Peña Nieto y López Obrador. Ágora mexiquense de noviembre 30 de 2011

Según Carlos Puig en su cotidiana columna Duda razonable de Milenio diario, la presentación del libro México, la gran esperanza: Un estado eficaz para una democracia de resultados firmado por Enrique Peña Nieto devino en un acto de apoyo donde los presentadores, Héctor Aguilar Camín, Guillermo Ortíz y Jaime Sánchez Susarrey sólo tuvieron oportunidad de hacer algunos cuestionamientos al inicio del evento pues a partir de que el micrófono se turnó al apolíneo ex gobernador, éste, viendo en lontananza cual si estuviera dirigiendo un discurso a sus adláteres se dejó llevar por el momento. En lugar de ser la presentación del libro se montó en cuaco desbocado y ni a sus presentadores volteó a ver. La presentación de un libro terminó, según Puig, en un “mitin interrumpido por aplausos con vítores al final y todo.”

Por la noche de ese mismo día, miércoles 23 de noviembre, en La hora de opinar que dirige Leo Zuckermann en foroTV de Televisa, Jorge G. Castañeda, Héctor Aguilar Camín y Javier Tello cuestionaron al político priísta. Las preguntas difíciles las bateo o sus interlocutores fueron benignos y no contra replicaron a los planteamientos de Peña Nieto, por cierto la mayoría de ellos bastante endebles, como cuando justifica su oposición a la reelección con argumentos engañosos, pues pone como ejemplo a Estados Unidos, país donde varios de sus legisladores y senadores se quedan en el  puesto de manera casi vitalicia. Se le olvida al priista que la propuesta mexicana limitaba a tres periodos a los diputados y dos a los senadores; además su velada defensa del “sufragio efectivo, no reelección” no tenía ni pies ni cabeza.

Varias preguntas las eludió contestar de forma directa y sin vericuetos. Justificó con una lógica bastante engañosa la necesidad de trabajar con el SNTE para hacer un cambio radical en la educación. El sindicato magisterial federal y los estatales son parte del problema educativo y resulta contraproducente incluir a los responsables de parte de la debacle educativa del país a la solución del mismo. Si el gobierno es tan quisquilloso para dar de alta a policías, ¿por qué no aplica el mismo sistema y se utilizan filtros para de alta a verdaderos profesores?

Enrique Peña Nieto se sintió a sus anchas, pues más que cuestionado fue adulado y recibió varias lisonjas que le soltaron los panelistas sobre el libro que fue a presentar. Es indudable que si lo sacan del script le cuesta mucho trabajo elucubrar un discurso coherente. Su trivialidad y repetitiva conceptualización que le impide estructurar de forma integral las ideas se manifiesta en su discurso y me remite a un individuo poco ducho en el análisis intelectual.

Resultará un respiro no ser bombardeado con insulsos spots con los semblantes del apolíneo candidato del PRI a la presidencia y el neo amoroso AMLOve, candidato, éste último, de los despojos que quedan de la izquierda mexicana. No tendremos el copete engomado y el sonsonete del peje a todas horas; sus imágenes se suplirán con propaganda partidista de las dos alianzas, mucho más intrascendente y llena de frases contagiosas y jingles pegajosos. Sólo tendremos que soportar a los tres deslucidos panistas – Cordero, Creel y Vázquez – hacer pre campaña nacional, que si resulta como hasta ahora, requerirán ser invitados al programa de Laura Bozzo, para elevar su popularidad. Recordemos que las ideas, proyectos, planes, políticas públicas, vamos, un rumbo que seguir como país, eso sí, que ni les pasa por sus mentes.

Recomiendo a los asesores de Peña Nieto que lo entrenen con pesos pesados porque hasta ahora no lo han ni despeinado. ¿Qué sucederá cuando reciba el primer upper cut? Hasta ahora no ha tenido contrincantes sino sparrings que no le pegan donde saben que le duele. Hasta el momento ha hecho rounds de sombra.

Los candidatos ya definidos del PRI y PRD no podrán más que nadar de a muertito durante casi tres meses hasta que arranquen las campañas; mientras tanto los tres insulsos precandidatos del ¿gobernante? Partido Acción Nacional se gastarán algunos millones de pesos de nuestros impuestos para que a la larga voten alrededor de un millón de individuos, panistas y adherentes.

España acaba de tener elecciones para cambiar al gobierno nacional y la campaña arrancó el 4 de noviembre y la elección se efectuó el pasado domingo 20 y costó veinte veces menos que la mexicana.

Caras, insulsas y triviales se han convertido las campañas políticas; ausenten están las propuestas, ideas y  un proyecto de nación. Sin haber leído el libro de Peña Nieto, el cual voy a leer en las próximas semanas, me basta saber que lo más relevante del mismo, según varios analistas que ya lo leyeron, es la propuesta peñista de abrir Pemex a la inversión privada. Un verdadero tabú dentro del partido tricolor. Para los cambios que requiere la educación y para detonar un desarrollo sustentable Peña Nieto y el PRI van de la mano de los enemigos de ello: El SNTE a través de su brazo político, Panal y el defenestrado a nivel mundial, PVEM. Dime con quién andas y te diré quién eres reza el viejo adagio.

Explore posts in the same categories: Ágora mexiquense

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: