Posted tagged ‘partidos’

¿Y ahora qué hará el PRI? Punto # 87 de julio 23, 2009

23 julio, 2009

¿Y ahora qué hará el PRI?

Luis Recillas Enecoiz

            Ahora que el PRI ha retornado con nuevos bríos a la escena política nacional como serio aspirante a la presidencia en el 2012, varias preguntas me hago respecto al futuro inmediato. Son cuestiones que a todo observador del quehacer político nacional le vienen a la mente al analizar la situación actual del país, dado que la balanza de poder ha sufrido variaciones. El PRI como ganador de los últimos comicios no debe sentirse victorioso, pues existen múltiples aspectos a los que deben poner atención, porque el México del siglo pasado ha cambiado y, de regresar a gobernar a todos los mexicanos, deben hacer una verdadera autocrítica. Cuartillas enteras llenaría con preguntas al PRI. Un puñado de ellas. Algunas son de interés ciudadano, otras se las dejo a su consciencia. Un puñado de ellas.

¿Para qué quiere regresar a gobernar? ¿Qué futuro nos ofrece; qué México vislumbra en el 2080? ¿Cómo será la relación del tricolor con los demás partidos y en especial la relación con Calderón y su partido? ¿Se cobrará el PRI la guerra sucia que el PAN, vía Germán Martínez, le endilgó durante los últimos tiempos? ¿Cuál de los varios liderazgos se impondrá y a costa de qué? ¿La intensa difusión mediática de Peña Nieto continuará, aún a expensas de saturar al público con el producto? ¿De querer regresar  a presidir el ejecutivo federal, hasta dónde quieren minar la institución, con tal de no verla fuerte? ¿Están dispuestos los priístas a pagar el precio por acotar, limitar y debilitar aún más la presidencia? ¿Serán conscientes de  que esta presidencia será la que hereden, si ganan? ¿La unión y disciplina mostradas hasta ahora serán mantenidas durante los próximos tres años? ¿Sabiéndose mayoría en el Congreso, si invitan a sus socios los verdes, están dispuestos a llevar a cabo las reformas necesarias para sacar el país adelante? ¿Dentro del congreso mantendrán la unión y disciplina o cada grupo legislativo estatal será músculo político del gobernador? ¿Qué tanto poder obtuvo Peña Nieto dentro del PRI al aportar casi una quinta parte de los diputados federales?

            Como simple ciudadano al que se le afecta por las decisiones que toman es de inmenso interés que expliquen para qué carajos quieren el poder.  El proyecto de nación que nos prometieron al salir triunfantes de la revolución, basado en el nacionalismo revolucionario es, después de casi un siglo, un fracaso, pues el resultado ha devenido en ejércitos de emigrantes expulsados a Estados Unidos, desempleados disfrazados de vendedores ambulantes, pobres subsistiendo con programas paliativos, ignorantes manipulados por una programación televisiva estúpida, etc.

            No con ello achaco la totalidad de la responsabilidad al PRI, todo el aparato político es responsable y el PAN, como gobierno, tiene responsabilidad de las deficiencias. Sin embargo, si consideramos a Venustiano Carranza como el primer presidente que representó a los que a la postre ganaron la pugna revolucionaria, y fundadores del abuelo del PRI, éste lleva casi un siglo gobernando el Estado de México, así como varios estados del país. Varios estados nunca han tenido alternancia en sus gobernadores y generaciones enteras no conocen salvo al PRI; Oaxaca, Quintana Roo, Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz son ejemplo de casi un centenario de gobierno priista o sus ascendentes.

            Los liderazgos estatales de los gobernadores se enfrentan a los nacionales. Beltrones, Paredes y cada gobernador lideran un grupo. No todos representan al mismo PRI, pues existen varias grupos los cuales representan versiones divergentes del priísmo que, en algunas ocasiones unen fuerzas y en otras se confrontan. La bancada tricolor de la siguiente legislatura mostrará, si las hay, las fisuras al interior. Lo más importante es saber qué quieren hacer de México, porque lo que siempre han mostrado es que buscan el poder por el poder mismo. Es una droga que los priístas creían haber dejado atrás, pero parece que recayeron.

            Si no maduran y comienzan por apoyar varias de las reformas requeridas, energética, laboral, educativa, no serán muy halagadores los restos de país que puedan recibir. ¿Podrán los priístas arreglar sus diferencias internas con civilidad? Yo lo dudo, no es parte de su genética política. Tendrán que tener un verdadero plan B para sacar al país del atolladero en que lo metieron ellos mismos con los 70 años de gobierno autoritario, clientelar, verticalista y corporativista más 9 del PAN que cogobernó con la iglesia católica, pues la mayoría de las bancadas panistas estatales estuvieron sumamente ocupadas en legislar leyes retrógradas sobre el aborto.

¡Extra! ¡Extra! Los datos sobre pobreza e inequidad distributiva en México divulgados por el INEGI el pasado lunes son desastrosos: más de la primera y peor la segunda respecto a 2006. Gracias a Calderón y su visión de país. ¿Todavía quieren la presidencia del país los tricolores?  Es como sacarse la rife del tigre.

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios

Otra lectura de una elección ágora primera quincena julio 2009

15 julio, 2009

Otra lectura de una elección

Luis Recillas Enecoiz

Podrá ser un ejercicio estéril, pero leer los números de manera diferente nos da un enfoque hasta controvertido de la última elección efectuada el pasado 5 de julio. De suyo, tener lecturas divergentes del común, nos abre un abanico de posibilidades estadísticas. Dentro de un pragmatismo electoral característico de nuestros institutos políticos, la lectura que haré de la última elección incluye la totalidad de los habitantes del país, por lo que difiere de la utilizada por los partidos políticos. Sin embargo enfocar la tendencia del voto desde una perspectiva más incluyente y por ende totalizadora no debe ser ignorada por la clase política. Finalmente los candidatos ganadores gobernaran para todos los mexicanos no sólo para los que votaron por ellos. Para el somero análisis redondearé las cifras por razones estadísticas.

De 77 millones de ciudadanos inscritos en el padrón electoral hubo una abstención de 55 por ciento que equivale 43 millones de votantes, que por la razón que deseen, no acudieron a votar. La votación fue decidida por 34 millones de mexicanos. Ya ahí, los números nos dicen mucho. Más de la mitad de la ciudadanía no fue a las urnas. El PRI al ser depositario de la mayor cantidad de votos no debe sentarse en sus laurales; la siguiente metáfora podrá ilustrar de mejor manera mi perspectiva respecto a la elección.

Ahora bien, del universo de 34 millones de votantes casi dos millones nulificaron su voto u optaron por un candidato no registrado. Esa cifra debe sumarse a la de los abstencionistas, así pues el total se incrementa a 45 millones de mexicanos que no se identificaron con partido político alguno o que no hubo candidato que los motivara.

De utilizar una metáfora, es como si la población tuviera que optar por algún producto x. Para comenzar, 30 millones no tienen edad para su consumo (menores de 18 años); a 45 millones no les interesa el producto (abstencionistas y analistas); 3 millones y medio de clientes consume el producto comprándolo en el estanquillo de la esquina (la chiquillada: PT, PVEM, Panal y PSD); 4 cuatro millones tienen preferencia por el mercado de la colonia (PRD); del resto, 9 millones y medio (PAN) son clientes de la cadena de supermercados local y, la mayoría, 12 millones y medio de consumidores lo compran en el  supermercado a nivel nacional (PRI). De ser el PRI un producto de consumo masivo su mercado sería bastante limitado ya que sólo 1 de cada

La metáfora no es gratuita ya que los partidos políticos y sus integrantes, candidatos y adeptos, nos venden una idea. Las plataformas políticas así como sus candidatos a elección popular son la mercancía que nos ofrecen. Sus promesas son de campaña son el equivalente que cualquier establecimiento comercial utiliza para promover sus productos o servicios; nos invitan a la “hora feliz” o el clásico “todo a mitad de precio” para atraer al potencial consumidor.

El PRI como vencedor incuestionable de la elección pasada no debe soslayar que tan sólo 12 millones y medio de votos fueron a su favor. Viéndolo de otra forma 65 millones de mexicanos no sufragaron por ese instituto político. Si a la cantidad anterior le sumamos los 30 millones de mexicanos sin derecho al voto, el universo de mexicanos que no sufragó por el tricolor aumenta a 95 millones.

Quieren “tapar el sol con un dedo”, como reza el refrán, al querer omitir del análisis los números que no son contabilizados para algún partido, en suma que no son utilitarios. Algunos políticos de vario pinta extracción han manifestado que el hartazgo de la ciudadanía y el abierto rechazo a muchas de las políticas actuales han tenido eco y serán analizadas por sus respectivas bancadas o dentro de los CEN de cada instituto político.

Las dos primeras fuerzas que habrá en el congreso deben entender la numeralia previa. En su pragmatismo omiten todo aquello que les es ajeno así pues, escuchamos que el PRI volvió al carro completo y está en la antesala de Los Pinos, que ahora vivimos en un bipartidismo PAN-PRI o que el PRD va a desaparecer. La clase política debe recordar que 45 millones de mexicanos no les interesó consumir su producto.                                                                                                                                                        derchak54@yahoo.com.mx

Qué se “joda” México

7 septiembre, 2007

Qué se “joda” México

Luis Recillas Enecoiz

            Recién regreso de unas vacaciones y me encuentro con los mismos grandes problemas nacionales como hace un siglo los llamara don Francisco Bulnes a los de su época. No tomaron días de descanso ni nos dieron a los sufridos habitantes de este país un merecido descanso. Lo peor del caso es que los problemas seguirán allí. Y seguirán porque, políticos y partidos políticos, responsables de erradicarlos, confrontarlos y prevenirlos prefieren continuarlos, evadirlos y postergar su solución. Son un puñado de ellos el que se salva.

            Nuestra primitiva y tribal izquierda convierte su aquelarre, perdón, X Congreso Nacional Extraordinario del PRD en encarnación de la novela de George Orwell Rebelión en la granja. Para los líderes del sol azteca, los históricos, ya en franca extinción, o ex priistas y de nueva “conversión”, López Obrador, Monreal, Cota, Camacho, Ebrard y un largo etcétera, la autocrítica y modernización de los principios democráticos que enarbola la izquierda moderna son desconocidos y menospreciados, la mayoría de las veces bajo  demagogia francamente anticuada – “…El PRD sólo puede tener como caudillo al PRD…” según la nueva descripción que del PRD nos hace Andrés Manuel López Obrador – y reuniones partidarias donde hay más votos totales que delegados registrados, donde los candidatos a dirigirlo apuestan más a los decibeles de sus porras que al intercambio civilizado de ideas, donde arrebatarse el micrófono o evitar al adversario externar sus ideas es plataforma política. La PYME, perdón, el partido político  de Patricia Mercado, Alternativa Socialdemócrata, tampoco puede presumir de vocación democrática. Las diferencias entre Alberto Begné y Patricia Mercado, sin dejar de mencionar el gran daño que le hizo al partido el ala campesina previo a le elección presidencial del año pasado, no abonan a fortalecer una izquierda inteligente y moderna. México merece una izquierda como las que Rodríguez Zapatero con el PSOE o Gordon Brown con el Partido Laborista inglés representan.

            Por lo que respecta a la clerical derecha y a la inquisitorial ultraderecha, aglutinadas ambas en el PAN, luchan por cotos de poder para imponer su moral decimonónica a la totalidad de la población mexicana bajo el pueril y poco veraz argumento demográfico de que, siendo la mayoría de la población en México católica, es menester imponer el catecismo y una policía sexual en todo el territorio nacional. El Ayatollah, perdón otra vez, gobernador de Jalisco Emilio González Márquez ya borbotó lo siguiente: “¿Por qué nada más condones? Vamos repartiendo un six de cerveza y vamos dando el vale para el motel” al ser cuestionado sobre la distribución de condones para la prevención del sida entre los jóvenes, que le causó no pocos problemas, hasta dentro del mismo partido blanquiazul, por querer imponer su visión y valores personales por sobre las políticas públicas del Conasida. El de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, en procesión a misa con todo su gabinete siguiéndole cual apóstoles detrás de Jesucristo. Poco faltó para que el gobernador oficiara la misa en lugar del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez; solo se encargo de realizar la primera lectura. No conforme la ultraderecha con tener a gobernadores, presidentes municipales, legisladores, funcionarios públicos emanados de sus organizaciones afines: el sinarquismo, el PDM, el Yunque, la Ancifem, Provida, la Unión Nacional de Padres de Familia quiere ahora fundar un partido político. Sin negar que sus orígenes políticos e ideológicos tienen raíz en estos grupúsculos, el presidente del PAN, Manuel Espino, no puede estar tranquilo con este embrión político, pues la escisión de cuadros en Guanajuato y Jalisco, para conformarlo dejaría mermados a los panistas en el centro del país. René Bolio Halloran cercano a José Luis Luege Tamargo y a Cecilia Romero encabeza el Movimiento de Participación Solidaria, nombre bajo el cual busca el registro como partido político esta organización ultraconservadora. Otro foco rojo que vive el partido fundado por Gómez Morín es el próximo relevo de la presidencia del partido, donde por más que se quiera negar, sí se vive dentro del partido una división entre los que apoyan a César Nava y los que a Germán Martínez. Finalmente lo que se juega el PAN en la siguiente elección interna es dejar el control del partido a la ultraderecha o que la derecha lo retome. No es menudo asunto.

Panorámica de Toluca a inicios del siglo XX

Panorámica de Toluca a inicios del siglo XX

            Los tricolores no se quedan atrás. Dentro de la fauna jurásica, perdón por enésima vez, políticos que pertenecen a este partido tenemos a Jorge Hank Rohn, quien colecciona animales y mujeres por igual, y que, gracias al PRI mexiquense y a las huestes del PANAL al mando de Elba Esther Gordillo,  acaba de perder la elección a gobernador de Baja California hace un par de semanas. Tenemos también a José Murat y Ulises Ruíz, responsables ambos, más no los únicos, de la situación que tiene a Oaxaca en vilo desde hace cerca de tres años. También está el joven gobernador del Estado de México y fuerte aspirante a la candidatura del PRI a la presidencia, Enrique Peña Nieto, cuya mayor preocupación son las elecciones del 2012, delegando, por ello, responsabilidades en subalternos, quienes muchas veces lo dejan mal parado. Tampoco desentonan los líderes parlamentarios del PRI, Manlio Fabio Beltrones en el Senado y Emilio Gamboa en la Cámara de Diputados, quienes venden caro su amor y su tiempo. Los cambios al formato del informe para permitir al presidente dialogar con los legisladores no se pueden hacer al vapor argumentan ambos. Las razones esgrimidas me permiten inferir que al paso que vamos, pues es desde el sexenio de Miguel de la Madrid que se requiere modificar sustancialmente el formato y el fondo del informe, será hasta dentro de dos o tres sexenios que lograremos acuerdos. Si para ponerse de acuerdo en cambios triviales, como lo son las modificaciones al informe presidencial, se tardan entre veinte y treinta años, imagino cuánto tardarán los cambios y reformas vitales para hacer de México un país medianamente equitativo y moderadamente democrático. Hagan sus apuestas.

            El mensaje de nuestra clase política es conciso y claro y, parafraseando a Ciro Gómez Leyva, es, qué se “joda” México.

derchak54@yahoo.com.mx


A %d blogueros les gusta esto: