Marcelo Ebrard en EL PAÍS Punto # 116 de marzo 4, 2010

El pasado domingo 28 de febrero se publicó una interesante entrevista al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard. En páginas centrales, lo que muestra la importancia que se le da a la nota, del suplemento Domingo del diario español EL PAÍS, en entrevista con el corresponsal Pablo Ordaz expone su visión sobre la realidad que vive México en este momento. La importancia de la entrevista radica en el reportero que la hizo. El sevillano Pablo Ordaz tiene más de quince años de trabajar para EL PAÍS, amen de ser autor de Voto de Castigo: el despertar de la conciencia ciudadana y la derrota del PP, crónica de la historia resiente de España donde relata el cómo ganó las elecciones Rodríguez Zapatero.

Desde el título de la entrevista, La violencia en México no se resuelve con la policía, expresión vertida por el político perredista durante la conversación, varias ideas que exterioriza Ebrard muestran su inteligencia y tolerancia, pero también su preocupación y desconfianza. El repertorio de preguntas va desde la violencia que aqueja al país y a la capital, hasta sus aspiraciones políticas, pasando por no desligarse de López Obrador y poner en la balanza la crisis del PRD y asumir la pérdida del liderazgo de México en Latinoamérica ante Brasil, así como una crítica a la guerra contra el narcotráfico de Calderón y su falta de liderazgo. Termina por aceptar que existe un enfrentamiento con la Iglesia Católica por los cambios últimos en materia de matrimonio y adopción en el D.F. En fin, no tiene desperdicio, y no dudo, que causará revuelo entre nuestros políticos, en especial los perredistas.

Marcelo Ebrard, de frente con corbata roja, esperando al pasado domingo la llegada a México, D.F. del mandatario boliviano Evo Morales. Foto: Alexandre Meneghini. (Foto y pie de foto de EL PAÍS)

Para Ebrard el problema de la violencia tiene un componente social y económico:

Somos un país donde el 39% de la riqueza nacional la tiene el 10%. Eso es escandaloso. Pero lo es todavía más que la contribución de ese 39% al erario público no rebase el 6% del producto. Hay una gran concentración de la renta y una gran debilidad del Estado para corregirlo. No hay más que recorrer México y visitar las escuelas o los hospitales: la infraestructura es muy antigua. A esto hay que agregar que más o menos el 50% de los jóvenes no está en la escuela.

Como respuesta a la pregunta sobre si la inclusión social era parte de la estrategia de combate al narcotráfico, ésta fue contundente:

Mire, el problema de la violencia en México no lo vamos a resolver con la policía. Es un error pensar eso. Estamos gastando 16.000 millones de pesos (923 millones de euros) en armas, en esta cosa de la guerra, que a mí ya el término guerra me estorba mucho, porque la guerra es la excepción del Estado de derecho… ¿Por qué no invertimos en apoyar, respaldar, entender a toda una generación? Fíjese en este dato: la mitad de los jóvenes mexicanos no está yendo a la escuela. ¡La mitad…!

Sobre la pérdida de liderazgo mexicano a nivel mundial, como buen egresado del Colegio de México, disertó cual analista académico:

Estamos perdiendo terreno en América Latina, pero también frente a Europa e incluso frente a Estados Unidos. Pero es un fenómeno que tiene que ver, además de con la política exterior, con las propias expectativas internas. No veo que tengamos una serie de causas a nivel nacional que nos hagan estar especialmente orgullosos del país. De hecho, ¿cuáles serían hoy las causas nacionales? Tienes una guerra declarada con el narco -una guerra defensiva según dice el propio Gobierno-, y eso es algo que no creo que entusiasme a nadie.

No tiene el valor de desligarse de López Obrador, además de que su lectura de sobre la canibalización de la izquierda mexicana es harto expone:

Yo creo que en 2006 ganó Andrés Manuel -López Obrador, el candidato del PRD que denunció un fraude electoral a favor de Felipe Calderón-, lo cual demuestra que sí se puede llegar al poder desde una posición de izquierda. Pero sí es verdad que tenemos que hacer una autocrítica: demasiadas divisiones, demasiado personalismo, prácticas antiguas… Ante las elecciones de 2012 sólo nos quedan dos caminos. O nos unimos todas las fuerzas de la izquierda alrededor de un solo candidato o candidata, con unas reglas del juego muy claras, sin elecciones internas a lo Dante Alighieri, o nos quedamos en nada: un partido testimonial, con el 12% de los votos.

Sobre Calderón y su liderazgo es demoledor:

Yo creo que es un hombre, por su propio perfil, su forma de ser, bastante encerrado. Prefiere siempre al incondicional, al más cercano, no necesariamente al más talentoso. Hoy su gabinete es menos representativo de lo que era o lo que pensábamos que podría llegar a ser. Fíjese en el último suceso: el secretario de Gobernación renuncia al partido que sustenta al Gobierno (el PAN) porque se descubrió que estaba llegando a un acuerdo con otros partidos a espaldas del propio presidente…

Y a la pregunta, ¿usted cree que ya se agotó su mandato? – se  refiere a Felipe Calderón –, Ebrard  responde con firmeza:

Yo diría que sí, porque está atorado con su tema de la guerra. Esto es como la guerra de Vietnam, valga la comparación a título ilustrativo. Se ha metido en una guerra donde nunca va a tener una victoria suficiente, y en el camino su desgaste es cada vez mayor. Yo creo que entre los que le rodean habrá gente inteligente que estará preguntándose: “Y ahora, ¿cómo salimos de esto?”.

Y sobre la relación con la iglesia:

La Iglesia católica ha tomado una posición muy radical. Dice que los de izquierdas somos los enemigos de Dios. Están moviendo al Gobierno federal y a los demás Estados de la República en nuestra contra. Ya lo hicieron con la interrupción del embarazo. Me parece un gran desatino. Pero si hay un problema con la Iglesia, enfrentémoslo. Lo que no tendría sentido es que renunciásemos a nuestros principios o a las banderas que enarbolamos en la campaña electoral porque tengamos temor a la reacción de la Iglesia. Si sucumbimos a ese miedo, ¿adónde vamos? Tendríamos que mandar nuestro programa para que lo aprobara la Iglesia…

Parece ser que nuestros políticos, empresarios, artistas, deportistas y gente pública consideran las declaraciones a medios extranjeros la mejor manera de hacer llegar sus ideas a los mexicanos. Si no, ahí están las declaraciones del Vasco Aguirre a la cadena SER que causaron furor y levantar ámpulas patrioteras entre el respetable y toda la clase gobernante. Ebrard, al igual que nuestro entrenador nacional, se sincera con un medio español. El medio no es cualquier periódico, sino EL PAÍS.

Para mis contados lectores que quieran leer la entrevista completa, la encuentran en la dirección siguiente: http://www.elpais.com/articulo/reportajes/violencia/Mexico/resuelve/policia/elpepusocdmg/20100228elpdmgrep_3/Tes

¡Extra! ¡Extra! Parece ser que cualquier vecino que organice a la sociedad es considerado delincuente por parte del gobernador, pues para él, los hechos fueron provocados por “agitadores sociales” que buscan sacar ventaja política de la desgracia. Afortunadamente una docena de ganadores del premio Nobel no piensan así y pugnan por la liberación de los encarcelados de San Salvador Atenco.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2010

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: