jugadores eran negros, era recurrente una disquisición entre los presentes: ¿Acaso nos va a ganar un equipo lleno de negros?

El racismo y la xenofobia son parte consustancial del mexicano. Somos racistas con los blancos, judíos, negros, homosexuales, indios, chinos y cualquier ente que sea diferente a nosotros. La nula o casi mínima inmigración al país (actualmente hay en México la misma cantidad de extranjeros que en 1930: alrededor de 600 mil) nos ha causado muchos males y ha limitado enormemente el crecimiento del país en todos sus ámbitos.

No asumimos nuestro racismo por hipócritas y vemos la paja en el ojo ajeno. Clamamos al cielo los ataques racistas a nuestros connacionales en Estados Unidos, sin embargo masacramos, violamos, robamos y menospreciamos a cualquier centroamericano que ose cruzar por nuestro territorio. Somos mucho más crueles con los inmigrantes de Centro América que los estadounidenses con nosotros.

Ahora el PRD, en voz de todos sus líderes, cacarea a todo pulmón que se expulsará al susodicho locutor y diputado. También la radiodifusora local Grupo Radio Digital retiró su espacio y canceló el programa. En resumidas cuentas, y que quede muy claro, los comentarios racistas que pronunció Gómez León en su programa radial, de no haber sido hechos al aire, no hubieran molestado a nadie. En concreto, el racismo es parte de nuestra idiosincrasia, querámoslo o no.

¡Extra! ¡Extra! Ahora resulta que un pleito de cantina que termina a balazos es noticia nacional. A mi compadre lo mataron en un bar de Puebla y ni siquiera nota de octava página fue; hasta la fecha no han detenido a su asesino. Mi compadre se llamaba Juan Manuel Guerra y no Salvador Cabañas.

Xenofobia en Paseo de la Reforma

1 agosto, 2009

Xenofobia en Paseo de la Reforma

Luis Recillas Enecoiz

Después de la fenomenal goliza por 5-0 que nuestro equipo B le endilgo al equipo C de los Estados Unidos  el pasado domingo, no faltaron los patrioteros que envalentonados por unos tequilas repudiaron al diferente o despreciaron la otredad. Formas poco civilizadas para cimentar nuestra endeble falta de legitimidad existencial como nación.

El acoso a que fue sometida una familia holandesa, así como otros turistas, que por curiosidad husmearon por el Ángel de la Independencia después de la victoria futbolera se llevaron una probada de racismo mexicano. Por más que insistieron en que no eran gringos, por el hecho de ser blancos fueron víctimas de la estupidez humana. Insultados, vejados y hasta golpeados – un par de madrazos, diría un chavo – estos extranjeros sufrieron actos, que de haber sucedido al revés, hubieron sido noticia de ocho columnas: “Cinco mestizos mexicanos vejados por turba blanca” se leería en Reforma o Milenio, políticamente muy correctos. Acaso esperábamos algo distinto.

Recuerda amable lector que nuestro “pueblo” es analfabeto y ágrafo por lo que la xenofobia tiene amplio caldo de cultivo en él. Igual sucede cuando nuestros compatriotas se aventuran por tierras extrañas siguiendo al mediocre equipo nacional de futbol, dando de que hablar en cualquier evento por su mal comportamiento y formas de convivencia bastante heterodoxas, por decir lo menos. Y el gringo promedio tiene la misma visión limitada del estereotipo sobre el mexicano. ¿Crees que un obrero red-neck *  se imagina a Carlos Fuentes, Johnny Laboriel o Silvia Pinal cuando alguien le habla de un mexicano? A ningún mexicano le viene a la mente Jennifer López, Bruce Lee o Michael Jordan cuando le dices imagínate un gringo.

Por desgracia seguimos creyendo que el nacionalismo y amor a la patria se manifiesta mediante insultos al otro. Peor fue la actitud de los mexicanos en el estadio el domingo: insultando y aventando objetos a los jugadores gringos. Y después nos quejamos de no ser aceptados en los Estados Unidos. Hay veces que da vergüenza ser mexicano

Manejar estereotipos donde todo lo blanco es sinónimo de gringo muestra la ignorancia supina de un pueblo. Esto se llama racismo a la inversa. Justifico mi racismo hacia el blanco, porque el blanco me colonizó y por ende todo blanco es un colonizador. Opuesto, por cierto, lo mestizo es puro y bueno. “Por mi raza hablará el espíritu” reza el lema de la UNAM. ¿Te imaginas esta máxima a la entrada de la Universidad de Berlín?

*red-neck, es el gringo blanco naco.


A %d blogueros les gusta esto: