Las declaraciones de Peña Nieto manifiesto # 463 de noviembre 11, 2009

A consecuencia del bodrio que fue el paquete fiscal aprobado por el Congreso, nuestro apolíneo gobernador emitió una serie de declaraciones que lo pintan como un mentiroso. Las declaraciones fueron emitidas durante el informe de gobierno del gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, donde la presidenta del PRI se aventó la puntada de emitir un verdadera sandez: “El PRI salvó a México del 2%”. 

En el mismo evento fue donde el gobernador Peña Nieto comunicó lo siguiente: “El partido en esto tiene que asumir gran responsabilidad, y en la posición que guarda con 237 diputados, pues obviamente el sentido del voto que obtengan habrá de generar, sin embargo, costos que tendrá que asumir, estando a favor o estando en contra donde esté”. Si bien en el fondo es cierto lo expresado, lo matiza de forma muy política, porque las bancadas de cada estado le deben pleitesía al gobernador, pues es él quien palomea sus nombres para acceder a las candidaturas. Si bien la responsabilidad recae sobre el poder legislativo, no seamos ingenuos al pensar que los diputados y senadores se van por la libre y votan de acuerdo a su consciencia; cada gobernador es el “director de orquesta” que marca la melodía que tienen que tocar. Si bien los 237 diputados federales del PRI deben asumir el costo político, si es que lo hay, son los 32 directores de orquesta que rigen tras bambalinas los verdaderos responsables del bodrio que se creó.

Respecto a la versión que le atribuye ser la mano detrás del incremento del IVA en uno por ciento refirió: “No caeremos en estas distracciones; la verdad es que fue un tema asumido por los diputados. Mostramos nuestra total y absoluto respeto”. Aquí en donde patina el enunciado. Para nadie fue un secreto la encerrona que tuvo con la bancada del Estado de México para dictarles línea respecto al voto que debían emitir durante la aprobación del paquete de ingresos – lo lógico sería analizar primero las necesidades y en qué se debe gastar el dinero y después ubicar las formas de cómo conseguirlo. Vuelve al insulto intelectual al tildarnos de ignorantes e ingenuos. Nuestro gobernador continúa engañando al respetable al proferir que existe independencia legislativa en lo referente a las decisiones asumidas, siendo que es él, junto con los otros 31 jefes del ejecutivo en el ámbito estatal, quien, obligado a obtener la mayor tajada posible del presupuesto, dictó línea a la casi media centena de diputados mexiquenses priístas.

No es un secreto el despilfarro económico que en aras de promover obra se ha escenificado en el Estado de México. La necesidad de contar con recursos para infraestructura rimbombante y lograr cumplir con sus compromisos asumidos ante notario, pero sobre todo exhibirse y placearse por todos los medios de comunicación masivos de la geografía nacional, redundan en lograr a la larga la candidatura de su partido para la sucesión presidencial del 2012. La carrera para el 2012 arrancó al iniciar las actuales legislaturas – federal y mexiquense – y no de ser un evento deportivo sería sensacional y excitante, sin embargo al ser un evento político que afecta a millones de mexicanos deja de ser un acto masivo de entretenimiento para convertirse en una pesadilla para los que vivimos en este estado. De vivir en cualquier otra entidad del país, no tendríamos que soportar la constante imagen del apolíneo Peña Nieto; no seríamos rehenes de políticas públicas orientadas a la compra solapada del voto en estos momentos, situación que conforme se acerque la hora crucial para decidir la candidatura priísta, se convertirá en descarada compra del mismo.

Es más que obvio que a nuestra clase política le interesa un bledo la cultura, y el fenomenal recorte de más de tres mil trescientos millones de pesos a la cultura – más de 25 por ciento de sus recursos – manda un mensaje claro y contundente a la ciudadanía. A nuestros políticos la educación y la cultura les importan un comino, o sea nada. Y como lo dijo el gobernador mexiquense, de asumir el costo político de sus decisiones, entonces sean responsables con sus electores y con la ciudadanía y reconozcan que no tienen los tamaños para recortarse el gasto partidista o sus sueldazos de magnate petrolero, y prefieren reducir lo presupuestado para la cultura porque les sale más barato políticamente hablando. En un país donde la cultura es beneficio de minorías, la compra de tiempos en la televisión es mucho más redituable para su imagen y proyecto personales que invertir en festivales y actividades culturales – cine, teatro, literatura, obras infantiles, libros, ópera, escultura, multimedia, etc.

320670427_9297fd1426

Y sí, se debe responsabilizar a nuestro gobernador y a su partido por la poca seriedad con la que ven la cultura en este país, no por nada les encanta salir en telenovelas y capítulos finales de ellas. Mientras que aquí tenemos a Lucero para promover los logros mexiquenses, en Coahuila es Ernesto Laguardia la cara que promociona los logros del norteño estado. Nos siguen endilgando caras televisivas de telenovela – Televisa y TV Azteca al frente – mostrando que la ciudadanía en este país no existe, somos pueblo y como tal nos tratan. Mientras Daniel Giménez Cacho es una de las caras de la UNAM en sus anuncios, los políticos mexicanos utilizan a lo más ramplón del escenario telenovelero nacional. Por ello es que la cultura es un bien más bien escaso en este país, y lo es porque nuestros políticos son individuos bastante ignorantes e incultos. Sus actos hablan por sí solos.

En su visita al recinto legislativo para pedir mayores ingresos, aparte de lucir cual estrella de cine para el sector femenino y algunos del masculino, pidió que la asignación de recursos fuera hecha de manera justa; ni menos de lo necesario ni más de lo que corresponde. Muy ufano se paseó por el Palacio Legislativo posando para las fotos con cuanta fan se lo pidiera, cual estrella de televisión; dejándose querer y admirar por las multitudes que celebran lo apuesto que es, en lugar de analizar y exigir trabajo serio y encaminado al bienestar de la población. Y después nos quejamos de nuestra lacerante realidad, si somos nosotros mismos como ciudadanos los últimos en buscar que nuestros líderes trabajen por nuestro bienestar. La pregunta que debe considerarse es, ¿y a los millones de pobres y miserables que habitan en el Estado de México cuánto de esos dineros – más de 23 mil millones – serán para crear empleos, construir escuelas dignas, verdaderos hospitales y no sólo clínicas familiares, apoyar la investigación del COMECYT o para promover la imagen del gobernador?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Manifiesto, el

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: