¿Y los otros sindicatos, cuándo? manifiesto # 461 de octubre 21, 2009

A raíz de la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro se han escrito infinidad de columnas, análisis y cronologías del hecho, sin embargo pocos han puesto en duda la autoritaria decisión de Felipe Calderón. De que fue autoritaria no hay duda, pues cuando fue Secretario de Energía durante el sexenio foxista, el ahora presidente ni se inmutó cuando le tocó renovar el contrato colectivo del sindicato de marras. Además para ser congruente con el discurso emitido a los cuatro vientos, ¿qué espera el gobierno federal para actuar de manera similar con los nefastos sindicatos petrolero de Romero Deschamps y magisterial de la “maistra” Gordillo? Porque es más que obvio que los argumentos esgrimidos por Calderón, se aplican sin distingo a esos dos reductos de corrupción e ineficiencia, pues el costo que ambos representan para las arcas de la nación y el futuro del país es muy superior al de los electricistas. 

El costo que representa para los contribuyentes de este país para mantener a un ejército de ignorantes “maistros”, cuya ineficiencia es medida a través de diversos instrumentos, como son los exámenes PISA y ENLACE, han arrojan resultados deprimentes y son concluyentes: en lugar de transmitir conocimientos a nuestros niños y jóvenes, se dedican a crear seres domesticados carentes de juicio crítico, a la par de ser carne de cañón para seguirle el juego a los partidos políticos y nunca cuestionar a nuestros egregios politicastros, caricaturas de políticos. De tener un sistema educativo efectivo, nuestra sociedad no permitiría ser gobernada por ineptos, corruptos, desvergonzados, rateros e imbéciles. ¿Acaso cree alguno de mis contados lectores que una ciudadanía educada e informada votaría por los “microencefálicos” que hoy guían los destinos de México? Sólo una sociedad iletrada puede ser convencida de votar por un político que basa el éxito en su perfil apolíneo más que en ser un estadista, como sucede actualmente en el Estado de México. 

logotipo-SME-270

Ya en otros artículos he manifestado mi inconformidad con dejar la formación educativa de este país en manos de las televisoras, Televisa y TV Azteca, que privilegian las ganancias económicas que deja el fútbol y no el deporte como tal, que idiotizan a la población con telenovelas insulsas donde siguen mostrando los valores más arcaicos e insultantes para los seres pensantes, que inculcan en nuestra sociedad los estereotipos femeninos que la iglesia católica y la extrema derecha apoyan, que mantienen en el inconsciente colectivo de los mexicanos la incapacidad para decidir por sí mismos, que programan emisiones donde el infantilismo intelectual es ley, que se han adjudicado de facto la educación de nuestros niños y jóvenes, que desinforman de manera descarada sobre los problemas a los que nos enfrentamos como sociedad, en fin, un tipo de televisión orientado a personas sin defensa intelectual alguna. El precio que pagamos por una educación tan deplorable tiene costos que no se cuentan en pesos y centavos, sino en la viabilidad como país, pues al no crear una sociedad que posea las herramientas educativas y tecnológicas mínimas para insertarse en el mundo globalizado, no seremos capaces de crear las bases para elevar el estándar de vida de los mexicanos. Y no sería descabellado concluir que esa carencia sea la génesis de revueltas sociales largamente pospuestas. De allí la importancia primordial que tiene la educación en el futuro de México.

Logo_SNTE_240pix

De tener un magisterio que promoviera incentivos cognitivos para moldear entes pensantes y diseminara valores democráticos en los futuros ciudadanos – algo que el SNTE no conoce – este país sería otro. Las cuentas pendientes con la sociedad que el sindicalismo magisterial tiene, no serán pagadas durante el sexenio calderonista, ya que la descarada alianza de Felipe Calderón con Elba Esther Gordillo nos muestra la doble moral e hipocresía del actual gobierno. Similar situación se vive en el Estado de México entre el gobierno de Peña Nieto y el sindicato magisterial local, SMSEM, donde la educación esta sustentada en construir escuelas de educación media superior y algunos tecnológicos que fueron firmados ante notario, dejando de lado cualquier aspecto relacionado con elevar los niveles académicos, tanto entre los “maistros”, y como consecuencia lógica de los educandos. Educar para crear una ciudadanía, en toda la extensión de la palabra, sería como cometer suicidio político, pues nadie votaría por individuos como los que hoy nos gobiernan. Para poder gobernar requieren de un conglomerado humano analfabeta, acrítico, domesticado y totalmente manipulable. En el fondo, ningún político le apuesta a la educación, pues al igual que la iglesia católica, entre más ignorante la persona, menos peligro existe de que se convierta en ciudadano y exija sus derechos y claro, asuma sus responsabilidades. 

¿Por qué Calderón no actúa de igual forma con la nefasta “maistra” Gordillo y su pandilla de energúmenos y castradores del conocimiento? La respuesta salta a la vista: la necesitó como palanca de apoyo para acceder al poder y ahora se lo está cobrando carísimo para que él pueda terminar su sexenio y continuar a dizque gobernar el país. Somos la única nación donde un sindicato magisterial es simultáneamente un partido político. ¿De cuándo acá los sindicatos magisteriales requieren convertirse en un partido político? Sólo en México y después nos quejamos de los resultados educativos que padecemos. Es obvio que a nuestros gobernantes les importa un bledo la educación, pues de ser sensibles a las necesidades educativas que van a sacar a México de su pasmo intelectual, tal y como lo hicieron Corea del Sur y España, serán contados los políticos actuales que tengan el apoyo de una ciudadanía educada y crítica. 

smsemelogo

 En ningún momento cuestiono la decisión, pues como cualquier usuario del servicio eléctrico en el centro del país he padecido infinidad de veces el deplorable servicio de esta empresa: apagones frecuentes, cambios súbitos de voltaje con la consiguiente quema de mis aparatos eléctricos, pésimo servicio de los empleados administrativos en sus oficinas, ausencia total de profesionalismo en su planta laboral, etc. Aplaudo que sea desmantelada; lo que critico acremente es la forma y la incongruencia manifestada para con los otros sindicatos, que en el fondo esconde una ideología derechista. ¿Por qué no acaba con los beneficios que tienen una infinidad de empresas privadas? ¿Cuándo, señor Calderón, pondrá en su lugar a los empresarios extinguiendo la evasión fiscal, los regímenes especiales y las licitaciones amañadas, entre otras lindezas? ¿Y para cuándo los privilegios de la alta burocracia? Todos los que aplaudimos lo sucedido con la compañía eléctrica, aunque insisto, las razones esgrimidas no se aplican a los otros sindicatos, esperamos las respuestas a estas interrogantes, porque de no actuar en consecuencia lógica, la extinción de LyF será una victoria pírrica. 

El Estado Mexicano – tanto cuando el PRI gobernó como ahora que lo hace el PAN – es corresponsable de la situación a la que llegó el problema, pues en aras de obtener apoyos políticos y evitar a toda costa insurrecciones sindicales o tensiones sociales, se sometía a las demandas del gremio sin importar lo desproporcionado de las mismas. La bestia creada por la negligencia y apocamiento de nuestros gobernantes va en proporción directa al uso electoral que hacen de los trabajadores electricistas, pues no es un secreto que para anular cualquier síntoma de descontento sindical, aquellos doblaban las manos y dejaban todo seguir. El statu quo a perpetuidad, tal y como sucede con los matrimonios que siguen viviendo juntos a expensas de evitar confrontaciones familiares es una característica similar que pinta de cuerpo entero a los sindicatos mexicanos de corte oficial. 

LOGO STPRM

La irresponsable posición del gobierno federal de achacar la totalidad del problema a los trabajadores y su sindicato es clásica de los gobiernos de extrema derecha como el que nos gobierna. Muy endebles han sido sus argumentos al no medir con el mismo rasero a los sindicatos más corruptos de nuestro sistema laboral: el STPRM y el SNTE. ¿Cuándo veremos la misma enjundia gubernamental mostrada contra el SME para acabar con estos dos engendros?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Manifiesto, el

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: