Por qué vamos a fracasar en Sudáfrica ágora mexiquense segunda quincena de mayo 2010

El deplorable papel que hará el conjunto mexicano en el inminente mundial de fútbol a jugarse en Sudáfrica en junio tiene sus orígenes en la forma que se maneja ese deporte en México.

¿Cómo queremos ser competitivos si nuestra liga profesional privilegia el aspecto económico sobre el deportivo? Somos el único país afiliado a la FIFA que aplaude la mediocridad dándole oportunidad a equipos de media tabla para, si ligan un par de partidos aceptables, puedan coronarse campeones. A diferencia de ligas que sí se respetan, Justino Compeán y Decio de María, realmente empleados de Televisa, más que presidente y secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol, buscan llenar las arcas con harto billete verde sin importarles un comino el aspecto futbolístico.

El problema es que la afición mexicana se traga la basura que nos ofrecen estos mercanchifles del deporte, sin ápice de crítica y sigue llenando los estadios. Qué diferencia con las ligas serias (España, Inglaterra o Italia) donde el equipo que más puntos hace es el que se erige como campeón.

También somos el único país donde cinco equipos pertenecen a las empresas televisoras: América, Necaxa y San Luis a Televisa; Monarcas y Jaguares a TV Azteca. ¿Por qué lo permite la FIFA? Según Joseph Blatter, mandamás del organismo supranacional, no hay problema mientras no existan quejas de los demás equipos. Bien sabemos que los ingresos por transmisiones por televisión de los juegos representan pingües ganancias para los clubes. Así que nadie va a patear al cochinito.

Tampoco tenemos un verdadero proyecto con fuerzas básicas, ya sean éstas infantiles o juveniles. Lo hecho por la selección sub 17 en Perú hace cinco años fue, aunque nos duela, “un churro”, tal y como fue el campeonato europeo que gano Grecia. Siempre habrá una excepción a la regla. Para competir con equipos de primer nivel, se requiere crear una liga similar a la de esos países. Que alguien me explique cómo Holanda, con una población de 16 millones y medio de habitantes, ha logrado conjuntar equipos ganadores desde hace más de treinta años. Recordemos la famosa naranja mecánica de Johan Cruyff o la actual oncena del tulipán que en el juego de hace unos días nos dio un “baile” y ni siquiera alineó a todos sus titulares. México con 110 millones de habitantes no encuentra once matalotes que puedan jugar fútbol al menos con la mitad de calidad que lo hacen los holandeses. Con España, donde su población ronda los 46 millones, sucede igual. Ya no mencionemos Italia, Alemania o Inglaterra.

El famoso draft, donde los futbolistas son tratados como mera mercancía, que año tras año se efectúa para beneplácito de los carroñeros, tampoco abona para elevar nuestro nivel competitivo. Junto con lo anterior tenemos un “pacto de caballeros” entre los presidentes de clubes para cerrar las puertas a cualquier futbolista que no se doblegue a las arbitrariedades de los “dueños del balón”.

La de México, fue la única selección que competirá en Sudáfrica, que se concentró con tanta antelación a la justa, ¿y para qué? Pues para jugar partidos de medio pelo en Estados Unidos y llenar las arcas de millones de dólares; obvio que no fue para prepararnos para el mundial. Pues a pocos días de que inicie el “circo” nadie sabe a ciencia cierta cuál es el equipo titular mexicano. Yo creo que ni Javier Aguirre, técnico nacional, lo sabe.

Claro, el duopolio televisivo, sigue vendiendo al equipo nacional entre los pamboleros, cual si fuera a hacer historia. Sí, la misma historia de siempre: Perdimos, pero con la frente en alto. Y nosotros, aficionados a ese deporte, no exigimos los mínimos estándares de calidad a todos los involucrados: futbolistas, directivos, patrocinadores y dueños.

Al igual que casi todas nuestras instituciones nacionales, tales como las que imparten justicia, las responsables de los ínfimos niveles en educación o las que velan por nuestra salud, ¿por qué el fútbol mexicano debería ser diferente? Éste está a la par en deficiencias y nulo futuro. Claro soñar se vale, pero también existen las pesadillas.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ágora mexiquense

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: