Posted tagged ‘Felipe Calderón’

¿Y si hubiera sido Calderón? Punto # 199 de noviembre 17, 2011

17 noviembre, 2011

 Los gavilanes que gritan sobre los precipicios y

giran buscando su presa son la única imagen que

se me ocurre para evocar a los hombres que

juzgan, legalizan y gobiernan. Malditos sean.

Álvaro Mutis, Diario del Gaviero

El accidente en que perdieron la vida el secretario de Gobernación José Francisco Blake Mora y sus acompañantes parece ser que no movió en nada la agenda legislativa para, al menos comenzar a evaluar la forma en que a la muerte del Presidente de la República o impedimento físico o mental para ejercer la responsabilidad,  se tenga un protocolo para que un sustituto tome las riendas del país. Somos de los pocos países que no tienen Vicepresidente y para infortunio de los mexicanos tampoco tenemos reglamentos, lineamientos  o leyes, que sin ambigüedades, definan los pasos a seguir para no caer en una ingobernabilidad.

Desde que Vicente Fox tuvo una intervención quirúrgica, que la presidencia informó ya consumada, se comentó sobre la necesidad de dejar bien definidos los mecanismos para sustituir al presidente en una eventual muerte del mandatario. Resucitó la preocupación cuando Juan Camilo Mouriño falleció, también en un accidente de aviación, pero éste en un jet.

Pero no se dejen engañar por el título de la columna de esta semana. Al Calderón que me refiero es al que pudo haber gobernado Michoacán: Luisa María La Cocoa Calderón, hermana del hermano que habita en Los Pinos.

Ni con todo el apoyo federal y familiar pudo La Cocoa Calderón ganar la elección de Michoacán. Varios personajes en la residencia presidencial se sintieron aliviados con la derrota. Hubiera sido muy difícil diferenciar y luego conciliar el derecho de picaporte que tiene la hermana del inquilino con el requerimiento de audiencia que pide un gobernador o gobernadora con el Jefe del Ejecutivo. Me imagino una reunión familiar en la que a lejos veríamos a la gobernadora regañando al presidente sin saber a ciencia cierta si es así o es la Cocoa, hermana mayor regañando a Felipe, hermano menor. La hermana mayor llamándole la atención al hermano menor por algún desliz juvenil.  Imagino a la gobernadora Calderón pidiendo audiencia con el Presidente Calderón para arreglar algunos asuntos michoacanos, ¿seguiría el protocolo y le diría señor Presidente o simplemente un “buenos días Felipe”?

Luisa María “La Cocoa” Calderón

Recordemos otra relación fraternal que no tuvo muy buen desenlace: José López Portillo y su hermana, reencarnación de la décima musa, Margarita, directora de Cinematografía , cuya gestión quedó marcada por el incendio de la Cineteca Nacional que estaba ubicada en Calzada de Tlalpan y Río Churubusco, lugar donde hoy está el Centro Nacional de las Artes.

Luis Echeverría tuvo también a su hermano Rodolfo en el mismo puesto que Margarita López Portillo, única coincidencia entre los dos. Pues el primero era un consumado actor con más de veinte años de experiencia a quien se le conoció en el medio cinematográfico como Rodolfo Landa. Durante su gestión se inauguró la Cineteca Nacional. Creo que es de las pocas relaciones fraternales en posiciones de poder que, sin ser brillante, aportó bastante a la industria cinematográfica nacional con la creación de Conacite 1 y 2, instituciones gubernamentales de producción cinematográfica.

¡Extra! ¡Extra! Inicia el apolíneo ex gobernador gira a los puntos neurálgicos de Estados Unidos: Washington, sede del poder político y Nueva York, sede del poder económico. Habrá conferencia magistral en el Woodrow Wilson Center. Espero que por esta ocasión su equipo de difusión tengo la inteligencia de difundir la susodicha conferencia, aunque sea la versión estenográfica. Sería interesante, para variar, escuchar propuestas inteligentes, porque no creo que vaya a ese think tank a presumir las portadas de Caras en que ha aparecido.

Negociar: una mala palabra. ágora mexiquense, segunda quincena de octubre 2011

30 octubre, 2011

Las declaraciones de Calderón a una entrevista que el New York Times publicó hace pocos días causaron que lo priistas se desgañitaran y rompieran las vestiduras al no saber leer un entrevista. Qué si Calderón pecó de cándido, es más que probable, sin embargo su dicho no deja de tener sustento y ha sido hasta externado por connotados priistas de la vieja guardia. Sócrates Rizzo lo dejo muy claro y está documentado: que durante los gobiernos del tricolor fue común pactar con los narcos. Pero más allá de la declaración me causa pavor que el PRI, partido que quiere regresar a gobernar el país, ahora enarbola un discurso lleno de intolerancia por unas declaraciones. Hasta se fueron al Trife a levantar un acta contra el presidente por actos anticipados de campaña. Resulta ridículo el bozal que los propios partidos se pusieron.

(Foto: Susana González para The New York Times)

Como somos un país monolingüe, sólo un puñado de interesados se dio a la tarea de buscar la entrevista original en la página web del New York Times* y leer la entrevista en inglés sin descontextualizar fragmento alguno. De haber hecho ese simple ejercicio se hubieran dado cuenta que la batería calderoniana estaba enfocada a criticar las acciones o falta de ellas del gobierno norteamericano y no al PRI. En realidad la pregunta y respuesta en la que se comenta sobre los supuestos narco-pactos son periféricas a la entrevista central: México y Estados Unidos frente al problema de seguridad y narcotráfico. Pero no. Los priistas, en su mayoría monolingües, no hicieron su tarea y solo repitieron lo que sus adalides les indicaron. Pues ahora resulta que la piel de dinosaurio que cubre al priismo es demasiado delgada.

Todos salieron a exigir pruebas de los dichos, pero ninguno ha propuesto alguna alternativa si llegan a la presidencia. Quiero saber qué van a hacer Peña Nieto o Beltrones, si se ganan la rifa del tigre y alguno de ellos toma posesión el 1 de diciembre de 2012 como Presidente de la República, respecto al problema que van a heredar. Les guste o no la “guerra contra el crimen organizado” que inició Calderón, va a ser una de las herencias más pesadas que recibirá el próximo jefe del ejecutivo. Como ciudadano me interesa saber qué acciones concretas harán los diversos aspirantes al puesto para revertir los estragos que una política errada ha ocasionado al país.

Algunas consideraciones que esperan respuestas concretas se agolpan en mi mente: ¿Qué políticas y programas se implementarán para motivar a hacer carrera policial? Recordemos que hay un déficit de policías en México; no es bien visto socialmente ser policía. ¿Cómo, cuándo y bajo qué parámetros se irá disminuyendo el involucramiento del ejército y la marina en menesteres policiales? ¿Con quiénes se va a sustituir a los soldados y marinos que regresarán a sus cuarteles? ¿Qué harán respecto a la muy probable y alta posibilidad de una incursión de sectas terroristas al país o con la conversión paulatina hacia el terrorismo urbano que muestra el crimen organizado en México? ¿Cuáles son las propuestas para incluir a la juventud mexicana en un proyecto de país con sustentabilidad social, económica y política? ¿Cuáles son las propuestas sociales para contrarrestar la influencia del crimen en la juventud y cuánto están dispuestas a invertir en los jóvenes? ¿Cuándo terminarán de implementar los juicios orales? ¿Qué cambios consideran hacer con los ministerios públicos para hacerlos para cercanos al ciudadano? Así como las anteriores se pueden elucubrar decenas de preguntas directas y concretas que ningún candidato ha contestado, ya sean panistas o de izquierda. Se la pasan repitiendo frases insulsas sin contenido alguno. La vacuidad y lo trivial como ejes del discurso político.

Candidatos de un partido u otro no han contestado qué harán respecto a la situación que vive el país, salvo caer en lugares comunes: “lucha frontal y profesionalización de los cuerpos policiacos”, “depuración de policías y capacitación de las mismas”, “aplicación irrestricta de los derecho humanos por parte de las fuerzas del orden” y demás frases sin profundidad ni compromiso. Se necesita que todos los candidatos, más qué decirnos qué van a hacer, no digan cómo lo van a hacer.

Ponerse a negociar en condiciones de debilidad invita a perder todo y no recibir nada a cambio. Así se encuentra el gobierno de Calderón. No se puede dar el lujo de negociar en desventaja. Se negocia cuando se tiene la sartén por el mango y se pueden obtener ciertas ventajas en la negociación. En la situación actual sería un suicidio que el gobierno negociara o pactara con el crimen. Todo se negocia en la vida, pero bajo ciertas circunstancias. Bajo las actuales el vocablo resulta una mala palabra.

Para leer la entrevista en el NYT: http://www.nytimes.com/2011/10/16/world/americas/calderon-defends-militarized-response-to-mexicos-drug-war.html?_r=1&scp=2&sq=interview%20Felipe%20Calderon&st=cse

Carta de Brozo al presidente de México

8 octubre, 2011

Les comparto este correo que me enviaron. Es una carta que Brozo publicó, dirigida al presidente de México con ese vocabulario tan de él y la termina con una reflexión de Ayn Rand (muy elocuente).

Señor Preciso:
Déjeme lo distraigo un chirris, porque traigo atravesadas unas cuestiones en  el pecho que no quiero que se me pudran dentro, nomas por la mugre indiferencia con aroma de mujer.
Hace unas semanas invité al Rector Narro a un programa que deshago todas las mañanas. Me urgía platicar con el mero mero de la UNAM, pa’ pinponear acerca de algunas opiniones que ha dejado caer justo en el centro de algunas llagas de nuestro cuerpo nacional. Señalamientos incómodos para muchos de los que trabajan para usted, pero muy refrescantes pa’ los que todavía creemos que México puede llegar vivo a la edad en que brotan los pelambres.
Tuvimos que retomar el tema de los 7 melones de NINIS y el esfuerzo digestivo que un par de secretarios suyos hicieron, pa’ tratar de refutarle sin éxito los números a un Señor que no puede darse el lujo de hacer el ridículo. Revivimos el capítulo aquel, cuando el Dr. Narro le reviró a Usted lo de la famosa deducibilidad de las colegiaturas pa’ primarias y secundarias. ¿Se acuerda que le corrigió la plana, subrayando que donde urgían los apoyos era en la famélica educación media y superior? Agüelita no pudimos dejar ir aquella petición que hizo Don José a los miembrill@s del gabinete, a renunciar a sus puestos pa’ evitar que las ganas de parchar les menguaran su deber para con uno. No le tomará de sorpresa, Presidente, que la mentada educación fue la botana recurrente en ese banquete virtual donde el Rector puso la sabiduría y yo las viejas.
Orita mero que le escribo, me estoy enterando que el maese Narro Robles acaba de preguntar en un evento donde se le otorga un Honoris Causa, que si somos tan chidos pa’rescatar bancos y carreteras, por qué no tenemos los aguacates pa’ rescatar a la juventud mexicana. ¡Tenga mi gorila su lonche!
Bueno Don Felipón, uniendo la enfermedad educativa con la estreñida generación de empleos y la inseguridad corriendo a la velocidad de un tiro en la nuca, no tuvimos otra (ni el Rector, ni Marissa Rivera, ni Leopoldo de la Rosa, ni el de la trompa) que hablar al chilacayote pelón. Aquí es donde entra el motivo central de esta carta que espero siga leyendo, si no por curiosidad o cortesía, nomas por ser el primero que figura en la nómina que pagamos los cautivos.


Haciendo tripas corazón, encontramos una figura pa’ poder expandir las ideas más allá del círculo rojo y colarnos en el siempre herido círculo verde. El país está muy mal. Lleva hartos años muy enfermo, no sabe ni dónde se halla. Al México agónico lo rodea un consejo “médico” integrado por los altos mandos administrativos, políticos de todas las calañas, empresarios con alma binaria, líderes sindicales de todos los precios y curas con templos y vocación de mercaderes. Entre este finérrimo personal tambor hay quienes tienen buenas intenciones y hasta amor por el que sufre. Los dueños. Tanto quieren lo propio que son los que pagan puntualmente el hospital y al selecto grupo de buitres que no los dejan pasar de la pinche salita de espera. Y aquí viene lo perverso, Primer Mandatario. Todos en el mentado consejo médico saben desde hace un chingo de qué está enfermo nuestro país. Ya saben dónde están los tumores y a qué tratamientos debe someterse la morena Patria. Todos saben lo mismo, pero nadie mueve un chingado dedo. Lucran con el tiempo, manipulan análisis, tergiversan resultados, prometen milagros, se cubren sus pifias e intercambian ventajas por ventajas, tochos lo juegan porque saben que ha sido muy útil por décadas mantener encamado al paciente para simular mejoría cuando la presión les pisa el nabo o inducirlo al coma si es lo que a las instituciones conviene. Quiero creer que Usted -Don Felipe- algo debe saber de ciclos. Quiera Dios que lo sepa, porque le informo que nuestra serpiente ya se mordió la cola y es menester que se inicie un nueva era antes de que la vida nos lo explique a chingadazos. El eterno paciente ya se volvió impaciente y los que mantenemos el huateque comenzamos a sentir escoriaciones en las gónadas y en la dignidad.
Ha de preguntarse Felipe: – “¿Y yo qué tengo que ver con toda esta retahíla de mezquinas percepciones?”- Aquí le voy. Hacia el final de la plática que me obsequió el Puma Mayor, coincidimos en que México está atado, amarrado, que es rehén de viejos pactos y oscuras componendas que ya debieran arder en una hoguera. Con el Rector tuvimos la necesidad de aclarar y aclararnos que todas las calamidades vividas en los últimos 100 años, no fueron obra de la Madre Naturaleza o del Espíritu Santo. Han sido cabrones sin vergüenza que mientras simulaban administrar nuestro patrimonio, lo malbarataron asegurando sus futuros pero aniquilando el nuestro.
Todos los plazos se cumplen, Don Felipe de Jesús y el momento de cumplir su responsabilidad histórica es hoy. Desate al país. Antes de irse rompa de tajo cualquier lazo que nos asfixie. Pártale su madre a los hechiceros que tienen cautiva a nuestra alma en la cloaca del embarre. Haga pedazos el contrato del chantaje, parta en cuatro la puta oferta de la gloria. Mírese al espejo, recuérdese por dentro. Nada es cierto afuera cuando uno carga su universo. Supere la impotencia y conviva en paz con su dolor. Apueste todo al pueblo, y de los bicharajos ni se ocupe. Esos ojales siempre caen parados. Mire, lo peor que puede ocurrir es que, en los libros, quede Usted como el Presidente que liberó a los mexicanos del secuestro más largo y más pendejo de la Historia. No quedo de Usted, ni de nadie. ¡Órale!

Comentario final:
El 2 de febrero de 1905 nació en San Petersburgo la filósofa y escritora estadounidense (de origen ruso) Alissa Zinovievna Rosenbaum, más conocida en el mundo de las letras bajo el seudónimo de Ayn Rand, y falleció en marzo de 1982 en New York. Nunca más oportunas las palabras de la autora de esa magnífica novela que es Atlas Shrugged (1950), traducida al español como La Rebelión de Atlas, una suerte de anticipo de lo que nos está pasando a los mexicanos; juzgue usted:

Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo y que las leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto sacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.

Monterrey. Punto # 188 de septiembre 1, 2011

1 septiembre, 2011

“Monterrey es una de las más hermosas

ciudades de la República, la capital de la

frontera. El torbellino de la guerra la

amenazaba muy inmediatamente, y los

habitantes preveían un grave y doloroso

conflicto.” Apuntes para la historia de la

guerra entre México y los Estados Unidos

Lo que todo México vivió el pasado 25 de agosto al ser testigo del infierno en que se convirtió el Casino Royale de Monterrey fue un catalizador social que unificó el repudio a la violencia, pero también el rechazo a la política calderoniana en materia de seguridad. Por más que Televisa nos endilgue un maratón declarativo con Carlos Loret de Mola donde políticos, comediantes, funcionarios, líderes de opinión y cuanto “personaje” quisiera opinar condenó el ataque y pidió la unión de todos los mexicanos. ¿Cómo carajos quiere Felipe Calderón pedirle unidad a todos los mexicanos si tildó de “peligro para México” a Andrés Manuel López Obrador y su movimiento, además de calificar de traidores y afines al crimen organizado a los críticos de su política en seguridad? A los que nunca entrevistaron: deudos, testigos, familiares, trabajadores del casino, etc.

Un incendio intencional, no para amedrentar a la sociedad, que al final fue lo que lograron, sino para mostrar a los dueños del casino que con ellos no se juega. En el pago de derecho de piso no hay descuentos ni prórrogas. Creo que la tragedia sucedió por ineptitud de los criminales, pues no tiene sentido alguno quemar el lugar con gente adentro; eso se hace a las cinco o seis de la mañana cuando no hay nadie y al único que afectas es al dueño. No tiene sentido, ni aún bajo una óptica criminal, quemar un negocio que no paga la cuota con cientos de ludópatas y empleados dentro. That´s not good for business nos dice Marlon Brando en El padrino. La sangre fría con la que perpetraron la masacre y la deshumanización que aflora en sus actos nos pone frente a frente con lo que hemos cosechado como sociedad.

Cobrar derecho de piso a un negocio en una de las avenidas más céntricas de la capital del estado de Nuevo León, Monterrey, ciudad famosa por su empuje empresarial y con una sociedad bien “echada pa’delante” , es prueba de que el control del Estado Mexicano en esta porción del territorio mudó de administradores. No es posible que en una de las más transitadas y céntricas avenidas de la segunda ciudad más importante del país a plena luz del día con miles de soldados, policías federales, estatales, municipales y los asesores del Plan Mérida.

Felipe Calderón y su gabinete montan guardia frente al Casino Royale

Desafortunada la expresión de Calderón. Creo que fue una falta de responsabilidad del presidente utilizar el vocablo “terrorismo” para describir lo sucedido en Monterrey. El abominable y sanguinario, más no irracional crimen tiene un mensaje: es la respuesta a una negativa a pagar sobornos. Además la violencia les genera un beneficio extra en este caso; negocio que no pague ya sabe lo que le va a suceder. El terrorismo tiene otra génesis y formas de presentarse. Hablar de terrorismo, como lo hace el jefe del ejecutivo implicaría que se mata indiscriminadamente no importando dónde ni cuándo buscando tener el máximo de bajas civiles. Esto no sucedió en el casino de Monterrey. Lo más parecido a terrorismo que ha padecido México en los últimos años fue el granadazo en Morelia el 15 de septiembre de 208.

Lo primero fue escuchar a “las autoridades” cuestionar el origen de los permisos para el funcionamiento de los casinos: que si federales, que si municipales, que si estatales. Daban pena ajena echándose la bolita. Sólo faltaba que Calderón les hubiese achacado el otorgamiento de permisos para abrir casinos a los gringos, durante su exabrupto sobre el doloroso episodio donde expresó: Si están decididos y resignados a consumir drogas, busquen, entonces, alternativas de mercado que cancelen las
estratosféricas ganancias de los criminales, o establezcan puntos de acceso claros, distintos a la frontera con México
.

Enseguida miles de máquinas para apostar son requisadas. Como si las máquinas fueran las responsables de la tragedia. Los extorsionadores no indagan si el negocio es legal o tiene amparo para trabajar. Lo que buscan es la cuota semanal o mensual. Así que me parece hasta trivial comenzar a verificar los permisos de este tipo de giros, que por nuestra moralina social, los vemos color acerina. Para mis contados lectores les participo que el juego es perfectamente legal, socialmente aceptado y apoyado por gobiernos y empresas como sucede en Montecarlo, Las Vegas, Atlantic City y últimamente las reservaciones indias en Estados Unidos.

Paso siguiente de la respuesta gubernamental a la masacre regia fue enviar miles de soldados y agentes federales. Con todo y los miles que ya había los criminales hacen lo que se les pega la gana. Corrupción, impunidad y tal vez omisión y colusión, pero por desgracia no preveo que este  vaya a ser el último de estos eventos.

Después de una semana todavía no sabemos quiénes son los dueños del negocio. Su responsabilidad consiste en no tener las salidas de emergencia libres para una adecuada evacuación en caso de siniestro. Los responsables de la oficina de juegos y sorteos de la Secretaría de Gobernación deben ser removidos por su ineptitud para informar sobre la identidad del dueño.

Como colofón de esta tragedia: la maravillosa estampa del orgullo y hondo espíritu del norteño que vimos el pasado sábado cuando los Rayados del Monterrey recibió a Santos de Torreón en un abarrotado estadio del Tecnológico de Monterrey. Mi solidaridad y admiración por los regios, que sin miedo, llenan el estadio. Qué mejor forma de mostrar su rechazo a la violencia y unidad. Unidad que también se manifestó en la Macroplaza cuando un par de miles pidió la renunció del gobernador Medina a la gubernatura.

¡Extra! ¡Extra! Sendos informes de labores darán los ejecutivos que nos interesan. El apolíneo gobernador mexiquense su último como ejecutivo estatal y primero como candidato virtual a la presidencia y el presidente Calderón, su penúltimo que parecerá el último. Esperaré con ansia la descripción de un México que solamente ellos viven y conocen. Ficción pura con algunos pasajes de cuento infantil.

Algunas consideraciones sobre el affaire Aristegui. Punto # 161 de febrero 17, 2011

17 febrero, 2011

Pocas veces se ha visto que alrededor de un personaje mediático se aglutinen ideologías de la más variopinta procedencia. Yuppies, el SME, Fernández Noroña y sus incondicionales, liberales, izquierdistas, en fin, un verdadero caleidoscopio de voces que al unísono pide la restitución de Carmen Aristegui en su noticiero matutino de MVS. Manifestaciones fuera de las instalaciones de MVS, miles de firmas en las redes sociales (facebook, twitter, etc.). Plumas de todo color cuestionan la decisión, pero critican más la falta de tacto de la Presidencia y de los hermanos Vargas, dueños de la radiodifusora MVS.

Alejandra Sota Mirafuentes, Coordinadora de Comunicación Social de la Presidencia de la República, tuvo un desliz al afirmar que a ellos solo les habían informado del despido. Entre líneas se infieren que fue un reporte de hechos pues, ¿acaso todas las empresas que corren o liquidan a sus ejecutivos tienen que informar al Presidente sobre el despido? La percepción, por abrumadora mayoría, considera al poder federal responsable del despido de la comunicadora. Si el gobierno pensó que la estrategia de callar al mensajero iba a redundar en un silencio sobre la susodicha manta, el resultado, a raíz de los últimos acontecimientos, les salió pésimo. Ningún control de daños para revertir lo que se convirtió en un tsunami informativo. Si se quiso evitar que se propagara el contenido de la famosa manta que mostró Gerardo Fernández Noroña y otros diputados del Partido del Trabajo, les salió el tiro por la culata.

Carmen Aristegui erró en los tiempos y tardó varios días en salir a dar su versión de los hechos. Esos días, en los cuales ni el gobierno, ni la radiodifusora y mucho menos la afectada dieron la cara para saber qué había detrás del despido de la comunicadora.

La radiodifusora, con Joaquín Vargas a la cabeza, o le siguió el juego a la oficina de la presidencia o, peor todavía, se autocensuró en aras de obtener beneficios económicos: nuevas concesiones del espectro radiofónico. En pleno siglo XXI, hay individuos que creen que la censura es válida y apuestan a ella para acallar voces incómodas. Se ve que no conocen las redes sociales y las nuevas tecnologías. Hoy en día el poder se ejerce diseminando información y no guardándola en un cajón como antaño. Ejemplo de ello es Julian Assange, fundador y director de WikiLeaks.

Varios opinólogos la apoyaron: Denise Dresser y Miguel Ángel Granados Chapa; otros no: Hugo Hiriart y Ricardo Alemán. Sin embargo, me parece hasta idiota tachar de alcohólico al Presidente de la República, y conste que a mí no me agrada en lo más mínimo, ni su partido y mucho menos su política.

Que personajes como el inefable Gerardo Fernández Noroña, que más que buscar el bienestar nacional, privilegia la puesta en escena de la imbecilidad, cuelgue una manta que cuestiona la salud del Presidente en pleno salón de sesiones del Congreso no abona a la salud republicana. Me resulta hasta insultante pensar que Calderón es dipsómano, por la simple razón que de serlo, le sería materialmente imposible llevar el ritmo de vida que sus múltiples responsabilidades le obligan. Además, mientras no afecte sus funciones no veo nada negativo en que se beba un tragos el domingo en la tarde, tal y como lo hacen millones de mexicanos los domingos en las tradicionales comidas familiares. Aunque no estoy de acuerdo con la mayoría de las decisiones que ha tomado Calderón, dudo mucho que hayan sido tomadas durante una francachela con los cuates.

Al momento del cierre de edición, llegó un post del blog de Jenaro Villamil:

Después de ocho días de su abrupta salida al aire en el espacio de MVS Radio y tras varias manifestaciones en contra de la decisión de suspenderla, la conductora Carmen Aristegui retornará el próximo lunes 21 de febrero, al tiempo que la empresa designará un “defensor del radioescucha” cuya función será “la evaluación regular de los contenidos con sustento en el Código de Ética”.

¡Extra! ¡Extra! El asunto sobre la secuestradora gala Florence Cassez por cuya libertad aboga el gobierno francés de Nicolás Sarkozy me recuerda un evento muy similar entre Estados Unidos y México. Rememoremos cuando un mexicano, asesino de dos adolescentes, a punto de ser ejecutado en Estados Unidos, fue salvado por el gobierno mexicano argumentando exactamente lo mismo: falta de auxilio consular para el ciudadano al momento de su arresto.  El asesino regresó a México como héroe para morir en un accidente carretero menos de un año después. Viva nuestra muy mexicana doble moral.


A %d blogueros les gusta esto: