Inundaciones y negligencia ágora mexiquense primera quincena de febrero 2010

Inundaciones, temblores, maremotos, erupciones y demás catástrofes consideradas naturales, tienen una arista humana. No podemos negar que la previsión que los humanos hacemos para evitar que la naturaleza nos hiera distan mucho de ser cien por ciento efectivas.

Lo que los habitantes de Chalco, Valle de Chalco e Ixtapaluca han padecido en los últimos días tiene mucho que ver con la negligencia gubernamental. Desde hace mucho tiempo, los rezagos en las obras de infraestructura son palpables. Las promesas emitidas por autoridades estatales y federales son letra muerta. Recuerdo que hace dos o tres años la promesa de construir el famoso “Túnel del río de la Compañía”; hasta la fecha con un avance mínimo, para paliar la dura situación aqueja a aquella región del valle de México. Y si nos vamos más atrás, durante el sexenio de Montiel, recuerdo su visita al mismo lugar y la reiterada promesa para construir obras por parte de las autoridades para “evitar que esta situación se vuelva a repetir…y para que la gente de esa zona viva tranquila.”

Una década después la situación no ha cambiado en lo absoluto. Las inundaciones siguen siendo parte del panorama que cada año acompaña a los mexiquenses y capitalinos que habitan esas regiones.

Resulta ahora que somos testigos de las recriminaciones y reclamos entre funcionarios federales y estatales contra el legislativo local por no tener a mano la regulación para atender a las víctimas de desastres naturales. Las descalificaciones entre José Luis Luege Tamargo y Ramón Aguirre, titulares de la Comisión Nacional del Agua y de la Dirección del Sistema de Aguas de la Ciudad de México acusándose mutuamente de que no se informó a tiempo del fenómeno y la magnitud de las secuelas. Del que no hemos tenido mucha información pues no se le ha vista en las zonas anegadas es a nuestro responsable estatal, el Secretario del agua y Obra Pública, David Korenfeld Federman.

Parece ser que la irresponsabilidad se ha enquistado entre los responsables de propiciar condiciones mínimas para un desarrollo y crecimiento humanos adecuados. La nula planeación urbana, aunada a la corrupción imperante en todos los ámbitos de gobierno son caldo de cultivo para que sucedan desgracias que pueden, muy bien, ser evitadas. Los gobiernos evitan invertir en obras hidráulicas porque no son vistosas – nadie las ve y no embellecen el entorno – y por ello no pueden ser vehículo de venta política. Ya es hora para que las autoridades se pongan las pilas y retomen con seriedad la planeación urbana bajo parámetros que incluyan la hidrología y orografía como parte del monitoreo que se supone deben constantemente hacer. Y en base a los estudios, que ya deberían tener a mano, poner a trabajar los respectivos organismos responsables y ahora sí, por fin, terminar con el “viacrucis” que viven los pobladores de esas demarcaciones.

Es inaceptable que cada año suceda lo mismo. Los habitantes de los municipios y colonias que padecen de inundaciones con recurrente frecuencia deben considerar de manera perentoria suspender el pago de impuestos municipales, estatales y federales hasta que reciban los servicios por los que se supone pagan. La mejor manera de obligar a los responsables a cumplir con sus obligaciones es dejando de pagarles.

Todavía se estudia, a varios meses de la inundación en Valle Verde, condonar los impuestos a los afectados y Marcelo Ebrard regalará mil quinientos pesos a cada familia que vio afectado su patrimonio. Como si esa cantidad permitiera suplir todo lo perdido: muebles, enseres domésticos, automóviles y los desperfectos a la vivienda, por mencionar algunas pérdidas que estas familias padecen.

Las inundaciones que sufren los habitantes de varios municipios en el estado de México pudieron haber sido menores de existir una conciencia social y de verdadero servicio público en nuestras autoridades, pero eso es una quimera. No importa quien gobierne, PRI, PAN o PRD, todos tienen en la mira la siguiente elección y no el bienestar de la población. ¿Hasta cuándo seguiremos aguantando a esta pléyade de ineptos y corruptos que nos gobierna?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ágora mexiquense

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: