Agustín de Iturbide La calle de octubre 12, 2009

Agustín de Iturbide

iturbide

Desde que el 5 de octubre de 1921 en que se borró del muro del salón de sesiones de la Cámara de Diputados – más bien se desprendieron las letras de oro – el  nombre de Agustín de Iturbide y Aramburo por iniciativa aprobada por una mayoría de 77 diputados y cinco en contra, la figura del que fuera artífice de nuestra independencia continúa en el cadalso de la historia nacional. 

Sin dejar de lado los aspectos cuestionables de su quehacer histórico, que por cierto son muchos, la figura de este criollo michoacano es fundamental para entender la génesis de nuestra historia nacional. Las razones esgrimidas para llevar a cabo la unificación de las diversas fuerzas que en su momento conformaban los liderazgos de la Colonia, fueron fundamentales para obtener nuestra independencia. Tuvo la suficiente destreza política para generar las condiciones que llevaron a conseguir, tras diez años de lucha, la consumación de la Independencia de México

Los hechos que aún hoy siguen siendo poco divulgados y no totalmente analizados por los seguidores de Clío son los siguientes: Fernando VII se vio obligado a jurar la constitución de Cádiz el 7 de marzo de 1820, hecho que detona un absoluto rechazo por parte del alto clero de la iglesia católica, ya que dicha constitución era de corte liberal y constituía una fuerte limitante de los fueros eclesiásticos y militares de corte absolutista. Y al igual que la jerarquía católica actual, pánico le tenían a la libertad de conciencia, de prensa, pero sobre todo a la división de poderes y a la democracia. No en balde durante todo el siglo XIX el Vaticano fustigó con la excomunión a los seguidores y luchadores de esas ideas. 

Por ello es que el canónico Matías de Monteagudo, cerebro del grupúsculo, organizó lo que se conoce como la Conspiración de la Profesa, ya que se reunían en esa iglesia actualmente en la esquina de Madero e Isabel la Católica en la ciudad de México. Convenció al virrey Juan Ruiz de Apodaca que Iturbide era el único capaz de vencer a los insurgentes, que para entonces se concentraban en la sierra guerrerense bajo el mando del último líder del movimiento, Vicente Guerrero Saldaña. 

El ejército Trigarante entrando por la garita de Belen (Bastin)

El ejército Trigarante entrando por la Garita de Belén (Bastin)

Después de varios enfrentamientos donde las fuerzas realistas fueron superadas – por cierto uno de los vencedores de Iturbide fue Pedro Asencio, segundo en mando de Vicente Guerrero – el final bélico de la independencia se dio el 14 de marzo de 1821 en el pueblo de Teloloapan con el famoso abrazo de Acatempan entre Guerrero e Iturbide. Previo a ello, al no lograr su cometido de someterlo, opto por hacer un arreglo amistoso con él y orquestó el plan de Iguala firmado el 21 de Febrero de 1821 donde se declara la independencia con un régimen monárquico, así como la religión católica como oficial y única permitida, todo esto dando a su vez como resultado la firma de los tratados de Córdoba el 24 de agosto de 1821 entre Juan O’Donojú, último virrey de la Nueva España, e Iturbide sellando con esto la independencia de México. 

Así fue que el 27 de Septiembre de 1821 el ejército trigarante entro triunfal a la ciudad de México, firmándose al día siguiente el Acta de Independencia de México. Una anécdota acerca de la entrada triunfal del Ejército Trigarante es que para beneplácito de su amante, la famosísima Güera Rodríguez, Iturbide obligó a la columna a desviarse y pasar bajo su balcón.

 Otro detalle interesante sobre este personaje es que “Agustín de Iturbide convocó a la primera consulta popular que hubo en México. Ésta se realizó el 22 de marzo de 1822 y su finalidad principal fue saber si la gente quería vivir en una monarquía o en una república”, recuerda el historiador Rodrigo Borja, investigador del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Méxicana (INEHRM). Por cierto, de los dieciocho distritos en que se dividía el país entonces, quince votaron por la monarquía.

Iturbide hoy en pleno siglo XXI, es el padre de la patria para la extrema derecha nacional, pues no es gratuito que sus restos sigan en la catedral. La iglesia católica sigue siendo enemiga de cualquier forma de independencia intelectual de la población. Se consideran los únicos que conocen la verdad e Iturbide, cual títere de los clérigos, tuvo el gran tino de aglutinar a nuestros padres fundadores, pero los cimientos en que se sustenta la esencia de este país tiene fisuras muy peligrosas para el resto de la construcción.

No hace mucho, se tuvo un debate sobre las excomuniones de Hidalgo y Morelos. Si bien fueron fusilados sin haberlas llevado a cabo, lo trascendental no es si fueron o no excomulgados, sino radica en el rol que los altos jerarcas de la iglesia y la institución como tal sostuvieron durante la mayor parte de la conflagración.

Y al igual que hace dos cientos años, ahora los prelados aspiran a ser tomados en cuenta en la redacción de leyes, que según entiendo en un país laico no deberían de intervenir, porque si invitamos a los católicos, no debemos menospreciar la posición judía, musulmana, protestante o de cualquier otra religión. No debemos asombrarnos de ello, pues los curas le deben lealtad y obediencia a un país extranjero, el Estado Vaticano y a su jefe, el Papa en turno, y no a las leyes mexicanas.

img

En conclusión, Agustín de Iturbide fue el brazo armado de una conspiración orquestada desde lo más alto de la jerarquía católica, que si bien nos dio la independencia, lo hizo más por cuestiones innobles, que por crear un país de hombres libres. Nacimos como nación sustentado en valores de lo más retrógrado que existe. Similar episodio egoísta y sin altruismo alguno perpetraron los curas durante la invasión norteamericana en 1846-1848. Como cualquier rastrero, imploraron a los norteamericanos que los apoyarían a calmar los ánimos de la población mexicana a cambio de no imponer otra religión y respetar sus iglesias. Para tener una mínima idea de lo traidora a México que ha sido la iglesia católica y en especial su versión mexicana, invito a mis lectores a leer México ante dios de Francisco Martín Moreno.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Publicaciones varias

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Agustín de Iturbide La calle de octubre 12, 2009”

  1. filemona Says:

    hola que tal queridos amigos me da mucha lastima y verguenza que se cuerde al tal agustin de iturbide como un HEROE hazme el recochino favor como alguien que hizo hasta de lo que no va a ser heroe miren en pimer lugar fue una persona que fue corrido del ejercito por mala conducta
    en segundo lugar anduvo con mujeres como plumas tienen los pollos
    en tercer lugar nunca le intereso el bien de la patria escribio sus famosas memorias solo para limpiar su nombre en el futuro lo que innegablemente si era en realidad inteligente era un genio y como dice el chapulin colorado lo tenia todo friamente calculado que por eso se caracterizo por ser un hombre mezquino y frivolo si a ese le ponen heoe entonces yo soy santa osea que es una vil tonteria osea que el excelentisimo don agustin de iturbide no era mas que otro enfermo de poder como los hay muchos hoy en dia y que asi como el nos gobiernan que clase de ejemplo es ese creo que es mejor respetar a un perro que a el

  2. pascual Says:

    Agustín el primer corrupto de este país (libre según), y para desgracia padre genuino de la patria mexicana


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: