¿Y la Revolución Mexicana, apá? Punto # 152 de noviembre 25, 2010

Al fondo la estructura que se convertiría en el Monumento a la Revolución

Desangelados y fríos, son los dos adjetivos que vienen a mi mente luego de haber presenciado las pobres muestras de memoria histórica que mostró el gobierno federal; bueno hasta las autoridades priístas del Estado de México se vieron parcas en la celebración, siendo que emanan del susodicho evento. Más gente e importancia tuvo el aquelarre del partido tricolor el domingo 21 que la épica hazaña bélica que inundó al país durante la segunda década del siglo pasado.

Un breve y folklórico desfile, con alrededor de 8 mil efectivos, el cual no fue más que copia de lo ya hecho en el Heroico Colegio Militar en pasadas festividades y conmemoraciones: disfrazar a los cadetes y soldados de personajes de la historia de bronce y desfilar por las calles del primer cuadro de la capital actuando cuadros de eventos relevantes de nuestra Historia. Se ve que el deporte en México pasa a segunda o tercera fila en las prioridades del ejecutivo, lo menciono, porque el desfile resulto ser militar y no deportivo, claro con una embadurnada de conocimiento de nuestra historia. Lo revolucionario en el deporte se limitó a la entrega de los Premios Nacionales del Deporte, donde sobresalió Joakim Soria, pitcher de los Reales de Kansas City de la MLB (Major League Baseball).

Por otro lado, dos íconos del Porfiriato fueron reacondicionados mediante mayúsculas remodelaciones. El Monumento a la Revolución, sepultura multitudinaria de todos nuestros héroes revolucionarios y acérrimos enemigos entre sí, es la cúpula de lo que debería ser el Palacio Legislativo de la época porfiriana y que devino en el sexenio cardenista, gracias al arquitecto Carlos Obregón Santacilia, en el monumento que ahora es. Sin embargo el abandono del inmueble concluyó y se rescató, en algunos casos se abusó, como el elevador de cristales en medio de la estructura, pero el resultado final debió ir más allá. Al igual que nuestra celebración bicentenaria de nuestra Independencia, no usamos la efemérides revolucionaria para analizar y reescribir nuestra historia de manera imparcial y objetiva. Seguimos anclados a un pasado anquilosado y ultramontano, sin darnos cuenta que el mundo es otro. Los valores y principios por los que se lucho durante la revolución, salvo contados casos, siguen sin ser satisfechos y, en muchos casos, retrocedimos. En un mundo globalizado las reglas del juego son otras y México, como país, sigue jugando a la antigüita. Rompamos paradigmas y convirtámonos en verdaderos líderes mundiales, tal y como lo hacen los miembros del BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

El otro emblemático edificio porfiriano reabierto al público fue el Palacio de Bellas Artes, cuya apertura ocurrió en 1934, con el “Concierto Mexicano” bajo la dirección de Enrique Patrón de Rueda y las voces de Olivia Gorra y María Alejandres, sopranos; María Luisa Tamez y Encarnación Vázquez, mezzosopranos; José Luis Duval y Alan Pingarrón, tenores; Jorge Lagunes, barítono; Rosendo Flores, bajo; con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes; el Coro de Madrigalistas y Solistas Ensamble. La velada, más que de música clásica mexicana, privilegió el bolero y la música ranchera. Qué lejos quedo aquél 29 de septiembre de 1934 cuando Abelardo L. Rodríguez inauguró el inmueble y se presentó la obra de teatro La verdad sospechosa de Juan Ruiz de Alarcón.

Interior de El Palacio de Bellas Artes

Al paso que vamos, dudo que la primera gran revolución social del siglo XX tenga vigencia en pocos lustros. Hasta los bisnietos y choznos de Calles y Obregón se han distanciado de la ideología original, el nacionalismo revolucionario. Hoy en día ni ellos saben lo que son; hay de chile, dulce y mantequilla. Sólo hay que ver la bronca que se avenaron Cruz López, líder de la CNC y Francisco Rojas, líder de la pandilla priísta en la Cámara de Diputados.

De los panistas no podemos esperar nada en relación con la Revolución Mexicana, sus mismos orígenes y génesis son contrarios a los postulados revolucionarios. Por primera vez la imagen de Francisco I. Madero opacó las de Villa, Zapata, Obregón, Carranza y Calles. Estos últimos fueron enviados a la segunda fila de la historia y Madero se erigió como adalid mayor según el discurso presidencial calderonista. Nadie minimiza sus aportes, pero al igual que el PRI, ahora el PAN  quiere endilgarnos otra historia oficial, otra historia de bronce, pero con tintes azulados. Basta de historias oficiales y dejemos que los investigadores serios y las instituciones de prestigio académico tengan la oportunidad de divulgar sus trabajos e investigaciones y no los “maistros” del SNTE o la CNTE en contubernio con los burócratas de la Secretaría de Educación Pública. Continuemos con nuestros inefables libros de texto que deforman y descaradamente pintan un México irreal. En lugar de buscar las coincidencias históricas buscamos las discordias. Los hechos de sangre se magnifican y los de paz se minimizan y en algunos casos hasta se olvidan.

Varios estudiosos, entre ellos Macario Schettinno, consideran a la revolución como un retroceso y no hay justificación alguna que abogue por su importancia pues, para el académico, México hubiera llegado al mismo grado de desarrollo sin la revolución. Ello lo sustenta en el hecho que varios países sin revoluciones llegaron a grados de desarrollo social superiores al mexicano sin derramamientos de sangre.

 Todos los líderes priístas entrevistados sobre los festejos revolucionarios externaron su rechazo a lo trivial que fueron a nivel federal la celebración, sin embargo, en los estados donde gobiernan tampoco echaron la casa por la ventana. Aquí en Toluca lo más importante fue la apertura del Museo Torres Bicentenario. También aplaudo que el Archivo Histórico de Metepec ya tenga casa.

¡Extra! ¡Extra! Lo que siempre argumento al criticar el fútbol mexicano: el primer lugar, Cruz Azul, que jugó de maravilla durante 17 semanas, tuvo una mala tarde y el octavo lugar, los Pumas, lo echaron de la liguilla. Insisto, es un sistema que privelegia la mediocridad ante todo.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2010

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: