La Revolución Mexicana y el PAN. Punto # 149 de noviembre 4, 2010

Al triunfo de la revolución los vencedores de ella, Obregón y Calles a la cabeza, decidieron instaurar una ideología, el nacionalismo revolucionario, mediante un partido casi único: el P.N.R. (Partido Nacional Revolucionario) para aplicar los principios revolucionarios. Estos principios se plasmas en su mayoría en la Constitución de 1917.

Para aplacar la marabunta revolucionaria – al final de la gesta bélica están dados de alta la friolera de casi medio millar de generales – que quiere el pago por apoyar la revolución, Plutarco Elías Calles, colmilludo jerarca o jefe máximo, como se le conoció, logró unificarla bajo el cobijo del partido único. Más bien ha sido una agencia de empleos donde, anteriormente, tras guardar las composturas y disciplinarse a la voluntad del presidente y hoy a la de los gobernadores  tarde o temprano le llegaba su turno y alguna gubernatura, diputación, senaduría, secretaría, subsecretaría, presidencia municipal o la simple dirección de alguna dependencia.

Manuel Gómez Morín

El Partido Nacional Revolucionario, abuelo del PRI, logró su primer fraude durante las elecciones de 1929, las primeras en que compitió. A la postre, José Vasconcelos, candidato opositor al oficialista Pascual Ortiz Rubio, se exilió. Por cierto, cuando Cárdenas expulsa del país a Calles y éste arriba a Estados Unidos, por circunstancias del destino, Vasconcelos se encuentra también exiliado en ese país y una franca amistad se desarrolla entre ellos.

Pues bien, diez años después de la fundación del abuelo priista, y en pleno auge del cardenismo, Manuel Gómez Morín funda el Partido Acción Nacional en 1939 en respuesta a la política cardenista de masas y en contra del corporativismo. Como acertadamente evoca Jorge Alonso del CIESAS Occidente:

“El PAN se propuso buscar una tercera vía entre el capitalismo individualista y el colectivismo. Surgió para defender el derecho a la participación de elites que no encontraban cabida en el proyecto cardenista. Fue una de las corrientes políticas nacionales nacidas de la Revolución mexicana, que participaba del espíritu general de renovación y de reconstrucción nacionales, aunque sus programas y objetivos sociales fueran distintos de los del grupo en el poder.”

No podemos dejar de lado el hecho que Gómez Morín fuera rector de la Universidad Autónoma Nacional de México entre 1933 y 1934 y se pronunciara claramente por la libertad de cátedra y fuera un creador de instituciones revolucionarias. Para ahondar en el tema del catolicismo de Gómez Morín les recomiendo un ensayo de Alonso Lujambio, Goméz Morín, El Pan y la religión en nexos 381, agosto 2009 y el subsecuente debate con Soledad Loaeza, autora de El Partido Acción Nacional: La larga marcha, 1939-1994 (FCE, 1999), también en las páginas de la misma revista. http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=789

Tampoco es un secreto que los principios panistas se inspiran en la doctrina católica y en sus inicios la participación activa de católicos en las filas panistas era notorio y hasta se ufanaban de ello. Con el paso del tiempo el panismo devino en una especie de cámara empresarial de corte electoral donde los líderes de varias confederaciones patronales o eminentes hombres y mujeres de negocios se afiliaron al PAN y desde mediados de los ochenta con Ernesto Ruffo en Baja California, la esencia primigenia del panismo se ha diluido. Desde la desaparición de Carlos Castillo Peraza no hay miembro actual del partido azul que llene los zapatos del último “intelectual” que tuvo el PAN.

De ver lo que es el PAN actualmente, su fundador volvería a la tumba a revolcarse. Desde la llegada de los bárbaros del norte, mote con el que se conoce a los empresarios norteños que se apoderaron del partido, los principios originales que cimentaron el panismo, las columnas ideológicas que sus fundadores (Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna, Miguel Estrada Iturbide, Luis Calderón Vega, Rafael Preciado Hernández y Aquiles Elorduy entre otros) dotaron al naciente partido, han sido materialmente disueltas y en muchos casos olvidadas.

Este mes centenario de la Revolución Mexicana, ¿cómo celebrará el ejecutivo federal la gesta? Calderón no puede negar la cruz de su parroquia, tiene tatuado el PAN en la piel, lo heredó de don Luis Calderón Vega su padre y desde su más tierna infancia abrevo de unos principios que de forma crítica cuestionan el devenir de la Revolución. Ideas contrarias a las del partido único y que dan una lectura divergente del evento revolucionario. Va en contra de la homogeneización del mexicano y apuesta por una interpretación, si bien dentro de ciertos parámetros aceptables para el régimen revolucionario, su columna vertebral difiere radicalmente del nacionalismo revolucionario. Así pues, replanteo la pregunta: ¿La celebración de la efemérides será manejada a nivel de Estado Mexicano o, por el contrario, será un vodevil similar al de las celebraciones bicentenarias de la Independencia? ¿Tendrán las celebraciones el tufo oficialista sin pimienta alguna? ¿Se verá el poco respeto que tiene el panismo por la gesta revolucionaria?

¡Extra! ¡Extra! Alonso Lujambio y Enrique Peña Nieto se enfrascan en discusiones de corte geopolítico, qué si está bien discutir problemas nacional allende la frontera o no. Lujambio nos salió cosmopolita y Peña Nieto pueblerino. El problema no es dónde se discuta la problemática nacional sino que existan resultados palpables para la ciudadanía.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2010

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: