Posted tagged ‘crimen organizado’

Ejemplar mujer increpa a Calderón

13 febrero, 2010

La señora Luz María Dávila increpa duramente a Calderón. Durante la presentación de la nueva estrategia contra la delicuencia que fue a presentar Calderón a Ciudad Juárez y que tuvo a la sociedad civil juarense como invitado princiapal, la señora Dávila, una verdadera ciudadana y ejemplar mujer, tuvo la valentía de enfrentar al jefe del ejecutivo y éste junto con su esposa, Margarita Zavala, sólo logró balbucear algunas frases incongruentes. Una gran lección para la ciudadanía nos ha dado esta mujer, madre de dos hijos, los cuales nunca volverá a ver. El video que tomo de youtube pertenece, obviamente a Milenio Televisión.

En la página de youtube hay más de noventa comentarios sobre el video. Reproduzco un par de ellos (mantengo la sintaxis y ortografía):

De theboneess:

DE que se rien los imbeciles? BRAVO LA SEÑORA, TODOS DEVERIAMOS DE HACER LO MISMO VAMOS A UNIRNOS Y A DECIR UN YA BASTA A ESTA SOCIEDAD PODRIDA TODOS TENEMOS LA CULPA, BIENVENIDO? VIENE EL PRESIDENTE TODOS FELICES JAJA JI JIJI Y QUE PASA TODOS MURIENDONOS DE HAMBRE TRABAJANDO, CON MIEDO DE SALIR A LA CALLE BASTA YAAAAAAAAA ES HORA DE UNIRNOS Y DECIRLE NO Y DARLE LA ESPALDA A ELLOS A TODA ESA ELITE ASQUEROSA QUE MANEJA NUESTRO PAIS BASTA YA
De marian8501:
mis respetos para la señora!!!!
hace falta mas gente como ella y no hay que esperar a que a todos nos maten a alguien debemos actuar ya!!!
y tiene mucha razon si a uno de esos inutiles les mataran a un hijo se lo cobrarian a lo chino y por que no pueden hacer lo mismo por un pueblo que ha estado de luto desde hace muchos años.
De TheRiver19:
CLAP-CLAP-CLAP ¡ un aplauso a esta señora,demostro mas valor civil que la bola de zanganos que burocratas y periodistas que suelen rodear al presidente,y ese culero del emp que intento callarla que chingue a su madre,si hubierna tenido un poco de humildad para sostener que se equivocaron al criminalizar a los jovenes tal ves no hubiera pasado esto,pero claro,era demasiado pedir para estos burocratas que mas que politicos se creen dioses
Anuncios

Iluminemos México Punto # 46 de septiembre 18, 2008

18 septiembre, 2008

Iluminemos México

Luis Recillas Enecoiz

            La marcha convocada por un grupo de organizaciones de la sociedad civil para exigir mayor seguridad en el país y que se escenificó hace un par de semanas en la Ciudad de México y en varias ciudades, dentro y fuera del país, me dejó un buen sabor de boca, sin embargo me creó una serie de dudas, las cuales plantearé aquí.

            Ya en dos ocasiones la sociedad ha salido a las calles a demandar mayor seguridad: la primera, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, en 1997 y la otra hace cuatro años, con Vicente Fox en la presidencia, y no sucedió absolutamente nada que nos mostrara que el Estado haya entendido el mensaje. ¿Por qué ahora sí he de creerles a nuestras autoridades que sí les importa nuestra seguridad? Así mismo, escuchar al Presidente de la República que está del lado de los manifestantes muestra una falta de ubicación. Felipe Calderón es uno de los muchos responsables del deterioro actual que sufrimos los habitantes de este país. Como jefe del ejecutivo y comandante en jefe de las fuerzas armadas del país y de las policías federales no puede ni debe mimetizarse entre los marchistas que se manifestaron en varias ciudades del país hace un par de semanas, él es uno de los principales actores de la dramática realidad que padecemos.

            Una segunda cuestión que me inquieta es respecto a la responsabilidad del Estado. ¿Acaso no es el sustento primario para la creación de un Estado la seguridad de sus ciudadanos? Resulta ahora que los vecinos y la sociedad civil requerimos coadyuvar en la lucha contra el crimen. En mi faceta de ciudadano no me veo enfrentando al crimen que pulula en mi colonia. ¿Por qué debo yo, un simple ciudadano, exponerme física y psicológicamente a situaciones donde mi persona y familia puedan sufrir alguna represalia por parte de individuos carentes de escrúpulos y decencia? Ahora resulta que nosotros, contribuyentes del fisco, debemos fungir como policías y, bajo argumentos bastante rebatibles, esperan que denunciemos al vecino que vende mota o a los mozalbetes que se roban auto partes, sin garantía alguna de que a la larga no voy a tener que enfrentar a los denunciados o sus secuaces. El cinismo es mayúsculo cuando el mismo Estado, al menos en algunas delegaciones del D.F. promueve cursos entre la ciudadanía para enfrentar la violencia y evitar su ingreso a las estadísticas sobre criminalidad y violencia.

            Una tercera inquietud tiene que ver con la forma en que se está enfrentando el Estado con el crimen organizado. ¿Bajo qué lógica es que el Estado enfrenta el narcotráfico con todo el poder que posee, hablo del ejército y armada nacionales, pero el secuestro se deja en manos de las policías locales? Qué alguien consuma alguna droga ilícita no repercute en la sociedad tanto como cuando algún miembro de la familia es secuestrado. Supongo que si denuncio a un par de chavos que estén fumando mota en la esquina de mi casa tendrá por epílogo la llegada de una centena de soldados y agentes de la PFP, pero en caso de denunciar el secuestro de mi esposa o hijo, atenderán la emergencia un par de judiciales mal encarados que para iniciar la investigación me extorsionarán exigiendo alguna dádiva por hacer el trabajo para el cual ya les pagamos un sueldo. Maravillosa forma de enfrentar al crimen. Las últimas detenciones de secuestradores, aunque realizadas por la policía federal, siguen siendo competencia de las policías locales.

Iluminemos México por Magú

Iluminemos México por Magú

            Ahora una incongruencia: la marcha que inició en el Ángel de la Independencia y terminó en el zócalo de la Ciudad de México culminó con la entonación del Himno Nacional. Los miles de hombres, mujeres, niños, adolescentes y ancianos que marcharon exigiendo seguridad en el país entonan uno de los himnos más belicosos que existen en el planeta. Bajo los acordes de “mexicanos al grito de guerra” y “más si osare un extraño enemigo” y demás versos apologéticos de la violencia es que pedimos paz. Queremos paz en el país, pero a nuestros estudiantes les enseñamos que nuestra historia esta llena de hechos violentos y sangrientos. Ahora vienen los festejos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución y vamos a escuchar en todos los balcones del país a nuestros gobernantes gritar desgañitándose acerca de los héroes que con su sangre nos dieron patria. Queremos paz en el país, pero magnificamos los hechos sangrientos de nuestra historia. ¡Vaya paradoja!

            No tenemos el personal adecuado para hacer la chamba. Me refiero al policía de a pie. La mayoría son analfabetas funcionales y provienen de los estratos sociales más débiles académicamente y de menor ingreso económico. Es como construir un castillo con tabique blanco y no con mármol. Darle un rifle de asalto a un individuo que con trabajos terminó la secundaria es igual que dárselo a un criminal. Al igual que los profesores que gradúan analfabetos funcionales, nuestra policía es el resultado de esas deficiencias educativas, y por ende no cumplen con las obligaciones que el puesto demanda ¿Quién en sus cabales quiere ser policía, a menos que tenga en mente utilizar su poder para extorsionar a la ciudadanía?

            Sin dejar de ser solidario con las familias Martí y Vargas, me incomoda que sus casos sean ventilados a diestra y siniestra dado el poder económico y social que ostentan, siendo que existen muchos casos más de personas secuestradas, aunque sin el poder que tienen los mencionados arriba. El dolor de unos padres por la pérdida de un hijo es indescriptible, ya sean ricos o pobres.

            Por último la cuestión toral que me tiene indefenso ante el Estado. ¿Qué sucederá si los responsables de nuestra seguridad no acometen su trabajo con la debida seriedad y honradez? ¿Cómo, un ciudadana de a pie, podrá exigirle al presidente, gobernador o alcalde que no dé el ancho para el puesto que fue elegido y por el cual devenga un sueldo, que deje el puesto? ¿Con qué herramientas legales podemos correr al funcionario que no haga su trabajo? Que yo sepa no tenemos ninguna. ¡Pobre México!

                                                                       derchak54@yahoo.com.mx

¿Hasta cuándo? Punto # 40 de agosto 7, 2008

7 agosto, 2008

¿Hasta cuándo?

Luis Recillas Enecoiz

El secuestro y asesinato en la Ciudad de México del joven Fernando Martí y la masacre en Ciudad Guzmán, Jalisco de la familia Bautista Campos mostró en toda su magnitud la ineficiencia, corrupción, ineptitud, desprecio y deshumanización de las todas las autoridades – federal, estatal y municipal — que deberían brindar seguridad a los ciudadanos de México. La industria del secuestro esta a la alza, mientras la impunidad criminal permea sobre el tejido social y las autoridades, coludidas la mayoría de las veces con los hampones, no son garantía para la sociedad. La percepción de la sociedad y la justa indignación de ésta, es que el Estado fue rebasado por izquierda y derecha por el crimen organizado. La incapacidad de las autoridades para brindar mínimos estándares de seguridad a la población es patética y su desprecio para con los contribuyentes y sociedad en general es palpable por su incompetencia  para salvaguardarla.

Cartón de Rapé del 8 de agosto de 2008 en Milenio (blogpopuliblogdei.wordpress.com)

Cartón de Rapé del 8 de agosto de 2008 en Milenio (blogpopuliblogdei.wordpress.com)

De por sí es atroz la industria del secuestro, que según María Elena Morera, Presidenta de la asociación México unido contra la delincuencia, se ha incrementado hasta en 35% a nivel nacional, pero adicionalmente nos percatamos que la actitud oficial sigue siendo la misma: el jefe de gobierno capitalino nos endilga un “es del más alto interés”  dar con los autores para aplicar todo el peso de la ley; Emilio Gamboa, líder camaral priísta borbota “merecen la pena de muerte”; la comisión permanente “guarda un minuto de silencio”,  pero lo espeluznante del asunto es que nadie está tomando acción alguna para proporcionarnos la seguridad que merecemos. Aunado al dolor que los familiares de los secuestrados padecen, debemos sumar la nula capacidad del estado por brindar seguridad a sus ciudadanos. La razón primaria para la creación del Estado es proporcionar seguridad a la población, tanto en su persona como en sus bienes, sin embargo las autoridades encargadas de dicha responsabilidad en México, no sólo no ejercitan la función para la que fueron creadas, sino que en ambos casos perpetrados la semana pasada, existen evidencias duras de que policías estaban coludidos con los secuestradores y asesinos. La cantaleta del Procurador General de la República Eduardo Medina-Mora de que “estamos ganando la guerra al narcotráfico aunque no lo parezca” es demagogia pura y una falacia para la sociedad, además de ser una “mentada de madre” para la familia Martí. Ahora resulta que es preferible que adolescentes y niños sean secuestrados y asesinados, siempre y cuando en el SEMEFO no encuentren residuos de droga en los cuerpos al hacer la autopsia de ley. ¡Fantástico, no estaban pachecos!

Gastamos millones de pesos y utilizamos miles de efectivos de las fuerzas armadas para evitar que la droga llegue a nuestros hijos, pero no se hace cosa alguna para evitar que policías en funciones … perdón secuestradores potenciales levanten, mediante retenes “pirata”, a esos mismos hijos, que el Presidente Calderón prometió cuidar, y evitar que las drogas los destruyan. Al joven Martí y a la familia Bautista no los destruyó la droga, los asesinaron ni piedad, los masacraron por dinero. Esa es la realidad. El área antisecuestros de la PGJDF aumentó veinte elementos a los setenta existentes para combatir el flagelo del secuestro. ¿Por qué para la guerra contra el narcotráfico utilizamos al ejército, pero para la convivencia pacífica de los ciudadanos la cantidad de elementos es mínima?

El dolor que un padre y una madre sufren por la pérdida de un hijo es inefable y carezco de vocabulario para describir el sentimiento, pero lo que sí sé es que, o el Estado nos empieza a brindar la seguridad por la que pagamos impuestos o dentro de poco tiempo el equilibrio social se desgajará.

Es necesario, para que la opinión pública se inconforme y la sociedad en su conjunto proteste, que sea el hijo de un acaudalado empresario la víctima egregia. De haber sido la víctima un “hijo de vecino” no habría tanta alharaca.  Sabemos que sólo una mínima parte de los secuestros es denunciada a las autoridades, uno de cada cuatro según algunos iniciados.

Salir con la estupidez de que debido al éxito en la lucha contra el narcotráfico, es que las bandas ahora se dediquen al secuestro, es insultante. Resulta ahora que los jóvenes ya no se drogan, que bueno, ahora los secuestran y asesinan; pero ni el joven Martí ni la familia Bautista estaban drogados. El estado mexicano quiere erradicar el consumo de drogas, siendo que el consumo es una decisión personal y a nadie se le obliga a consumir drogas, legales o ilegales, en tanto que el secuestro no es una decisión personal, a menos que sea un auto secuestro.

¿Cuántos jóvenes necesitan ser secuestrados y asesinados para que de verdad se aplique el “estado de derecho”? ¿Cuántos ilícitos nauseabundos y degradantes como los vividos la semana pasada se necesitan contabilizar para que nuestros heroicos cuerpos policiacos comiencen a funcionar y entreguen cuentas a la sociedad? El “carnal” Marcelo salió con la balandronada de crear un ejército de alrededor de 300 mil capitalinos para cuidar que la policía haga su trabajo. ¿No se supone que ellos nos deben cuidar a nosotros? Ahora resulta que yo, ciudadano de a pie, tengo que cuidar que la policía haga su trabajo por el cual le pagan.

Parafraseando a Marcelo Ebrard propongo un inmenso ejército de 100 millones de mexicanos que mande a chingar a su madre a toda esa runfla de vividores y desvergonzados gobernantes que como sociedad hemos parido, ya que lo único que verdaderamente los motiva es seguir royendo el hueso.

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx


A %d blogueros les gusta esto: