El futuro inmediato. Punto # 181 de julio 14, 2011

Recién inicia el segundo semestre del 2011 y la vida social, política y cultural del país sufre de innumerables problemas y muy pocas soluciones. Salvo la victoria de los chamacos de la sub-17 en fútbol no vislumbro nada halagüeño al otear sobre el país.

La confrontación entre Elba Esther Gordillo y Miguel Ángel Yunes donde ambos deberían ser defenestrados no causa ni la más mínima indignación entre los ciudadanos mexicanos. De haber sucedido en algún otro país ya les hubieran fincado responsabilidades o de perdida crucificado.

Y no se diga dentro del Partido Revolucionario Institucional donde el líder de los senadores priistas, Manlio Fabio Beltrones, impulsa las reformas necesarias para sacar a México del impasse en que se encuentra. Por otro lado, Enrique Peña Nieto, actual gobernador del Estado de México y virtual candidato del PRI a la presidencia de la república, mediante la influencia que ejerce en un alto porcentaje de los miembros de la cámara de diputados, torpedea cuanto esfuerzo se hace para llevar a buen puerto las minúsculas adecuaciones necesarias para
que el país medio camine. Es más que obvio que el apolíneo gobernador no quiere las reformas, pues éstas le  harían el camino más difícil para llegar a Los Pinos.

Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto (Foto: noticias.prodigy.msn.com)

El senador Beltrones clamó a todo pulmón que grupos como EPN, acrónimo de Expresión Política Nacional, pero también acrónimo de Enrique Peña Nieto, no tienen cabida en el nuevo PRI y según el senador “dan un mensaje equivocado al electorado de que no hemos aprendido la lección.” También se mostró reacio a seguir con el “tapadismo” y la “cargada”, características intrínsecas del PRI.

Enrique Peña Nieto, por el contrario, tuvo casa llena en Toluca para agradecer a todos aquellos priistas que ayudaron durante la campaña de Eruviel Ávila para gobernador y lo más importante, dar el banderazo de salida para el grupo de apoyo político al apolíneo gobernador. Expresión Política Nacional (EPN) es apoyada por varios pesos pesados del tricolor: los senadores Francisco Labastida y Pedro Joaquín Coldwell y el diputado oaxaqueño Heliodoro Díaz. Según el último de ellos: “Tenemos que trabajar por que la candidatura de Peña Nieto sea la más exitosa, la más consistente, sin descuidar que hay muchos cuadros políticos que tienen que integrarse a la campaña.”

En el PAN todos quieren, pero ninguno puede: Alonso Lujambio, Ernesto Cordero, Javier Lozano, Emilio González, Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y los que se apunten durante la semana. De todos no se hace uno. No importa a quien pongan como candidato. No tienen remedio los panistas, nacieron para ser oposición.
Creel, el primero que renuncia a su curul, urge a sus correligionarios a hacer lo mismo para que la contienda sea en igualdad de circunstancias y apoyos.

De la izquierda esquizofrénica con tantas tribus como miembros tiene el PRD no podemos esperar absolutamente nada. A lo mucho un exabrupto del hijo predilecto de Macuspana. Ni la vergüenza para asimilar la derrota y ser autocríticos consigo mismos. El bonachón de Alejandro Encinas ya no sabe como enderezar el barco; borbotar que la elección fue una elección de estado no abona para que la izquierda analice y enderece el camino para tener una brizna de oportunidad en la próxima elección.

Si la pasada elección en el estado de México será el termómetro que mida la elección para presidente del año que entra, dudo mucho que el PRI tenga algún problema para agenciarse el puesto. Tanto PAN como PRD hacen todo lo posible para limpiar de piedras el camino, pero el camino para Peña Nieto y el PRI.

¡Extra! ¡Extra! Somos campeones del mundo en fútbol adolescente, sub-17. Lo patético es que tanto Felipe Calderón como Marcelo Ebrard ya se colgaron del triunfo de los chavos y ni tardos ni perezosos invitaron al equipo a Los Pinos el primero y al Antiguo Palacio del Ayuntamiento el segundo. Nada más falta que el equipo haga una gira por todos los palacios de gobierno de todos los estados del país para que los gobernadores, todos, se tomen la foto con los futbolistas campeones del mundo. Más que invitarlos, deberían aprender de ellos. Los jóvenes futbolistas poseen todas las cualidades que nuestros políticos adolecen: honestidad, entrega, valentía, entereza, atrevimiento, osadía, coraje, garra, gregarismo, audacia, humildad, pundonor, etcétera.

 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2011

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: