3 de julio. Punto # 179 de junio 30, 2011

Por fin llegó el día esperado por todos. Los cerca de 12 millones de mexiquenses registrados en el padrón saldremos el domingo 3 de julio a emitir nuestro voto para elegir a quien guíe los destinos del estado más rico del país.

A las ocho horas en punto todas las casillas diseminadas por el territorio mexiquense abrirán para que aquellos vecinos madrugadores ejerzan sus responsabilidades ciudadanas, pues para el medio día las muchedumbres y colas interminables serán escena común. Las autoridades y los responsables de la fiesta cívica nos indicarán que la jornada terminó sin evento alguno que lamentar y la civilidad y buen comportamiento de los ciudadanos fue común en todas las casillas. Al filo de las seis de la tarde los responsables de cada casilla junto con los representantes de los partidos y alianzas finalizarán la elección para dar paso al conteo de votos y tras un breve dialogo que ni a discusión llegue, todos los representantes de casilla firman las actas y entregan la documentación sin que hubiese desaguisado alguno que lamentar en las miles de casillas. El ciudadano mexicano, cual noruego o suizo, cumplirá con sus obligaciones de buen ciudadano y se enorgullecerá de haber sido un ejemplo para los demás.

¡Utopía! ¡Utopía! Novela de ciencia ficción o franco cuento de hadas.

Lo real es que no sucederá así. Las huestes amarillas del PRD ya amenazan con un conflicto poselectoral. Caray para eso se pintan solos. Los tricolores subidos en su carro completo quieren rememorar y revivir aquellos años del esplendor priista durante los sexenios de Echeverría y López Portillo. Los mochos azules del PAN lejos de la ciudadanía como la curia romana. Para ellos la ciudadanía, si es que la ven así, requiere de un pastor. No descontemos los acarreos tipo tamal y demás argucias que todos los partidos practican de forma descarada. No olvidemos la compra descarada de a cien, doscientos o quinientos pesos el voto, ya sea pagadero en especie o en moneda.

Ni Ávila, ni Bravo Mena, ni Encinas. El que ganará la elección el próximo domingo será un candidato que ni se registró. Se llama “Abstención” y se apellida “Contestatario”. Con la oferta política que tenemos en territorio mexiquense mejor nos abstenemos, anulamos el voto o salimos a exigir a la casta divina que creen ser los políticos, candidaturas ciudadanas.

El PRI ganará la gubernatura por enésima vez. Pero no será con una diferencia de más de 30 puntos, tal vez unos 25. El PRD en segundo lugar y en tercer lugar, cerca del tobogán, el PAN.

La hipocresía de nuestra clase política no tiene límites. Nos endilgan el mote de ciudadanos irresponsables por no votar a favor de alguno de ellos, sin considerar que la abstinencia electoral o franco desprecio por sus proyectos ha sido cocinado durante varias décadas.

Dos individuos reciclados después de 18 años, Felipe Bravo Mena y Alejandro Encinas que compiten no contra un candidato del tricolor, sino contra una gigantesca organización que copta, compra o cínicamente obliga al voto corporativo. Un IEEM que responde a los intereses partidistas más que a la ciudadanía. Lástima de Estado de México, desde la segunda década del siglo pasado ha sido gobernado por la misma pléyade de sinvergüenzas. El aparato que Peña Nieto, junto con otros poderes fácticos como es Televisa, ha pulido para ser plataforma de su carrera a la presidencia es el mismo en que se apoya Eruviel Ávila para agenciarse la gubernatura.

La idea de que tenemos que votar por el menos peor raya en la estupidez. Es como si llego al mercado y encuentro naranjas completamente podridas, otras medio podridas y algunas poco podridas. ¿Por qué carajos tengo que comer naranjas? Comeré  tacos o tortas. Lo que ofertan las fuerzas partidistas en el estado esta podrido, al igual que sus candidatos y representantes y como no soy afecto a degustar sabores fétidos y echados a perder prefiero anular mi voto. En mi caso, como no me gustan las frutas podridas, cambiaré mi dieta política por unos deliciosos tacos de buche. Quédense con su oferta para ingenuos y manipulables. Vaticino que la abstención más los votos nulos rondarán 60 por ciento del padrón electoral. Ni sumando todos los votos que obtengan Eruviel Ávila, Luis Felipe Bravo Mena y Alejandro Encinas, conocidos en mi colonia como los “tres chiflados”, se le acercarán al total de abstenciones y votos nulos.

¡Extra! ¡Extra! Por enésima vez se inundan Ecatepec y Nezahualcóytl  y Eruviel Ávila, ex presidente municipal de la primera y futuro gobernador del Estado de México, nos sale que ahora sí va a resolver el problema de las inundaciones. Nada más que sea gobernador. ¿Qué hizo respecto a ese problema cuando fue presidente municipal de Ecatepec dos veces y diputado local, aparte de presidente del PRI mexiquense? La respuesta salta a la vista, pues al ver las afectaciones al patrimonio familiar que la negligencia municipal, estatal y federal ha mostrado respecto a ese problema con los habitantes de esa región: Nada.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2011

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: