La patria no la representan once futbolistas Punto # 129 de junio 17, 2010

Resulta ahora que todos los analistas, editorialistas y plumas invitadas de los diversos medios impresos se han subido al tren del fútbol. Que los medios electrónicos nos quieran vender la ilusión de que somos el equipo histórico que ganará, ahora sí, el mundial me resulta de una supina ignorancia deportiva. Escribir sobre algo que no tenga al balompié como soporte temático parece herejía hoy en día. La debacle ecológica por la que atraviesa el sur de Estados Unidos y que casi seguro tocará costas mexicanas en un par de meses parece ser información para ser refundida en la página cuatro de los periódicos; no se diga en los noticieros de los consorcios televisivos mexicanos, Televisa y TV Azteca.

Entendible es que los aficionados a este deporte apoyen y vitoreen a sus respectivos equipos nacionales, pero considerar que once jugadores tengan a la patria sobre sus hombros demuestra nuestro ramplón nacionalismo. Ser buen mexicano actualmente significa “ponerse la verde”. En otras palabras sólo puedo mostrar mi amor a la patria mediante una acrítica sumisión a la ola futbolera que aqueja al mundo entero y en especial a México.

Me avergüenza vivir en un país donde once jóvenes son considerados los representantes de la patria. Ignorantes y analfabetos funcionales tipo Cuauhtémoc Blanco o el Bofo Bautista son considerados los arquetipos de nuestra nación, sin reparar en que son representantes de lo más zafio e irreverente que nos caracteriza: el chovinismo. Representan lo que realmente somos: patrioteros de quinta sin pizca de cultura y nula capacidad para distinguir entre un genuino equipo de fútbol, con posibilidades de ofrecer un digno espectáculo y dar satisfacciones a la afición y, un equipo de segunda, cuya gran virtud es exaltar lo mexicano en todos aquellos oriundos del sur del Río Bravo, pero obligados a emigrar al norte de éste, pero con gran poder adquisitivo para esquilmarlos de algunos dólares.

Desgraciadamente nuestro pueblo, que no ciudadanía, se deja llevar cada cuatro años por los sueños de grandeza deportiva que paulatinamente son incrustadas en el inconsciente colectivo con agresivas campañas publicitarias.

 Claro, también habitan en México unos cinco o seis millones de compatriotas que sí saben quién fue Octavio Paz y tal vez hasta lo hayan leído, pero la inmensa mayoría de mis compatriotas son individuos sin un ápice de interés por la lectura y son fácilmente domesticados y manipulados para engordar las cuentas bancarias de los patrocinadores. ¡México, México, México! es la cantaleta que todo producto, desde una cuenta bancaria hasta un pan de caja, cincelan los publicistas en los posibles y futuros compradores. Éstos carecen de defensas intelectuales y son fácilmente engatusados por las cadenas televisivas y los medios de comunicación escrito.

La inmensa mayoría de los mexicanos se “pone la verde” y cree que si no apoyas al equipo representativo nacional eres traidor a la patria. Pues para su información mis equipos favoritos son España, Holanda y Alemania, pues basado en los resultados obtenidos a últimas fechas y su forma de jugar, estoy seguro que uno de ellos será el campeón. Me puedo equivocar en mi vaticinio para campeón, pero de lo que sí estoy más que seguro es que el equipo mexicano no pasará de la fase de grupos y, de lograr calificar a octavos de final, perderá su partido.

Todos estamos conscientes de las graves carencias que aquejan al país: un deplorable sistema de justicia, una ausencia total de seguridad para los ciudadanos, unos ínfimos niveles en educación, unos cuestionables servicios de salud,  una paupérrima economía, una miope y convenenciera clase empresarial o ser gobernados por una miserable y cínica clase política. ¿Acaso el fútbol debería ser excepción? Los resultados deportivos siempre van a la par de lo pequeñez o grandeza del país. Además no podemos dejar de lado la filosofía pecuniaria que caracteriza a los dueños del balón, o sea a los que se llenan los bolsillos de millonarias cantidades a cambio de espectáculos dignos de carpas pueblerinas. Nos venden espejitos y nosotros, cual mansos entes les seguimos el juego. No es culpa de ellos, sino nuestra, por no exigir un mínimo de calidad. Y después nos quejamos que la selección nacional no haga papeles dignos en competencias internacionales. ¡Vaya desfachatez!

La competencia no es más que un evento deportivo y no ser rehén de la estulticia mediática no me hace menos mexicano, o todavía peor, traidor a la patria. Carajo, si de ser buen mexicano se trata, entonces existen varias otras formas de demostrarlo: pagar mis impuestos, no tirar basura en la calle, no corromper a las autoridades, respetar las señales de tránsito, no dedicarme a linchar individuos como sucede cotidianamente en cualquier barrio o pueblo del país, erradicar de mi vida la frase “el que no transa no avanza”, leer al menos un libro al mes, hacer bien mi trabajo, dejar de ser prisionero de la vacuidad televisiva, etc.

¡Extra! ¡Extra! Como de costumbre, ya sacamos el cobre. Un mexicano fue arrestado en Sudáfrica por ponerle un sombrero de charro a la estatua de Nelson Mandela, acto considerado allá una ofensa. Seguimos siendo un conglomerado de nacos que no sabemos comportarnos cuando viajamos a otro país. Recordemos a otro connacional que orinó sobre la llama perpetua que brilla bajo el Arco del Triunfo durante el mundial de Francia en 1998. ¡Damos pena ajena!

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2010

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “La patria no la representan once futbolistas Punto # 129 de junio 17, 2010”


  1. Más entrenamiento y menos publicidad; es lo que le hace falta al equipo mexicano.

    Estoy ansioso por escuchar: “Jugamos como nunca… perdimos como siempre”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: