Posted tagged ‘sindicalismo’

¿Y los otros sindicatos, cuándo? manifiesto # 461 de octubre 21, 2009

21 octubre, 2009

A raíz de la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro se han escrito infinidad de columnas, análisis y cronologías del hecho, sin embargo pocos han puesto en duda la autoritaria decisión de Felipe Calderón. De que fue autoritaria no hay duda, pues cuando fue Secretario de Energía durante el sexenio foxista, el ahora presidente ni se inmutó cuando le tocó renovar el contrato colectivo del sindicato de marras. Además para ser congruente con el discurso emitido a los cuatro vientos, ¿qué espera el gobierno federal para actuar de manera similar con los nefastos sindicatos petrolero de Romero Deschamps y magisterial de la “maistra” Gordillo? Porque es más que obvio que los argumentos esgrimidos por Calderón, se aplican sin distingo a esos dos reductos de corrupción e ineficiencia, pues el costo que ambos representan para las arcas de la nación y el futuro del país es muy superior al de los electricistas. 

El costo que representa para los contribuyentes de este país para mantener a un ejército de ignorantes “maistros”, cuya ineficiencia es medida a través de diversos instrumentos, como son los exámenes PISA y ENLACE, han arrojan resultados deprimentes y son concluyentes: en lugar de transmitir conocimientos a nuestros niños y jóvenes, se dedican a crear seres domesticados carentes de juicio crítico, a la par de ser carne de cañón para seguirle el juego a los partidos políticos y nunca cuestionar a nuestros egregios politicastros, caricaturas de políticos. De tener un sistema educativo efectivo, nuestra sociedad no permitiría ser gobernada por ineptos, corruptos, desvergonzados, rateros e imbéciles. ¿Acaso cree alguno de mis contados lectores que una ciudadanía educada e informada votaría por los “microencefálicos” que hoy guían los destinos de México? Sólo una sociedad iletrada puede ser convencida de votar por un político que basa el éxito en su perfil apolíneo más que en ser un estadista, como sucede actualmente en el Estado de México. 

logotipo-SME-270

Ya en otros artículos he manifestado mi inconformidad con dejar la formación educativa de este país en manos de las televisoras, Televisa y TV Azteca, que privilegian las ganancias económicas que deja el fútbol y no el deporte como tal, que idiotizan a la población con telenovelas insulsas donde siguen mostrando los valores más arcaicos e insultantes para los seres pensantes, que inculcan en nuestra sociedad los estereotipos femeninos que la iglesia católica y la extrema derecha apoyan, que mantienen en el inconsciente colectivo de los mexicanos la incapacidad para decidir por sí mismos, que programan emisiones donde el infantilismo intelectual es ley, que se han adjudicado de facto la educación de nuestros niños y jóvenes, que desinforman de manera descarada sobre los problemas a los que nos enfrentamos como sociedad, en fin, un tipo de televisión orientado a personas sin defensa intelectual alguna. El precio que pagamos por una educación tan deplorable tiene costos que no se cuentan en pesos y centavos, sino en la viabilidad como país, pues al no crear una sociedad que posea las herramientas educativas y tecnológicas mínimas para insertarse en el mundo globalizado, no seremos capaces de crear las bases para elevar el estándar de vida de los mexicanos. Y no sería descabellado concluir que esa carencia sea la génesis de revueltas sociales largamente pospuestas. De allí la importancia primordial que tiene la educación en el futuro de México.

Logo_SNTE_240pix

De tener un magisterio que promoviera incentivos cognitivos para moldear entes pensantes y diseminara valores democráticos en los futuros ciudadanos – algo que el SNTE no conoce – este país sería otro. Las cuentas pendientes con la sociedad que el sindicalismo magisterial tiene, no serán pagadas durante el sexenio calderonista, ya que la descarada alianza de Felipe Calderón con Elba Esther Gordillo nos muestra la doble moral e hipocresía del actual gobierno. Similar situación se vive en el Estado de México entre el gobierno de Peña Nieto y el sindicato magisterial local, SMSEM, donde la educación esta sustentada en construir escuelas de educación media superior y algunos tecnológicos que fueron firmados ante notario, dejando de lado cualquier aspecto relacionado con elevar los niveles académicos, tanto entre los “maistros”, y como consecuencia lógica de los educandos. Educar para crear una ciudadanía, en toda la extensión de la palabra, sería como cometer suicidio político, pues nadie votaría por individuos como los que hoy nos gobiernan. Para poder gobernar requieren de un conglomerado humano analfabeta, acrítico, domesticado y totalmente manipulable. En el fondo, ningún político le apuesta a la educación, pues al igual que la iglesia católica, entre más ignorante la persona, menos peligro existe de que se convierta en ciudadano y exija sus derechos y claro, asuma sus responsabilidades. 

¿Por qué Calderón no actúa de igual forma con la nefasta “maistra” Gordillo y su pandilla de energúmenos y castradores del conocimiento? La respuesta salta a la vista: la necesitó como palanca de apoyo para acceder al poder y ahora se lo está cobrando carísimo para que él pueda terminar su sexenio y continuar a dizque gobernar el país. Somos la única nación donde un sindicato magisterial es simultáneamente un partido político. ¿De cuándo acá los sindicatos magisteriales requieren convertirse en un partido político? Sólo en México y después nos quejamos de los resultados educativos que padecemos. Es obvio que a nuestros gobernantes les importa un bledo la educación, pues de ser sensibles a las necesidades educativas que van a sacar a México de su pasmo intelectual, tal y como lo hicieron Corea del Sur y España, serán contados los políticos actuales que tengan el apoyo de una ciudadanía educada y crítica. 

smsemelogo

 En ningún momento cuestiono la decisión, pues como cualquier usuario del servicio eléctrico en el centro del país he padecido infinidad de veces el deplorable servicio de esta empresa: apagones frecuentes, cambios súbitos de voltaje con la consiguiente quema de mis aparatos eléctricos, pésimo servicio de los empleados administrativos en sus oficinas, ausencia total de profesionalismo en su planta laboral, etc. Aplaudo que sea desmantelada; lo que critico acremente es la forma y la incongruencia manifestada para con los otros sindicatos, que en el fondo esconde una ideología derechista. ¿Por qué no acaba con los beneficios que tienen una infinidad de empresas privadas? ¿Cuándo, señor Calderón, pondrá en su lugar a los empresarios extinguiendo la evasión fiscal, los regímenes especiales y las licitaciones amañadas, entre otras lindezas? ¿Y para cuándo los privilegios de la alta burocracia? Todos los que aplaudimos lo sucedido con la compañía eléctrica, aunque insisto, las razones esgrimidas no se aplican a los otros sindicatos, esperamos las respuestas a estas interrogantes, porque de no actuar en consecuencia lógica, la extinción de LyF será una victoria pírrica. 

El Estado Mexicano – tanto cuando el PRI gobernó como ahora que lo hace el PAN – es corresponsable de la situación a la que llegó el problema, pues en aras de obtener apoyos políticos y evitar a toda costa insurrecciones sindicales o tensiones sociales, se sometía a las demandas del gremio sin importar lo desproporcionado de las mismas. La bestia creada por la negligencia y apocamiento de nuestros gobernantes va en proporción directa al uso electoral que hacen de los trabajadores electricistas, pues no es un secreto que para anular cualquier síntoma de descontento sindical, aquellos doblaban las manos y dejaban todo seguir. El statu quo a perpetuidad, tal y como sucede con los matrimonios que siguen viviendo juntos a expensas de evitar confrontaciones familiares es una característica similar que pinta de cuerpo entero a los sindicatos mexicanos de corte oficial. 

LOGO STPRM

La irresponsable posición del gobierno federal de achacar la totalidad del problema a los trabajadores y su sindicato es clásica de los gobiernos de extrema derecha como el que nos gobierna. Muy endebles han sido sus argumentos al no medir con el mismo rasero a los sindicatos más corruptos de nuestro sistema laboral: el STPRM y el SNTE. ¿Cuándo veremos la misma enjundia gubernamental mostrada contra el SME para acabar con estos dos engendros?

Anuncios

Bochornos educativos en la plaza pública Punto # 92 de agosto 27, 2009

26 agosto, 2009

Bochornos educativos en la plaza pública 

Luis Recillas Enecoiz 

“…no se pueden llamar libres ni justas porque la libertad nace del conocimiento y la capacidad de elección. Para disponer de una democracia como la nuestra hay que comer como nosotros. O desplazar levemente la muñeca de la mano derecha o izquierda por las mañanas – o por las noches…”

Democracia es comer como nosotros, Ramón Lobo en El País, 22 de agosto de 2009 en relación a las últimas elecciones efectuadas en Afganistán.

De evento bizarro en alguna película de relleno o probablemente parte de alguna escena del otrora famoso grupo inglés de comedia Monty Python, así se puede calificar la educación en México. Aquí en nuestro país lo que narro a continuación no es ciencia ficción sino cotidianeidad nacional. Lo más lamentable del asunto es que las autoridades encargadas de nuestra educación, así como los representantes sindicales del magisterio, estatal y federal, mantuvieran un vergonzoso silencio y no emitieron comunicado alguno sobre el evento. 

Me refiero al deplorable espectáculo que las autoridades del municipio de Tlalnepantla, colindante con la capital del país, escenificaron con motivo de la inauguración de su plaza de los Próceres Bicentenarios. Amplia difusión tuvo el desatino que consistió en una pléyade de errores ortográficos, de sintaxis e históricos en las placas que acompañan los bustos. En 15 de ellos se encontró un total de 67 errores. Desde falta de acentos, uso indebido de ellos y errores de conjugación hasta el gazapo histórico sobre el lugar de nacimiento de Ignacio Zaragoza son ejemplos del nivel educativo de nuestras autoridades. ¿Cómo es posible que nadie se fijara en las placas? Tanto los empleados que colocaron las placas, los herreros y demás artesanos que fundieron las placas y las grabaron, los empleados administrativos que hicieron el pedido, los que las recibieron y cuya responsabilidad era verificar la calidad y especificaciones exigidas al proveedor, los contadores de la tesorería municipal que las pagaron, los funcionarios que autorizaron y firmaron las requisiciones y cheques para el pago de esas porquerías, el alcalde mismo, que mostrándonos su limitado conocimiento del idioma, con bomba y platillo, el último día de su trienio, apuradamente echa a andar una de las miles de plazas bicentenarias que como cada ciudad, pueblo, villa o ranchería en el país, se tiene que cacarear por toda la geografía nacional.

Colegio a finales del siglo XIX (Extremadura, España)

Colegio a finales del siglo XIX (Extremadura, España)

Bueno, de todas las personas previamente citadas, ¿acaso no hay alguna que sepa leer y escribir? Entendible es que un acento o una coma de más o de menos se les haya pasado, ¿pero 67?, resulta una cantidad insultante. Cuanto individuo tuvo algo que ver con las mentadas placas y bustos no fue capaz, primero, de escribir correctamente la información, y segundo, de percibir errores, corregirlos. Sin embargo nadie se dio cuenta y si alguien lo hizo fue tan negligente que dejó todo pasar. Tuvo que ser a través de un periodicazo que las autoridades del municipio hicieran algo al respecto. ¿Y que fue lo que hicieron? Pues quitar a toda prisa las placas e iniciar una investigación, obvio, hasta sus últimas consecuencias, o sea no pasará nada, para dar con los responsables del desatino, haciendo hincapié en las “responsabilidades de la empresa ejecutora de la obra y los funcionarios que la aprobaron.”

Más allá de habernos dado un lamentable espectáculo y mostrado a nivel nacional los bajísimos índices de alfabetización que poseen las autoridades y trabajadores municipales, el desaguisado muestra la total carencia de estándares en la calidad educativa a nivel nacional. Nuestra población no sabe leer ni escribir es un hecho; lo sofisticado del problema es que el Estado Mexicano como política de estado nunca le interesó educar a los mexicanos. ¿Cree alguno de mis lectores que un pueblo educado votaría por los políticos autóctonos que tenemos? La educación ha sido un botín político en México.

También en Tlalnepantla resultó que el nuevo Secretario del Ayuntamiento no es licenciado; que no tiene estudios universitarios, requisito legal para ocupar ese puesto. De acuerdo al artículo 92 de la Ley Orgánica Municipal, en todo municipio con una población mayor a medio millón de habitantes el secretario del Ayuntamiento debe poseer título universitario. Tener título universitario no garantiza en lo absoluto conocimientos, cultura y educación. Cuántos licenciados, ingenieros, contadores, administradores no saben ni leer, y menos escribir. Ahí está el caso de los bustos; estoy seguro que todos los funcionarios del municipio ostentaban orgullosamente su placa con la palabra LIC. (así con mayúsculas) antecediendo sus apelativos. Muy licenciados, pero con pésima ortografía, nula sintaxis e ignorantes de la historia nacional.

Por simple conexión lógica, si en un municipio colindante con la capital del país sucede lo que arriba narro, ¿por qué en Toluca sería diferente? Ambos municipios son bastante similares en población, economía, infraestructura, etc. ¿Quién me asegura que las nuevas autoridades de mi municipio no estudiaron en las mismas escuelas a las que asistieron las de Tlalnepantla?

Una tercera noticia relacionada al ámbito educativo: Reprueba 61% de maestros reza el titular la nota en Reforma (24/VIII/09). Eso no es noticia. Lo opuesto sería nota de ocho columnas. Lo notable fue la actitud de nuestras autoridades federales quienes durante la puesta en marcha del nuevo ciclo escolar no mostraron signo de preocupación; desde Calderón pasando por la “maistra” Gordillo y terminando con el ex académico Lujambio omitieron cualquier mención al examen de marras. 

A nivel estatal ni se diga. Nuestra secretaria de educación está más ocupada en la organización política del magisterio que en elevar los deplorables índices educativos en el estado. Ahí esta el ejemplo de Tlalnepantla. Pero somos muy ilusos al pensar que la pusieron allí para elevar la educación estatal, porque su función no es educar, su verdadero trabajo es cooptar al magisterio para llevar a la presidencia del país a Enrique Peña Nieto. Y a nivel estatal la política educativa carece de ella y se ha convertido en política pura. Que alguien me explique cómo es que tenemos a tres de nuestros legisladores (Zamora, Hernández Silva y Hernández Lugo) provenientes del magisterio. Más que premiarlos, se les debería haber corrido y fincado responsabilidades administrativas y tal vez hasta penales por las claras deficiencias educativas que padecemos. Pero no, estas lacras son premiadas por no educar, por mantener a los mexiquenses ignorantes, analfabetos y acríticos de su entorno. El valor que le da nuestro gobernador a la educación salta  a la vista: no le interesa, salvo cuando la ve como gremio cooptado y receptor de prebendas, varias de ellas ilegales, que redundan en una abundante cantidad de votos. ¿Y la educación, ‘apá? En manos de normalista ignorantes, mientras los universitarios manejan taxis o tienen puestos de tacos. La educación a nivel estatal ha sido entregada a los sindicatos magisteriales, pero encima de ellos esta la madre de la educación en México: Televisa. 

No dudo que nuestro apolíneo gobernador tenga amplias probabilidades de llegar a la grande. Pero obtener votos y ganar un puesto político basado en el físico describe el nivel educativo tan ínfimo que tenemos. Bajo esa óptica le propongo al PAN que afilie a Luis Miguel y al PRD que lo haga con el “potrillo” Fernández. De acuerdo a mis estándares existenciales, ser presidente de un país cuasi analfabeta equivale a ser dictador de república bananera. Pero en fin, cada quien sus aspiraciones. 

Las palabras de Ramón Lobo al inicio del artículo sobre Afganistán pueden perfectamente aplicarse a la realidad mexicana. Recordemos que cerca de una cuarta parte de la población no tiene ni para comer. Y un muy alto porcentaje de la población del país no sabe ni leer ni escribir.

Feliz día del “maistro” Punto # 77 de mayo 14, 2009

14 mayo, 2009

Feliz día del “maistro”

Luis Recillas Enecoiz

El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para se gobernados por los demás.

Herbert Spencer 

La función de todo aquel profesor normalista consiste en transmitir a niños las primeras letras y números. Para un pueblo que al final del período revolucionario era mayormente analfabeta, pues más de 80 por ciento de la población no sabía leer ni escribir, fue prioritario educar al pueblo. No en vano el artículo 3 de la constitución se refiere a ella.  Por obvias razones los gobiernos de la época fueron sensibles hacia las necesidades educativas de la población. Pues bien, las normales fueron creadas para capacitar individuos en la enseñanza básica, que incluye poder deletrear y gráficamente escribir su nombre. En otras palabras la capacitación profesional que se les inculca a nuestros normalistas es suficiente para que sus alumnos deletreen, medio puedan escribir su nombre y dirección, sumen, resten, multipliquen y dividan. Párale de contar. Pero no sólo la limitada información que reciben nuestros niños es preocupante, tampoco están los “maistros” preparados para transmitir a sus alumnos un pensamiento lógico, crítico, analítico y, como consecuencia, una sociedad mucho más propositiva y preparada para un mundo globalizado.

La realidad es que estamos en último lugar dentro de la OCDE en educación, ya no se diga en ciencia y tecnología. De tener profesores que promovieran el pensamiento crítico, y no la memorización y el “cállate, siéntate y estate quieto” como lo hacen los “maistros”, no se hubiera tenido que recurrir a centros científicos extranjeros para analizar el virus que todavía nos afecta de diversas formas; de tener un profesorado que promoviera y regara un espíritu científico en nuestros niños, habría muchos más científicos en México. Y habiendo más mentes de formación científica, más investigación se haría y, por ende, en el país se desarrollaría nuestra infraestructura científica y tecnológica. Pues he allí, que por no tener profesores capacitados, nuestra salud estuvo en vilo, al menos, hasta que nuestros amables vecinos tuvieron la gentileza de enviarnos los resultados del bicho para que nuestras autoridades tomaran decisiones sobre nuestra salud.  

Maestro y discípulo (bajorrelive griego)

Maestro y discípulo (bajorrelive griego)

No es gratuito que nuestros alumnos puedan medio leer, pero desafortunadamente no comprenden lo leído y carecen de las capacidades para diferenciar, complementar, leer entre líneas, suplantar, comparar o discriminar información. Tampoco me causa asombro la forma como las autoridades a todo nivel tuvieron que enfrentar la crisis sanitaria: aislar a las personas. La falta de educación para la prevención de enfermedades en la mayoría de los mexicanos obligó a recluir a la población estudiantil y a miles de burócratas. Somos una sociedad que no recurre al médico, nos auto recetamos, nos untamos el ungüento que la comadre nos regala, vamos a la limpia con la bruja, etc. Tampoco los sistemas de salud tienen una alta aceptación entre la población, aparte de que son caros, sin mencionar la medicina privada, prohibitiva para la casi totalidad de los mexicanos.

La total carencia de profesionalismo mostrado por los “maistros” de la CNTE de querer cobrar extra los días que tengan que recuperar para terminar los programas escolares debido a la pérdida de días hábiles durante la emergencia sanitaria es ejemplo de la ausencia de ética que permea en el gremio. Alonso Lujambio, flamante secretario de educación ya respondió que el tema “no está sobre la mesa”, pero no negó que en un futuro podría ponerlo. Vaya descaro, tienen cerca de dos semanas de asueto pagado y ahora quieren cobrar doble.

Por otro lado, la dueña de partidos políticos y sindicatos Elba Esther Gordillo, ladró que el 15 de mayo, día del “maistro”, y que bajo condiciones normales sería día de asueto para festejar a los “apóstoles de la educación”, ahora, después de cerca de dos semanas de paro laboral forzoso nos insulta con el pueril argumento de que ya estaba considerado en el calendario y dentro del acuerdo anual. ¿Y éstos son los “maistros” que deben inculcar en la niñez y juventud mexicanas los valores civiles, la tolerancia, la honestidad, el amor a la patria, el respeto al diferente, etcétera? La actitud asumida por los SNTE y SMSEM de no laboral el día 15 prueba la nula calidad humana que debiera caracterizar al profesorado.

Pues como hoy es su día yo les deseo un maravilloso día a todos aquellos que están comprometidos con la enseñanza de sus alumnos; a los que antes de ir a saludar al director y delegado sindical se presentan en su salón ante quienes realmente son la razón de ser de su profesión, los alumnos; a todos aquellos cuya totalidad de alumnos pasa las pruebas ENLACE y PISA en el rango más alto; a todos los que logran que casi todos sus alumnos terminen estudios a niveles más avanzados gracias a las herramientas que les proporcionaron mientras los tuvieron bajo su tutela; a los que enseñan a verdaderamente escribir y comprender las letras para que los niños puedan ahonden en la lectura; a los que invitan a sus alumnos a nuestras bibliotecas y librerías  para que estén  repletas de lectores y boyantes de clientes; a los que inculcan un espíritu crítico en sus pupilos y logran sembrar semillas cuyos frutos sean los científicos que el país necesita. Bueno, a esa minúscula minoría de profesores que llenan el perfil, mis mejores deseos; para el resto, “maistros”, su día fue el 3 de mayo, con el perdón del gremio albañil.

¡EXTRA! ¡EXTRA! Nuestra selectiva amnesia histórica nos hace olvidar el asesinato de varios cientos de chinos perpetrada en Torreón el 15 de mayo de 1911. Claro, ningún historiador se acordó de este hecho durante la xenofobia china hacia México. Parece ser que la bibliografía histórica que se maneja en la Escuela Libre de Derecho como recomendable para sus estudiantes privilegia las obras de Salvador Borrego. 

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Joyas declarativas del magisterio Punto # 56 de noviembre 27, 2008

27 noviembre, 2008

Joyas declarativas del magisterio

Luis Recillas Enecoiz

En un reportaje de Juan Pablo Becerra Acosta M., éste le pregunta a una de las voceras del movimiento magisterial de Morelos, Claudia Rebollar, acerca de la lógica y bases que tienen para ir contra la Alianza por la Calidad de la Educación. Reproduzco algunas de las joyas declarativas de la entrevistada:

“Nosotros somos la raíz de estos movimientos sociales que están surgiendo en el país. No es que busquemos una tercera revolución, pero los graves problemas sociales que están proliferando en México sí pueden provocar esa tercera revolución, no sé si en 2010 o cuándo, pero ahí está la inconformidad, latente. Y nosotros formamos parte de esa desazón.”

Resulta ahora que la tercera revolución está en ciernes. La errónea concepción que los ciclos históricos son repetitivos y por ello cada cien años debemos tener algún evento sangriento es francamente infantil. Con eso de la conmemoración de los doscientos años de independencia y cien de la revolución se ha imbuido en el inconsciente colectivo la idea de un holocausto nacional en el 2010. No niego que la situación actual es crítica y requiere de decisiones audaces para salir del atolladero, sin embargo el desmembramiento del país sucederá cuando las disparidades entre los estados del norte con los del sur sean insalvables y los estados fronterizos con Estados Unidos decidan crear otro país. Baso mi premisa en las ideas que Juan Enríquez Cabot maneja en su libro El reto de México: tecnología y fronteras en el siglo XXI. Una propuesta radical. Pero dudo mucho que dentro de dos años tengamos nuestra “tercera revolución” como vaticina la profesora Rebollar.  A menos que considere la Guerra de independencia como la primera, o tal vez la de Reforma, o bien puede ser la de Intervención contra Maximiliano, solo conocemos una revolución la de 1910. Cierto es que la Guerra de Independencia fue considerada como una revolución por los primeros historiadores que de ella escribieron.

La ciudad de México

La ciudad de México

“Que se eche para atrás la Alianza Educativa, porque implica un privatización de las escuelas públicas. ¿En que sentido? A través de los Consejos de Participación Social (que suplirían a los Comités de Padres de Familia) de cada escuela la responsabilidad del mantenimiento de los planteles ya no sería de las autoridades federales, estatales o municipales, sino de los propios padres de familia, quienes tendrían que allegarse de recursos para solventar el mantenimiento de los edificios y del mobiliario, así como para renovar el material didáctico. Eso es privatizar y los padres ni cuenta se han dado que van a tener que aportar esas cuotas.”

La profesora normalista confunde la gimnasia con la magnesia, pues creer que exigirles niveles mínimos de competencia profesional a maestros con querer privatizar la educación no tiene lógica. Por otro lado considerar que optimizar la calidad implica una intrusión en los formas de relación con la comunidad es un despropósito. La profesora Rebollar considera a los padres de familia como individuos incapaces de concebir la realidad a menos que sean ellos, los propios profesores los que orienten  e identifiquen las causales de los problemas educativos. Es un insulto a los padres de familia considerarlos así. Por lo que yo he leído  e investigado sobre la famosa alianza no existe apartado o artículo que diga algo respecto a los consejos de participación social.  

“Que no haya esos exámenes para alumnos llamados Enlace, ya que son estandarizados. Un niño de rancho no está igual de preparado que uno de la ciudad. Es una medición de puntos y no de conocimientos.”

Supongo que a los niños de rancho les enseñan a escribir el verbo haber sin h; que ubican a México en el continente asiático o que tres por tres dan un resultado de ocho. El conocimiento debe ser homogéneo. Es por ello que tenemos libros de texto gratuito para que todos los niños y adolescentes posean un texto unificador de conocimientos. Estoy de acuerdo en que las condiciones de algunas escuelas rurales son deplorables y que el entorno socio-económico no ayuda para un cabal desarrollo educativo de los niños, pero de allí a querer desaparecer un método de evaluación esencial para conocer nuestras deficiencias y corregirlas, significa que los profesores no quieren ser evaluados. Los resultados de la prueba Enlace ayudan a las autoridades a enfatizar aquellos rubros deficientes y reorientar o adecuar los programas educativos a la realidad. Sin exámenes no sería posible hacer esta labor.

“Son conquistas sindicales…No les dejamos la plaza a hijos que no saben, sino a los que preparamos. Es una conquista laboral. Además, por ejemplo en secundaria, sólo se heredan 40 por ciento de las plazas y las demás se las queda la SEP y el SNTE, que las vende. El sindicato ofrece la plaza y es la necesidad del maestro la que lo lleva a comprar y vender la plaza. Y si yo compré esa plaza, ¿por qué no la voy a vender? ¿Sabe cuánto cuestan? Entre 150 y 200 mil pesos en primaria y unos 10 mil pesos por hora en secundaria, donde se otorgan de 10 en 10 horas.”

            Para empezar las plazas no son propiedad de alguna persona, las plazas son propiedad de la SEP, y es ella la que otorga las plazas a los mejor preparados y que tengan las mejores credenciales. Bueno así sería la utopía educativa mexicana, pero sabemos perfectamente que no es así. El cinismo de la profesora es patético. Si son ellos los que preparan a los hijos para emular a sus progenitores dudo seriamente que tengan la capacidad profesional y humana para dedicarse a la educación. Pues el viejo refrán reza “hijo de tigre, pintito”, y las formas de confrontar a la autoridad muestra más características de analfabeto que de profesores.

“Son gastos de los maestros que tienen derecho a recuperar o vender porque son un patrimonio familiar, además de una conquista laboral. ¿Y sabe qué? La venta va a seguir con la alianza porque ahí se establece que las plazas van a ser por oposición, y estas oposiciones se van a seguir mercando por la corrupción del SNTE.”

            El cinismo en su máxima expresión. Resulta que las plazas son patrimonio familiar. ¿Acaso el segundo secretario de la Embajada de México en Finlandia, que tiene una plaza de diplomático obtenida mediante varios exámenes y, ya aceptado tiene que cursar  una maestría en el  Instituto Matías Romero le va a heredar la plaza a sus vástagos por el simple hecho de ser de su sangre?

            Y después nos asustamos de ser último lugar en educación de todos los miembros de la OCDE. Pues con estos maistros, como los llama Carlos Marín, no hay para más.

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Los profesores reprobados Punto # 32 de junio 12, 2008

12 junio, 2008

Los profesores reprobados

Luis Recillas Enecoiz

            La semana pasada una noticia que debería haber aparecido en portada en todos los periódicos nacionales fue enviada a las páginas interiores. Con motivo del debate energético, las noticias educativas fueron relegadas a un segundo plano. Tanto Milenio diario como El Universal dieron cuenta del examen que presentaron docentes y directivos de educación básica.

            Sólo 268 mil 849 profesores hicieron el Examen Nacional para Maestros en Servicio del millón 195 mil 453 docentes y directivos en nivel básico. Los resultados son francamente desalentadores y deberían prender focos amarillos, si no es que rojos, en las dependencias encargadas de la educación. 124 mil 549 profesores reprobaron el examen que equivale a 46 por ciento. Según Milenio Diario (junio 5, 2008) que da cuenta de la noticia nos detalla que “de acuerdo con los análisis de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, 62.3 por ciento de los maestros aprobados calificó con el subnivel “suficiente medio”; 17.9 por ciento con “suficiente bajo”; 13.6 por ciento con “suficiente alto; y tan sólo 6.2 por ciento con el subnivel esperado.

            Si los porcentajes los traducimos en profesores evaluados los números son escalofriantes: reprobados 124 mil 549 profesores; aprobados 144 mil 300. Los porcentajes pueden ser engañosos, pues hablar de ellos y no de cantidad de profesores, no da una idea cabal del problema, pues de los aprobados, una cantidad ínfima pasó con un subnivel esperado: 8 mil 946. De los que aprobaron el examen un alto porcentaje lo aprobó de “panzazo”: 135 mil 353 profesores. Desglosando los subniveles con que aprobaron el examen los números son los siguientes: con subnivel “suficiente medio” 89 mil 899 docentes; con subnivel “suficiente bajo” 25 mil 830; y con subnivel “suficiente alto” 19 mil 624.

            Ahora bien, el problema estriba en que los resultados no inciden en el desarrollo profesional del docente o directivo. ¿Qué sucederá con aquellos profesores que reprobaron el examen, qué con aquellos que no lo presentaron y cuya cantidad casi llega al millón: 926 mil 604 profesores? No presentaron evaluación alguna, sin embargo parece ser que no serán sujetos de reprimendas, ni perderán las canonjías sindicales.  

            Hagamos ahora un ejercicio de sentido común: si los porcentajes de profesores evaluados los aplicamos a la

Pianista

Pianista

totalidad del magisterio los resultados dan pavor: 549 mil 908 profesores hubieran reprobado el examen. Consideremos que cada docente tiene a su cargo un grupo de cuarenta alumnos, la cantidad de estudiantes bajo la batuta de un individuo mal preparado y carente de profesionalismo asciende a 21 millones 996 mil 320 niños y jóvenes que saldrán mal preparados y sin haber desarrollado las habilidades mínimas para encontrar un empleo digno. Y después nos quejamos que los emigrantes mexicanos en Estados Unidos son mal pagados. ¿Cómo quieren que un pueblo ignorante obtenga empleos dignos? Del total de profesores, de haberles aplicado el examen,  hubieran aprobado el examen de “panzazo” 1 millón 121 mil 334, y sólo 74 mil 118 mentores hubieran aprobado con el nivel esperado.

            Los números muestran que estamos ante una debacle nacional – a mi entender es un problema de seguridad nacional — porque tener 46 por ciento de profesores que no tienen las mínimas competencias pedagógicas para ejercer su profesión indica varias deficiencias educativas previas. Primera, ¿Qué hacen las inefables normales que pululan por todo el país? Los resultados nos muestran que no están haciendo su trabajo y ya es hora de que desaparezcan y los futuros profesores sean universitarios y se les exija lo mismo que a cualquier profesionista. Segunda, ¿Por qué el sindicato magisterial solapa a esta caterva de ignorantes? Tener más de medio millón de ignorantes que lo único que logran es transmitir su ignorancia a los niños y jóvenes del país representa un problema de consecuencias incalculables. Tercera, ¿Dónde está la autoridad educativa, federal y estatal, para poner un freno a esta producción indeseable de mal llamados docentes? Es responsabilidad del estado procurar una educación adecuada que permita a nuestra juventud encarar con herramientas intelectuales ad hoc los retos que un mundo globalizado les presenta.                             derchak54@yahoo.com.mx

Los socios de Elba Esther de Ricardo Raphael Punto # 12 de enero 17, 2008

17 enero, 2008

Los socios de Elba Esther de Ricardo Raphael

Luis Recillas Enecoiz

Biografía política muy crítica de la dirigente sindical

Biografía política muy crítica de la dirigente sindical

Ricardo Raphael, cara conocida en los programas televisivos de análisis político y frecuente pluma en diversos periódicos y revistas, nos acaba de regalar un libro que se debate entre el reportaje de investigación, como lo llama el autor, y el texto académico. Su contenido no tiene desperdicio alguno. Ya era hora de que un intelectual de la solvencia académica de Raphael se atreviera escribir la biografía política de Elba Esther Gordillo y la historia del SNTE.

El libro consta de diez capítulos que van desde el encumbramiento de la profesora hasta la relación que ésta tiene con Felipe Calderón y el rol del SNTE durante las últimas elecciones presidenciales pasando por un recuento de los movimientos magisteriales, las relaciones con los presidentes Salinas de Gortari, Zedillo Ponce de León y Fox, así como también los cambios estratégicos de la profesora para acercarse a los intelectuales y la prensa.  Pero más que analizar el libro, transcribo algunos pasajes del libro:

“En los hechos, el convenio de 1946 entregó a este sindicato [SNTE] la administración casi completa de los recursos humanos que componen a la educación básica ya que, tanto el ingreso como el avance en las carreras de los maestros, pasaron a ser una atribución de los líderes sindicales.”

“… la constelación de principios impartidos en la educación mexicana posee como núcleo atómico el respeto hacia la autoridad. Las tres frases más utilizadas por los maestros mexicanos son: “¡Guarda silencio!”, “¡Pon atención! Y ¡Trabaja sentado en tu lugar!”

“Tampoco se promueve en el alumno el arte de reflexionar por sí mismo. Para ser considerado un buen estudiante, el niño está obligado a callar, atender, seguir las indicaciones, hacer fila y no moverse demasiado. En cambio, la reflexión – prerrequisito indispensable para asumir la responsabilidad sobre los actos propios – ocupa un lugar menor. Las cosas están bien o mal dependiendo de lo que diga el maestro y no de su coincidencia con los valores ensañados. Con esta pedagogía, no se construyen sujetos autónomos – con juicio independiente y capacidades propias de discernimiento –, sino personalidades sumisas y obedientes. No se construyen ciudadanos, sino otra cosa.”

“¿Cómo sería posible que los maestros enseñaran a sus alumnos el valor de la autonomía, si ellos mismos están atrapados en un sistema de mafiosas dependencias? ¿Con qué convicción pueden inculcar el principio de la superación personal – a través del estudio y la adquisición de conocimientos – si para progresar en su carrera como maestros lo importante es ligarse sumisamente con la cúpula sindical? ¿Con qué cara promover la reflexión y la responsabilidad en el estudiante, si el desacuerdo es castigado inclusive con la muerte? ¿Desde qué pedestal ético proponerse la construcción de ciudadanos libres, cuando para mantener el puesto como profesor hay que padecer la indignidad del acarreo y la manipulación electoral?”

“¿Por qué, mientras para la ejecución de programas como el de Oportunidades … se han empleado fórmulas adecuadas de asignación, en el caso de la educación pública básica este instrumento no fue utilizado?  Es probable que la respuesta a esta interrogante pueda encontrarse en la intención política de mantener opacidad en la gestión sobre tales recursos. Sólo a través de este vicio administrativo, el Ejecutivo federal … [ha] podido mantener una distribución de los recursos destinados a los servicios educativos a partir de criterios eminentemente políticos.”

“… ninguno de los mecanismos de evaluación educativa, tanto nacionales como internacionales, que se han utilizado para medir el desempeño docente, han revelado un cambio significativo en la calidad de la educación mexicana. Todo lo contrario, en realidad se ha observado un franco deterioro durante los últimos quince años.”

“Casi desde su fundación, el SNTE ha sido sinónimo de corrupción, de corporativismo antidemocrático y de mandatos espurios. Entre los académicos y los intelectuales, así como entre los periodistas y analistas de los medios, esta institución sindical suele ser vista como uno de los lastres sociales que impiden la transformación del espacio público mexicano.”

 “Lo que no dijo el reporte en cuestión, porque no estaba dentro de su campo de estudio, es que buena parte del gasto educativo del Estado mexicano…se desperdicia en México en una burocracia magisterial anquilosada e irremovible. Lo que no advirtió este informe, porque no podía hacerlo, es que buena parte de los recursos económicos no llegan a los planteles, ni mucho menos benefician directamente a los alumnos del sistema educativo mexicano. Se quedan en otras partes. Sirven para financiar aspiraciones políticas desmesuradas, campañas electorales, negocios turbios e irresponsabilidades políticas injustificables.”

“Más del 80 por ciento de los planteles educativos en este país presentan condiciones físicas inconvenientes para atender a sus alumnos. Dos de cada diez menores acuden a centros escolares que no cuentan con agua corriente. Tres de cada diez establecimientos no tienen luz eléctrica. Cuatro de cada diez niños reportan problemas de acceso para llegar a las aulas. Cinco de cada diez colegios no cuentan con espacios donde alojar sus áreas administrativas. Seis de cada diez niños asisten a clases en instalaciones que no tiene drenaje. Siete de cada diez van a una escuela que no posee instalaciones deportivas. Ocho de cada diez planteles no están conectados a una línea telefónica. Nueve de cada diez colegios no tienen un fax. Nueve de cada diez centros académicos no poseen talleres ni laboratorios. Así lo informó la Secretaría de Educación Pública en un reporte dado a conocer durante el mes de octubre de 2007.”

“Según el Foro Económico Mundial, en comparación con México, algunos países africanos como Ghana, Kenia, Uganda o Zimbabwe cuentan  con un nivel de calidad superior en la educación que se imparte a los menores.”

“En su informe PISA del año 2000, La OCDE reportó que México se encontraba en el último lugar de cuarenta y un países en materia de educación. Para el 2003, este país sólo había avanzado tres lugares, pero en áreas del conocimiento como la lectura se observó que los índices de aprendizaje habían descendido. El 99 por ciento de los niños evaluados obtuvieron una nota inferior a 8 sobre 10. Y con respecto a las matemáticas, este mismo documento informó que 97 por ciento de los estudiantes mexicanos obtuvieron una calificación inferior a 6.6.”

Con una bibliografía bastante extensa de casi 400 referencias Ricardo Raphael logra poner al magisterio y a la profesora Gordillo en el banco de los acusados. Si bien no toda la culpa es del sindicato magisterial, sí es responsabilidad de los profesores el paupérrimo nivel académico e intelectual del estudiantado mexicano. La pregunta que me quedó al terminar de leer el libro es ¿qué político tendrá los tamaños para revertir la situación?           

derchak54@yahoo.com.mx

La educación, problema de seguridad nacional Punto # 11 de enero 10, 2008

10 enero, 2008

La educación, problema de seguridad nacional

 

Luis Recillas Enecoiz

Los resultados de PISA, Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes, aplicado por la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, a estudiantes de quince años de 57 países y cuyos resultados se publicaron al final del año pasado muestran que México está reprobado en educación. De los países miembros de la OCDE fuimos el último lugar muy detrás de Finlandia, primer lugar. Al menos en los tres rubros que se midieron: comprensión de lectura, razonamiento abstracto y aplicación de conocimientos científicos más de la mitad de los estudiantes evaluados obtuvieron 0 y 1 de un nivel máximo de 6, al cual, por cierto, ningún estudiante llegó. Si ese es el nivel en lectura, aritmética y ciencias, ya me imagino los niveles en historia, arte, literatura, sociología, relaciones internacionales, psicología o geografía.

SEP

Pero quiero ir más allá. Se ha hablado de múltiples causas para tratar de explicar esta debacle educativa. Desde explicaciones económicas, políticas, pedagógicas, culturales y hasta étnicas. Otras causales más específicas son los paupérrimos programas educativos, sindicatos más preocupados por los cotos de poder y apoyos políticos que puedan vender a costa del avance educativo del país o secretarios de educación que antes eran autores de la talla de José Vasconcelos o Agustín Yáñez y ahora publican best-sellers de autoayuda. Creo yo, que la condición de miseria y caos en la que se encuentra la educación mexicana debe ser tomada como problema de seguridad nacional.

El problema no sólo estriba en los maestros y autoridades educativas del país que han hecho de la educación, más una función de homogenización ideológica, sobre todo en los años de primaria, y espíritus acríticos que de seres pensantes y participativos que cualquier sociedad medianamente democrática requiere para ser considerada como tal. Sin menospreciar las aptitudes técnicas y de conocimiento que una fuerza laboral competitiva requiere para integrarse a un mundo globalizado del que, se quiera o no, formamos parte. Nuestros alumnos no han desarrollado las capacidades intelectuales mínimas para comprender la información que recibirán en la preparatoria, ya no se diga la laboral, en sus centros de trabajo si es que algún día consiguen empleo. ¿Por qué nos asombramos que nuestros connacionales efectúen los trabajos “que ni los negros hacen” (Fox dixit) en Estados Unidos? Esto quiere decir que si sumamos a los estudiantes que se ubicaron en los niveles 0, 1 y 2 tenemos un total de casi 84 por ciento que tienen capacidades muy deficientes, deficientes o mínimas necesarias. Partamos de un precepto lógico: si nuestros alumnos carecen en su mayoría de los requerimientos intelectuales mínimos necesarios para efectuar los más elementales razonamientos matemáticos, seguir indicaciones escritas o diferenciar entre astrología y astronomía, qué nos hace pensar o en qué sustentamos que los padres de estos analfabetas funcionales que producimos no estén igual o peor. ¿No son también resultados del mismo sistema? ¿Acaso los padres sí tienen niveles de 4, 5 o 6 en el examen PISA aplicado a sus descendientes? Lo dudo. Les apuesto la quincena que salen peor evaluados que sus hijos. Involucrar a los padres de familia en la educación de sus hijos es francamente inviable. Primero eduquemos a los padres ya que de tener los padres y las madres de los alumnos evaluados las herramientas intelectuales evaluadas por PISA, sus vástagos hubieran salido mucho mejor calificados, pues lo que no recibieron en la escuela tampoco lo aprendieron en casa.

Cisen

Las capacidades intelectuales que la mayoría de los mexicanos logran desarrollar no dan ni para hacer de ellos ciudadanos (ver la Encuesta de Valores del Magisterio Nacional en la revista Este País), ya no se diga individuos que aporten algo a la sociedad. Mientras no aceptemos nuestra realidad no vamos a ir a parte alguna. No por nada las publicaciones periódicas con mayor tiraje en el país son Teleguía y las que publican chismes de la farándula y los programas televisivos con más rating son concursos de baile y canto, que por cierto no han dado ninguna Toña “la Negra”, Pedro Vargas o Miguel Aceves Mejía; programas donde adultos se disfrazan de párvulos y actúan como retrasados mentales; noticieros donde la nota roja predomina sobre el análisis del quehacer nacional o las inefables telenovelas que son responsables de reproducir en la sociedad los más ramplones estereotipos femeninos y masculinos. Tenemos menos librerías como país que las ciudades de Buenos Aires o Barcelona. Nuestros “profesionistas” no saben escribir de una forma adecuada y la “Universidad de Santo Domingo” ya comienza a ser competencia desleal de la UNAM.

Que un puñado de mexicanos, tal vez unos diez o veinte millones, si somos optimistas, tengan el perfil requerido para sacar avante al país, ¿cómo vamos a integrar a los otros ochenta  millones que carecen de él? El promedio educativo del país no llega ni los ocho años de escolaridad, siempre y cuando la educación recibida haya sido de calidad, característica que francamente dudo posea la susodicha. La viabilidad como país esta en riesgo a menos que pongamos remedio a nuestra deficiente educación. Gastar más dinero en educación no es la solución; se trata de saber gastarlo. Chile con un PIB menor al mexicano tiene resultados mucho más positivos. Más importante que la lucha contra el narcotráfico es redefinir nuestro sistema educativo, de lo contrario dudo que tengamos un futuro promisorio. El endémico desprecio por la educación y la cultura que muestra la sociedad, sin dejar de mencionar que en el discurso no es así, me permite reflexionar que para la siguiente década ni a país maquilador vamos a llegar. ¿Cómo queremos que exista IED (inversión extranjera directa) si no podemos garantizar, aparte del abasto energético, un abasto humano de mano de obra capacitada no sólo para el sector obrero sino también para el sector gerencial?

La apología cuya explicación se basa en la desigualdad social-cultural y económica entre países carece de sustento lógico. Supongo que en una escuela mexicana carente de baños multiplicar tres por tres equivale a siete mientras que en Hong Kong sí es nueve o en una primaria que sólo tiene dos profesores para los seis grados el agua se forma de un átomo de hidrógeno y uno de oxígeno, pero en Canadá sí contiene dos átomos de hidrógeno. De no corregir nuestra errática educación dentro de algunos años seremos un país de ignorantes y analfabetas funcionales, sino es que ya estamos próximo a ello.

derchak54@yahoo.com.mx


A %d blogueros les gusta esto: