Posted tagged ‘Marcial Maciel’

¿Y los cómplices de Maciel? Punto # 125 de mayo 20, 2010

19 mayo, 2010

No ahondaré en la vida de Marcial Maciel, digna de un estudio siquiátrico de fondo. Creo que ya se ha dicho todo. Al menos todo lo que ha salido a luz, ya que detalles de la vida de este depredador, siguen asombrándonos. Es cierto que el Vaticano limitó a los líderes de los Legionarios de Cristo y les ha puesto un alto y la institución está en serios aprietos y es altamente probable una refundación para deslindarse totalmente del fundador.

Pero pensar que un individuo en solitario logró abusar sexualmente de sus seminaristas y de sus hijos, tener varias mujeres, ser morfinómano, recaudador de millones de dólares entre los embaucados millonarios, sobre todo mexicanos, pero también de varias naciones, tener derecho de picaporte con varias papas y presidentes, en fin: varias lindezas parecidas, resulta ahora que hizo todo eso sin apoyo de otros. Esto resulta francamente insultante para la inteligencia del promedio de los humanos. No se logra tener todo ese poder y riqueza sin el apoyo de todo un equipo; un equipo que como cualquier otro tiene sus íntimos y más cercanos al líder y desde ese centro neurálgico se va extendiendo en círculos que conforme se alejan del centro su influencia disminuye.

El peredasta y su encubridor

Es innegable que para agenciarse morfina, violar adolescentes y niños, manejar pequeñas fortunas en cada viaje o tener entrevistas privadas con el Papa se necesita de gente muy cercana y allegada al personaje en todo los ámbitos de poder, político, económico, social, cultural, pero en especial, eclesiástico. Es inverosímil pensar que legionario alguno supiera de sus adicciones y desenfrenos. Es más que obvio que varias personas estaban al tanto de sus desviaciones, por llamarlas de alguna forma. No es posible que nadie en el Regnun Christi, ala laica de los legionarios, cuyos miembros, en su mayoría, pertenecen a las clases económicamente altas de la sociedad se hayan tragado el garlito durante más de medio siglo. Es francamente muy improbable que así pueda suceder: simple probabilidad y estadística. ¿Cuántos curas han sido formados por los legionarios desde los años 40 del siglo pasado a la fecha? Varios miles y, si éstos le sumanos los millones de individuos que han pertenecido al Regnum Christi se inverosímil que nadie hubiese sabido sobre los delitos de Maciel. Es más que obvio que cómplices, los hay, desde los que tildaron de mentiras las denuncias (Rivera Carrera) hasta los que no quisieron oir la verdad (Juan Pablo II) más los del círculo íntimo de Maciel.

Salir ahora a querernos ver la cara con que nadie sabía de los “pecados”, ahora ya asimilados como delitos por el Vaticano,  me resulta de suma hipocresía y hasta cobardía. Juan Pablo II, quien no quiso saber del asunto a cabalidad, solapó al depredador por razones más económicas que morales. Se develo la forma en que Maciel dada enormes cantidades de dinero a cardenales y altos jerarcas eclesiásticos a la par de donaciones millonarias a la Iglesia Católica.

Salir ahora con la batea de que Álvaro Corcuera, actual líder de los legionarios, junto con la cúpula de la institución religiosa fue durante más de 50 años engañado por el nefasto personaje y los sorprendió su errática vida recién develada no abona para nada a la restitución de credibilidad que necesita la institución. Su mentalidad y capacidad para llevar más de tres vidas me resultan sumamente intrigantes. Debió ser un individuo extremadamente inteligente y calculador, un contumaz actor con un sesgo de esquizofrenia y tal vez hasta bipolar. Perverso y seguidor del Marques de Sade. En fin un ser único. Porque para apendejar al mundo entero durante más de medio siglo sin que nadie se diera cuenta se debe ser un verdadero genio. Y digo todo el mundo: papas, reyes, reinas, princesas, presidentes, primer ministros, cancilleres, empresarios, intelectuales, artistas, políticos, militares y millones más de individuos. Realmente un genio: El tipo se debe estar carcajeando en los infiernos. ¿Acaso lo ubican a la diestra del padre?

Así que por favor no salgan ahora con que nadie sabía sobre la triple o cuádruple vida de Maciel. A menos que sean retrasados mentales o francos idiotas se puede creer que persona alguna en su entorno se diera cuenta de la cantidad de crímenes del susodicho sacerdote. Cómplices por desoír las acusaciones, que desde los años 50 del siglo pasado, se habían presentado. Cómplices los que tacharon de campaña de desprstigio las denuncias periodísticas y otros estudios de investigadores serios, así como la campaña de desprestigio encabezada por Lorenzo Servitje, dueño de Bimbo, contra el canal 40 en 1997 por emitir un programa sobre los abusos sexuales de Mon Père, apelativo cariñoso con el cual se le nombraba entre los adeptos a sus instituciones. Tampoco es compresible que las obras de Maciel se queden como están constituídas. Es indudable que la Legión de Cristo, como el ave fénix, renacerá como una nueva congregación religiosa.

¿Qué van a hacer las autoridades mexicanas sobre los cómplices de Maciel? Muchos de ellos siguen vivos y en altos puestos eclesiásticos, tanto a nivel nacional como en el Vaticano. ¿Qué diferencia hay entre las obras que algún narcotraficante construye en su área de influencia y las que creó Maciel? Pues para mí no hay diferencia: ambas se sustentan en dinero mal habido, su capital es de dudosa procedencia y conseguido mediante coacción o tal vez hasta chantaje. Claro el chantaje eclesiástico del infierno y la salvación mediante el pago de indulgencias es otra cosa. Pero al final de cuentas la fortuna legionaria es el resultado del engaño, la depredación, la hipocresía y la desvergüenza.

¡Extra! ¡Extra! Aplaudo la condecoración que el gobierno mexicano otorgó a Joan Manuel  Serrat. Felipe Calderón le entregó la Orden del Águila Azteca dentro de las instalaciones de la Embajada de México en España. Para el artista catalán “aquella experiencia dolorosa del exilio me permitió encontrar en México el hogar perdido”. “Olvidarlo”, añadió, “sería como olvidarme a mí mismo”. Pocas veces personajes con un historial similar al de Serrat son objeto de merecimientos de este nivel. La mayor parte de estos reconocimientos tienen sesgos políticos o diplomáticos. En esta ocasión no hay duda del merecimiento que Serrat recibió.

Opciones de la semana Punto # 118 de marzo 18, 2010

18 marzo, 2010

Me resulta difícil escoger algún tema de la parafernalia política, económica, social, educativa o cultural para analizarlo esta semana; para diseccionarlo. Normalmente decido el tema y lo desarrollo los lunes por la noche. Hoy es lunes por la noche. Los temas no faltan. Los políticos y las instituciones que lideran dan mucho sobre qué escribir. Los múltiples eventos que han permeado por las principales páginas de la prensa escrita. Porque sobre lo que vemos en la televisión, evitémoslo como lepra por el cariz tendencioso y faccioso que utilizan para dar la noticia. Tal vez el canal 11 del Politécnico sea la excepción a la regla. Sigo buscando algún tema que me “prenda”; algún evento que mantenga las brasas calientes de mi casi extinto optimismo. Por más que busco no hay nada que reaviva ese sentimiento humano ya exterminado; sí, al paso que vamos será una sensación o sentimiento, como lo quieran ver, incapaz de experimentarse. El optimismo será cosa del pasado y el exterminio será lo que caracteriza el presente; no quiero pensar que será el futuro porque puedo llegar al suicidio. Suicidio que como país estamos llevando a cabo de forma harto efectiva. Varios asuntos han sido el pan cotidiano de las comidillas políticas durante la semana, sin embargo ninguna nos enfila hacia la vereda adecuada.

El primero. Los burdos acuerdos – “acostaditas”, las calificó Manlio Fabio Beltrones – han dado al traste con la poca credibilidad de la que aún poseían. Al menos a algunos de ellos se les podía poner en duda. Sin embargo a raíz del destape peñista del acuerdo de marras, se escenificó uno más de los sainetes de teatro de carpa a que nos han acostumbrado los mimos de san Lázaro – yo me quedo con el Panzón Soto, Medel, Palillo o Mantequilla –, donde privaron los insultos, descalificaciones, acusaciones sin sustento cual acróbata sin malla de protección, prepotencia, pero más que nada un absoluto desprecio por nosotros los ciudadanos o todavía peor, por el país. Federico Reyes Heroloes los llamó la generación del no; Ciro Gómez Leyva, genéticamente limitados; yo, simplemente los llamaría huérfanos, pues parece ser que no tienen madre.

Otro interesante tema nos remonta a la Iglesia Católica, pues también puedo soslayarme con la increíble vida, digna de una novela tolstoiana, del camaleónica e intrigante pederasta, morfinómano  y embaucador Marcial Maciel y su tambaleante organización Los Legionarios de Cristo. Las nuevas revelaciones sobre abusos sexuales en Irlanda y Alemania, donde hasta el hermano (¿incómodo?) de Joseph Ratzinger, Georg ha sido acusado de encubrimiento mientras fue director de un coro. Qué la iglesia minimice su responsabilidad bajo pueriles e infantiles argumentos donde quieren diferenciar la paidofilia de la efebofilia me parece muy poco serio. Lo más patético del asunto es la doble moral que manejan dentro de la institución eclesiástica tanto a nivel internacional, mediante El Vaticano, y a nivel nacional con Los Legionarios de Cristo y el mexicano más conocido actualmente urbi et orbi, Marcial Maciel.

Sigo con la Iglesia Católica porque le encanta ponerse de pechito. Su intervención en asuntos estrictamente relacionados con la ciudadanía, como es el matrimonio entre personas del mismo sexo y su derecho a adoptar, muestra su talante medieval, pero sobre todo su desprecio por una sociedad a la que le niegan su derecho a ser mayor de edad. Siguen insistiendo en querer imponer su muy particular punto de vista a la totalidad de los habitantes de este país, sin considerar que somos millones de mexicanos que no somos católicos, ni apostólicos y menos romanos.

Ahora el turismo nacional. Nuestra muy mexicana forma de promover el turismo en Acapulco debe ser patentado a toda agencia de publicidad. Supongo que para semana santa las autoridades consideran que masacrar a cuarenta individuos, algunos desmembrados y decapitados, es una nueva forma de turismo extremo. Venga a Acapulco y presencia balaceras entre sicarios y soldados en plena costera Miguel Alemán. Pero eso sí, las autoridades porteñas están muy al pendiente que los spring breakers no atenten contra la moral cuando, ya bien borrachos o pachecos,  se encueran. Yo prefiero que mi hijo vea un par de hermosas tetas y unas nalgas de campeonato para que comience a apreciar la belleza femenina que ser testigo de una masacre entre seres humanos.

Ni en el terreno deportivo hay noticias positivas para la ciudad. El Toluca perdío ante Cruz Azul, después de no haber sido batido en 25 juegos.

Busco por todos los rincones de la problemática nacional un resquicio que permita una bocanada de aire fresco. No lo encuentro. Creo que no existe tal hendidura. Seguiré mi búsqueda y prometo a mis contados lectores que la próxima semana haré mi máximo esfuerzo por encontrar leña para prender mi optimismo y poder transmitirles buenas nuevas.

¡Extra! ¡Extra! Nuestro apolíneo gobernador debuta como editorialista en El Universal con una columna titulada Mayorías en el Congreso para un Estado eficaz. A las 18:30 horas del martes 16 de marzo, ésta había sido leída por 6087 personas y 108 la habían comentado, la inmensa mayoría en contra de Peña Nieto y del PRI. Como muestra un par de botones (mantengo ortografía y sintaxis de los originales): de Monroy: “COMO QUE NO TENEMOS MAYORIAS! ! TENEMOS LA MAYORIA DE LOS GOBERNADO RES RATAS!! TENEMOS LA MAYORIA DE EX GOBERNADO RES RATAS!! ENTRE ELLOS MONTIEL!! LA MAYORIA DEL CONGRESO INUTIL, ETC . ETC. COMO QUE NO TENEMOS MAYORIAS”; de COREGNTE: “Tu le crees al PRI? Tu le crees al PAN? Tu le crees al PRD? Pobre de ti mi Mexico, que han hecho esta bola de rateros y lo que es peor que nosotros lo hemos permitido , Despierta !!!!!!!!! !!!!!; y finalmente de MorelosLibre: “Mi nada estimado peña nieto, usted y su gente no requieren de mayorías para gobernar. Firmen pactos y pactitos, así pueden engatuzar a mucha raza y ser mayoría. También debe escribir como reconstruir Chalco y evidenciar los costos de su campaña en televisa y anexas. Por cierto, ¿Cuanto cobra por ser columnista del universal? Lo suyo son las bodas y viajes al Vaticano, lo demas es vanidad. Un cordial saludo.”

Ratzinger, Maciel y las bodas gay ágora mexiquense primera quincena de marzo 2010

15 marzo, 2010

En las últimas semanas se han ventilado dos asuntos relacionados con la pederastia dentro de la iglesia católica. El primero y más sonado, por su cercanía con México, es el relativo a la denuncia pública que los hijos de Marcial Maciel hicieron en un programa de Carmen Aristegui, donde denunciaron que fueron abusados por su padre biológico, el propio Marcial Maciel.

Los hermanos Ratzinger: Georg y Joseph

La tinta que ha corrió por ello, abarca un abanico de intereses: la Curia Vaticano, el CEM, los Legionarios de Cristo, los descendientes de Maciel, el Regnum Christi, el aparato judicial, en fin, tal vez a toda la sociedad, pues no olvidemos que de la Universidad Anáhuac egresan que por su perfil familiar, económico o político influyen en asuntos torales de la república. Salvo Excélsior, todos los medios impresos han dado espacio privilegiado al asunto.

El segundo evento relacionado con pederastia se dio en Alemania donde el hermano del papa, Georg Ratzinger, mientras fungió como director del coro de voces blancas de Ratisbona entre 1964 y 1993, solapó abusos sexuales en el colegio. Según él nunca supo de ellos, sin embargo sí refiere el trato duro y violento que ejercía el director.

El pasado 11 de marzo se efectuaron las primeras cinco bodas gay en la ciudad de México y la iglesia católica, mediante su portavoz, Hugo Valdemar Romero, como de costumbre, las descalificó mediante argumento dignos de los tiempos de la Colonia, época en la cual el papado era dueño único de vidas y haciendas en toda la Nueva España. No entiendo porque la Iglesia Católica se preocupa sobre los posibles niños que puedan adoptar las parejas gay recién casadas en el Distrito Federal y no mueven un dedo por erradicar la podredumbre que impera en su organización.

¿Por qué los obispos y líderes católicos no ponen el grito en el cielo cuando de abusos sexuales contra niños se trata? La cantaleta cotidiana que repiten sin cesar sobre la gran pena y consternación que sufren por los crímenes contra los infantes y el perdón que, como buen cristiano, se les debe conceder a los violadores y pederastas choca con la transparencia que como institución debe propalar. Pero ya sabemos, la iglesia todo lo hace a escondidas y por debajo del agua.

El discurso, bastante torcido, nos indica que a pesar de haber sido un consumado criminal Marcial Maciel, se le debe venerar por la obra que dejó: los Legionarios de Cristo. Si por esta lógica nos guiamos entonces que los narcotraficantes y miembros del crimen organizado deben ser beatificados por todas las obras que donan a diversas poblaciones de México, en especial en la frontera norte.

Caricatura por Helguera

La hipocresía que caracteriza a los prelados les permite recibir donaciones millonarias del hampa y ni quien diga nada. ¿Se acuerda de la reunión entre los hermanos Arellano Félix con monseñor Prigione durante el sexenio de Salinas de Gortari? Ahora salen con un discurso completamente opuesto al inicial, pues previamente consideraban al clérigo autor de abusos como un simple pecador y lo mandaban a expiar sus culpas a un recóndito pueblo hasta que se olvidara el asunto; ahora resulta que sí, son criminales y como tales hay que denunciarlos y llevarlos ante la justicia civil.

Hace unos días Marcelo Ebrard, jefe de gobierno de la ciudad de México, manifestó que las razones por las que la Iglesia Católica se opone a los matrimonios homosexuales son dignas de la Edad Media. La respuesta, una perla que rebuznó el portavoz eclesiástico, Valdemar, no tiene desperdicio: “los políticos no leen, porque en esa época la Iglesia salvó las universidades y la cultura.” Parece ser que el que no lee es él. Le recomendaría leer cualquier libro de Jacques Le Goff, Henri Pirenne o de perdida el digesto de divulgación histórica que elaboró Isaac Asimov sobre la alta Edad Media.

Así como se desgarran las vestiduras, un día sí y otro no, para evitar a toda costa el matrimonio entre personas del mismo sexo y, peor todavía, que quieran adoptar infantes, los prelados católicos deberían emplear la misma enjundia para sanear de enfermos sus instituciones. Aducir que en todos los ámbitos laborales existen pederastas, no minimiza su responsabilidad. La Iglesia Católica quiere curarse en salud con un discurso harto pueril e infantil: “como mi vecino es criminal, pues yo también lo soy, pero si me quieres condenar, primero hazlo con mi vecino.”


A %d blogueros les gusta esto: