El primer informe del “gobernador municipal”. Punto # 237 de septiembre 6, 2012

Como cada año, tendremos el día del politiquillo en el poder, no importa que tan nefastos o buenos sean, pero ese día no hay individuo que no le aplaude y se quiera tomar la foto con el que este en turno. Ese día, 5 de septiembre, el actual titular de la gubernatura mexiquense dará su primer informe de gobierno. Es claro que hablará para los hagiógrafos y salvo un par de cuestionamientos, todo mundo saldrá del evento sintiéndose que vive en Oslo, Helsinki, Estocolmo o Copenhague.

Los famosos, y hasta hace algunas décadas, días feriados para que todos los mexicanos escucharan las honorables palabras del presidente, hoy en día mantienen el mismo boato, pero éste a nivel estatal. Se invita a gobernadores de otro estado para que en reciprocidad al aplauso en Toluca, el gobernador mexiquense acuda a Hermosillo, Mérida o Chetumal para actuar exactamente igual: sin crítica alguna aplaudir el mensaje y de ser entrevistado por algún medio de comunicación, salir con los típicos lugares comunes que todo politiquillo que se precie de serlo se sabe de memoria: que si el liderazgo, que si el bienestar, que si los apoyos a los más necesitados, etc. Los políticos mexicanos son como la Iglesia Católica, requieren de pobres para justificar su existencia. El día que no haya más pobres no tendrán de dónde robar.

La invitación es para los puros cuates y cuidado con quien ose cuestionar el desempeño del informante o saque a relucir los errores, dispendios, transas, corruptelas, nepotismo, violaciones a los derechos humanos y demás lindezas y actitudes que dibujan a la perfección a nuestra clase política.

En lo particular del caso mexiquense, el “gobernador municipal” Eruviel Ávila Villegas, muy pequeño para los desafíos y retos que representa gobernar el estado más rico del país, fue un buen presidente municipal de Ecatepec, al menos así lo consideraron los ecatepenses quienes votaron por él en dos ocasiones para gobernar ese municipio, por cierto el más poblado del país.

Para el estado de México no da el ancho. Desde la publicidad que utilizó durante la campaña, donde se presentaba como maestro vidriero, no veo por dónde ser excelente vidriero sirva para ser buen gobernador, sin embargo su título de doctor en derecho, título que a mí no me consta haya obtenido, ni lo mencionó, siendo que ese título sí aporta conocimientos para resolver los problemas del estado.

Desde su llegada a la gubernatura, la violencia en el estado se ha multiplicado, al grado de ya tener al ejército mexicano patrullando las calles del valle de Toluca, situación que no habíamos padecido. Su visión limitada respecto al futuro del estado está sustentado en lo hecho por el sexenio anterior: el del apolíneo Enrique Peña Nieto. Su trabajo, más que hacer crecer al estado, se circunscribe a tapar los hoyos que dejó la anterior administración. Solapar los despilfarros y abusos de autoridad que vivimos en el estado de México durante seis años peñistas y que ahora vivirán todos los mexicanos.

En asuntos educativos su genuflexión ante los líderes sindicales de ambos niveles: SNTE, nacional y SMSEM, estatal, salta a la vista. A esos vividores del erario ni con el pétalo de una rosa los toca. Como doctor en derecho debe estar al tanto de la deplorable e insuficiente educación que reciben los niños y jóvenes del estado. Creen que si construyen más escuelas todo se soluciona, olvidando que la infraestructura debe ser congruente con el personal académico que dará clases. En todos mis años de vida, pocos he conocido que hagan pensar a sus alumnos. Aquí lo que vale es ser obediente, dócil y fácil de domesticar y cuando un alumno cuestiona a su profesor, los  que se dicen “maistros” los reportan como niños problema.

El “gobernador municipal” del estado de México, Eruviel Ávila Villegas

Dentro del ámbito de transportes y comunicaciones, siguen con el cuento de construir un tren rápido de Toluca a Lerma. Siguen en los estudios técnicos. De acuerdo con normas internacionales, el estado de México registra uno de los mayores rezagos en el mundo en materia de transporte masivo, ya que a partir de su población la entidad debería disponer con al menos 300 kilómetros de Metro, autobuses confinados, trenes ligeros, rápidos o suburbanos, pero su infraestructura no llega ni a 40 kilómetros. Ni Toluca cuenta con un servicio de transporte público acorde con su estatus de capital del estado más rico del país. Es una vergüenza para cualquier toluqueño tener que subirse a las carcachas que recorren la ciudad manejadas por verdaderos rufianes y lideradas por conocidos mafiosos. Pero para las carreteras de cuota o segundos pisos en manos de empresas privadas sí hay dinero para las obras. ¿Y los mexiquenses de a pie? La respuesta es sencilla: les vale un comino, mientras no exijamos a los politiquillos, buenos para el discurso, pero nefastos para dar soluciones mínimas, a dar respuestas realistas sobre cómo organizar un sistema de transporte urbano y suburbano acorde con lo que ellos mismos presumen. De no ser los municipios conurbanos a la ciudad de México, donde el metro capitalino se ha extendido a contadas poblaciones del estado, estaríamos hablando de cero kilómetros en el estado con tecnología de vanguardia. A diario leemos lo que hacen en otras latitudes con los trenes bala y aquí ni un trenecito a Lerma.

En la temática económica la inversión extranjera directa decreció; de ser el tercer estado número en recepción de este tipo de inversión perdió un lugar y ahora es el cuarto. En lo referente a remesas, el estado de México continúa siendo uno de los que más dólares recibe en este rubro de los connacionales expulsados por las nefastas políticas económicas que se aplican en el país. En lugar de sentir orgullo por ello, vergüenza nos debería dar seguir expulsando mexicanos para que hagan su vida en otros países porque en el suyo no hay futuro alguno. Pero para cualquier politiquillo las remesas permiten adormilar al México bronco, ya que con su flujo permiten paliar de alguna forma la pobreza nacional y evitar que los gobiernos tengan que invertir en rubros, que de no existir estos millones de dólares, tendrían la obligación de subsanar. Hasta con el dinero que los mexicanos ganan en Estados Unidos hacen su agosto los inefables politiqueros y politiquillos que nos gobiernan. Ningún partido se salva de ello.

Para concluir hagamos la pregunta de rigor: ¿Qué va a informar nuestro “gobernador municipal”, que por sus limitaciones de líder estatal, todos lo recordamos más como presidente municipal de Ecatepec?

¡Extra! ¡Extra! Calderón dio su último informe de gobierno y por lo escuchado y leído, el panista cree que vive en Suecia u Holanda. Para rematar su último informe nos espetó, “Como simple ciudadano seguiré sirviendo a la patria apasionadamente hasta el final de mis días, agradecido del privilegio que me ha dado la vida de ser mexicano”. Sin considerar que la nacionalidad es un accidente geográfico y no una predestinación de oráculo. Y si ama tanto al país, ¿por qué decidió, que al final de su sexenio se irá a dar clases a la Universidad de Texas? ¿No hay instituciones de educación superior o colegios de altos estudios nacionales donde pueda aportar algo de su experiencia?

Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2012

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: