Un 15 de septiembre diferente. Punto # 190 de septiembre 15, 2011

Este año, al igual que cada seis en que hay cambio de gobierno en el estado de México, el 15 de septiembre tendremos los mexiquenses junto con la clásica noche mexicana, el cambio de gobierno estatal. Afortunadamente en la mayoría del territorio estatal, salvo el sur, la tranquilidad no ha sido usurpada todavía de forma total. La diferencia que viviremos los habitantes del territorio mexiquense estriba en un par de hechos inéditos en la historia estatal.

El cambio de gobierno que se escenifica cada seis años tendrá en esta ocasión una lectura completamente distinta a la tradicional. Ya hace seis años cuando Arturo Montiel dejo la gubernatura para aspirar a ser el candidato del PRI a la presidencia se vivió un ambiente de cierto júbilo por la posibilidad de que un mexiquense fuese Presidente de la República. La diferencia radica en que Arturo Montiel tuvo que competir a nivel interno por la candidatura y se retiró frente a Roberto Madrazo. Recordemos que lo sacaron de la jugada cuando se filtró a los medios que su esposa, Maud Versini, y sus hijos Juan Pablo y Arturo tenían una averiguación abierta en la Procuraduría del estado de México por compra irregular de terrenos y elevados depósitos en efectivo. Aún cuando la clase política local quiso arropar al ex gobernador, éste declinó por obvias razones. A la postre tuvo que responder ante la justicia sobre el asunto y Roberto Madrazo se hizo de la candidatura para perder por abrumadora mayoría ante PAN Y PRD y terminar en un lejano tercer lugar.

Hoy, se repite la historia, pero con una gran diferencia: el ex gobernador Peña Nieto no tiene adversario alguno dentro de su partido para agenciarse la candidatura a la Presidencia. Aunque el senador Manlio Fabio Beltrones tiene su grupo de seguidores dentro del PRI, la inmensa mayoría de los tricolores tienen al apolíneo político mexiquense como su gallo. Todas las encuestas actuales dan una amplia ventaja a Peña Nieto sobre cualquiera de los posibles adversarios a los que pueda enfrentar por la presidencia: Josefina Vázquez Mota o Santiago Creel del PAN – Cordero y González Márquez más bien parecen un chiste de mal gusto –; Andrés Manuel López Obrador o Marcelo Ebrard en el PRD por mencionar a los que realmente tienen probabilidades de ser los abanderados de sus respectivos partidos. La ventaja en la preferencia y aceptación de los mexicanos que tiene Peña Nieto – logradas éstas mediante una carísima campaña de posicionamiento a nivel nacional manejada desde la oficinas de Televisa – lo tienen con números casi inalcanzables para sus adversarios, al menos bajo las premisas actuales.

Donde radica lo inédito es en el hecho de que nunca antes el gobernador saliente ha tenido las ventajas que Enrique Peña Nieto posee en la actualidad para agenciarse la candidatura y a la postre la presidencia. Sería la primera vez que un gobernador priísta llega a ser Presidente de la República. Ningún político tricolor ha accedido a la presidencia desde una gubernatura; el único que tomó ese camino fue Vicente Fox. Desde Lázaro Cárdenas hasta Ernesto Zedillo todos los presidentes salidos de las filas del PRI, sin excepción alguna, tuvieron fogueo en lides secretariales a nivel federal. Todos saltaron a jefe del ejecutivo desde alguna secretaría de estado, pero nunca desde alguna gubernatura. Sabiendo que el regreso del PRI a Los Pinos esta casi asegurado con él, el gobernador entrante no tendrá todo el control del gobierno estatal. Pendientes de los movimientos que Peña Nieto haga se irá moviendo la maquinaria política desde el Palacio de Gobierno de Toluca. Los cambios radicales para incrustar a su equipo en el gobierno estatal tendrán que ir forma paulatinamente y con palomeo del equipo del  apolíneo candidato. Eruviel Ávila tendrá poco margen de maniobra mientras no se oficialice la candidatura de Enrique Peña Nieto para después esperar el regreso tricolor al gobierno federal. ¿Quiénes serán los hombres y mujeres del candidato tricolor que saldrán de las filas del priísmo local? Mientras tanto, seguirán en puestos a nivel estatal para a fines del año 2012 emigrar a la capital. En otras palabras, tendrán un pie en el Palacio de Gobierno de Toluca y otro en el Palacio Nacional del Distrito Federal.

Durante el siglo XX sólo un Presidente de la República ha sido oriundo del estado de México, aunque siempre ha existido la duda si era nativo de Atizapán o de Guatemala. Para más información sobre este tema recomiendo El guatemalteco que gobernó México, ensayo de Soledad Loaeza publicado en nexos: http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=550. Sin embargo su ascenso al poder vino desde que fungió como coordinador de la campaña electoral de su tocayo Adolfo Ruiz Cortines para la presidencia de la República; por lo que al triunfar, Ruiz Cortines le encomendó la Secretaría de Trabajo y Previsión Social de donde saltó a la Presidencia. La única otra ocasión real de tener a un jefe del ejecutivo de origen mexiquense fue con Arturo Montiel quien no logró el cometido por las razones antes expuestas. Carlos Hank González nunca tuvo la oportunidad al no ser hijo de mexicanos por nacimiento.

Cuando en 1958 López Mateos llegó a la presidencia su lejanía del grupo político local era palpable al grado que solo hubo un mexiquense en su gabinete: Alfredo del Mazo Vélez en la Secretaría de Recursos Hidráulicos. Su mentor político, Isidro Fabela murió al final de su sexenio después de una penosa y larga enfermedad. López Mateos siempre tuvo más relación con la UAEM, antiguo Instituto Científico y Literario que con la clase política local.

Si comparamos la situación que vive la clase política priísta local con respecto al proyecto que tiene el PRI nacional donde la influencia y control de Peña Nieto es palpable, resulta difícil de leer pues no hay antecedentes. Lo que vamos a vivir en el estado y en particular en Toluca a partir del 15 de septiembre reviste aspectos desconocidos. ¿Cuánto permanecerá el control del gobierno estatal por parte del equipo Peñista? ¿Dejarán a Eruviel Ávila trabajar de forma independiente? ¿Qué tanto se apoyará Enrique Peña Nieto en las estructuras estatales para su proyecto nacional, si es que se trazan uno? ¿Utilizará los liderazgos estatales para proyectos de envergadura federal? Y de hacerlo, ¿a cuáles figuras locales invitará al periplo electoral del 2012? Varias preguntas o situaciones factibles de suceder se agolpan.  Todo será nuevo para los involucrados. La relación de poder tendrá una modificación nunca antes experimentada. Al tiempo.

¡Extra! ¡Extra! El pasado domingo se conmemoró el décimo aniversario del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York. Después de diez años no vivimos más seguros; tampoco hemos sabido leer lo que significó el ataque. Los habitantes de este planeta en vez de trabajar en nuestras similitudes y coincidencias, hemos aprendido a magnificar nuestras diferencias.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2011

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: