Situación de los tres grandes. Punto # 198 de noviembre 10, 2011

Se termina el año 11 del siglo XXI y no oteo en el horizonte un porvenir gratificante y menos un conglomerado humano armonioso y respetuoso de su vecino. Las patadas bajo la mesa y los descarados apoyos gubernamentales o partidistas a uno u otro candidato no dejan un sabor de boca fresco y limpio. Si así están las cosas al interior de los diversos partidos en la etapa de precampaña, qué no sucederá cuando inicie la contienda real. La descarnada carrera por el poder comienza a transformar las formas, de por sí poco aplicadas en política, y por lo mostrado por los actores, tampoco son inmunes al contagio y convertirse en unos depredadores del erario sin mínimo humanismo para pensar en sus gobernador o representantes.

Los golpes se los están dando entre partidarios del mismo partido. Las marranadas que exhibió el PRD hace algunas semanas durante su votación interna no auguran aguas mansas en los mares de la izquierda. Las encuestas del pasado fin de semana no han sido todavía evaluadas por lo que no hay gritos en el cielo. La izquierda, bueno, lo que queda de ella se dividirá entre dos candidatos: por el PT, Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard por el PRD. Esperemos que las huestes pejistas y las ebrarianas no desenvainen los sables para terminar de una vez por todas con lo poco que queda de un partido que estuvo a punto de gobernar el país, pero…

En la insípida derecha, salvo algún destello de Josefina Vázquez Mota, el apocado Cordero medio levantó por el empujón presidencial y el arropamiento de las cabezas partidistas del PAN, pero creo que ya llegó al pináculo de su popularidad. Y digo popularidad porque gracias al efecto del apolíneo Peña Nieto lo importante en la política y en la vida del político actual no son las ideas, ni los proyectos y mucho menos la ideología. Lo realmente importante que busca nuestra clase política es ganar en el aplausómetro y ser el más popular. Aparecer en las revistas para la gente “bonita” tomado de la mano de la pareja, que las hijas tengan a estrellas de televisa en sus fiestas de quince años, que aparezca en los programas gringos de alto rating, que hagan sus giras de trabajo por Estados Unidos y Europa (hasta López Obrador, quien juró nunca salir de México ya visitó allende el Bravo y estuvo en España), que anuncian sus bodas a los cuatro vientos. Como si tener como pareja a mujeres guapas y exitosas en sus respectivas carreras fuera garantía, o mínimo una característica importante en las lides del buen gobernar. Parece ser que al
único príncipe que emulan es el de alguna telenovela, pues el escrito por Maquiavelo ni lo conocen. Respecto al relamido y niño bien Santiago Creel no tiene el carisma ni para encender a los apocados panistas. Va como vaquero en solitario. Y seamos lógicos: ni sumando las preferencias por Cordero y Creel al interior del blanquiazul le llegan a Vázquez Mota. Como toda familia decente, no muestran más que buenas caras en público, pero se dan hasta con la sartén en privado. Sumémosle a lo anterior las declaraciones del histrión que fue presidente Vicente Fox y las ponzoñosas declaraciones del otrora poderoso presidente del partido Espino. No vaticino un buen final. Por otro lado limitar la votación para elegir candidato presidencial a panistas y adherentes muestra una cargada a favor de Cordero. De resultar el candidato este último, los primeros en saltar de contento serán los priístas. Con un candidato así ni para que ir a votar.

López Obrador, Peña Nieto y Creel (Foto: Infolatam)

López Obrador, Peña Nieto y Creel (Foto: Infolatam)

El PRI, que parece ser el más maduro, tiene en Peña Nieto y Beltrones dos visiones de país, que si bien coinciden en varios aspectos, en otros tienen opiniones diametralmente opuestas. La pregunta que continuamente emite el senador “si ganan, ¿para qué quieren el poder; qué proyecto de nación tienen para México?”. El proyecto de reforma política que cocinó, entre otros Manlio Fabio Beltrones en el Senado de la República, fue materialmente bateado por los diputados priístas del Congreso que más que representar a los votantes están al servicio de Enrique Peña Nieto; recordemos que el poder que ejerce el ex gobernador mexiquense en el Congreso es real y palpable , amén que numeroso.

¡Extra! ¡Extra! Después de casi dos semanas de ausencia, se supo que Alonso Lujambio, Secretario de Educación Pública, convalece en un hospital de insuficiencia renal. Ya es hora que los futuros votantes sepamos de la condición médica y estado de salud de los próximos candidatos a la presidencia.

 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2011

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Situación de los tres grandes. Punto # 198 de noviembre 10, 2011”


  1. Un gobierno progresista respeta y garantiza los procesos democráticos en la sociedad. Revisa más de nuestra visión para un nuevo proyecto de país.
    http://fundacionequipo.org/w/
    Twitter: @equidadprogreso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: