Bochornos educativos en la plaza pública Punto # 92 de agosto 27, 2009

Bochornos educativos en la plaza pública 

Luis Recillas Enecoiz 

“…no se pueden llamar libres ni justas porque la libertad nace del conocimiento y la capacidad de elección. Para disponer de una democracia como la nuestra hay que comer como nosotros. O desplazar levemente la muñeca de la mano derecha o izquierda por las mañanas – o por las noches…”

Democracia es comer como nosotros, Ramón Lobo en El País, 22 de agosto de 2009 en relación a las últimas elecciones efectuadas en Afganistán.

De evento bizarro en alguna película de relleno o probablemente parte de alguna escena del otrora famoso grupo inglés de comedia Monty Python, así se puede calificar la educación en México. Aquí en nuestro país lo que narro a continuación no es ciencia ficción sino cotidianeidad nacional. Lo más lamentable del asunto es que las autoridades encargadas de nuestra educación, así como los representantes sindicales del magisterio, estatal y federal, mantuvieran un vergonzoso silencio y no emitieron comunicado alguno sobre el evento. 

Me refiero al deplorable espectáculo que las autoridades del municipio de Tlalnepantla, colindante con la capital del país, escenificaron con motivo de la inauguración de su plaza de los Próceres Bicentenarios. Amplia difusión tuvo el desatino que consistió en una pléyade de errores ortográficos, de sintaxis e históricos en las placas que acompañan los bustos. En 15 de ellos se encontró un total de 67 errores. Desde falta de acentos, uso indebido de ellos y errores de conjugación hasta el gazapo histórico sobre el lugar de nacimiento de Ignacio Zaragoza son ejemplos del nivel educativo de nuestras autoridades. ¿Cómo es posible que nadie se fijara en las placas? Tanto los empleados que colocaron las placas, los herreros y demás artesanos que fundieron las placas y las grabaron, los empleados administrativos que hicieron el pedido, los que las recibieron y cuya responsabilidad era verificar la calidad y especificaciones exigidas al proveedor, los contadores de la tesorería municipal que las pagaron, los funcionarios que autorizaron y firmaron las requisiciones y cheques para el pago de esas porquerías, el alcalde mismo, que mostrándonos su limitado conocimiento del idioma, con bomba y platillo, el último día de su trienio, apuradamente echa a andar una de las miles de plazas bicentenarias que como cada ciudad, pueblo, villa o ranchería en el país, se tiene que cacarear por toda la geografía nacional.

Colegio a finales del siglo XIX (Extremadura, España)

Colegio a finales del siglo XIX (Extremadura, España)

Bueno, de todas las personas previamente citadas, ¿acaso no hay alguna que sepa leer y escribir? Entendible es que un acento o una coma de más o de menos se les haya pasado, ¿pero 67?, resulta una cantidad insultante. Cuanto individuo tuvo algo que ver con las mentadas placas y bustos no fue capaz, primero, de escribir correctamente la información, y segundo, de percibir errores, corregirlos. Sin embargo nadie se dio cuenta y si alguien lo hizo fue tan negligente que dejó todo pasar. Tuvo que ser a través de un periodicazo que las autoridades del municipio hicieran algo al respecto. ¿Y que fue lo que hicieron? Pues quitar a toda prisa las placas e iniciar una investigación, obvio, hasta sus últimas consecuencias, o sea no pasará nada, para dar con los responsables del desatino, haciendo hincapié en las “responsabilidades de la empresa ejecutora de la obra y los funcionarios que la aprobaron.”

Más allá de habernos dado un lamentable espectáculo y mostrado a nivel nacional los bajísimos índices de alfabetización que poseen las autoridades y trabajadores municipales, el desaguisado muestra la total carencia de estándares en la calidad educativa a nivel nacional. Nuestra población no sabe leer ni escribir es un hecho; lo sofisticado del problema es que el Estado Mexicano como política de estado nunca le interesó educar a los mexicanos. ¿Cree alguno de mis lectores que un pueblo educado votaría por los políticos autóctonos que tenemos? La educación ha sido un botín político en México.

También en Tlalnepantla resultó que el nuevo Secretario del Ayuntamiento no es licenciado; que no tiene estudios universitarios, requisito legal para ocupar ese puesto. De acuerdo al artículo 92 de la Ley Orgánica Municipal, en todo municipio con una población mayor a medio millón de habitantes el secretario del Ayuntamiento debe poseer título universitario. Tener título universitario no garantiza en lo absoluto conocimientos, cultura y educación. Cuántos licenciados, ingenieros, contadores, administradores no saben ni leer, y menos escribir. Ahí está el caso de los bustos; estoy seguro que todos los funcionarios del municipio ostentaban orgullosamente su placa con la palabra LIC. (así con mayúsculas) antecediendo sus apelativos. Muy licenciados, pero con pésima ortografía, nula sintaxis e ignorantes de la historia nacional.

Por simple conexión lógica, si en un municipio colindante con la capital del país sucede lo que arriba narro, ¿por qué en Toluca sería diferente? Ambos municipios son bastante similares en población, economía, infraestructura, etc. ¿Quién me asegura que las nuevas autoridades de mi municipio no estudiaron en las mismas escuelas a las que asistieron las de Tlalnepantla?

Una tercera noticia relacionada al ámbito educativo: Reprueba 61% de maestros reza el titular la nota en Reforma (24/VIII/09). Eso no es noticia. Lo opuesto sería nota de ocho columnas. Lo notable fue la actitud de nuestras autoridades federales quienes durante la puesta en marcha del nuevo ciclo escolar no mostraron signo de preocupación; desde Calderón pasando por la “maistra” Gordillo y terminando con el ex académico Lujambio omitieron cualquier mención al examen de marras. 

A nivel estatal ni se diga. Nuestra secretaria de educación está más ocupada en la organización política del magisterio que en elevar los deplorables índices educativos en el estado. Ahí esta el ejemplo de Tlalnepantla. Pero somos muy ilusos al pensar que la pusieron allí para elevar la educación estatal, porque su función no es educar, su verdadero trabajo es cooptar al magisterio para llevar a la presidencia del país a Enrique Peña Nieto. Y a nivel estatal la política educativa carece de ella y se ha convertido en política pura. Que alguien me explique cómo es que tenemos a tres de nuestros legisladores (Zamora, Hernández Silva y Hernández Lugo) provenientes del magisterio. Más que premiarlos, se les debería haber corrido y fincado responsabilidades administrativas y tal vez hasta penales por las claras deficiencias educativas que padecemos. Pero no, estas lacras son premiadas por no educar, por mantener a los mexiquenses ignorantes, analfabetos y acríticos de su entorno. El valor que le da nuestro gobernador a la educación salta  a la vista: no le interesa, salvo cuando la ve como gremio cooptado y receptor de prebendas, varias de ellas ilegales, que redundan en una abundante cantidad de votos. ¿Y la educación, ‘apá? En manos de normalista ignorantes, mientras los universitarios manejan taxis o tienen puestos de tacos. La educación a nivel estatal ha sido entregada a los sindicatos magisteriales, pero encima de ellos esta la madre de la educación en México: Televisa. 

No dudo que nuestro apolíneo gobernador tenga amplias probabilidades de llegar a la grande. Pero obtener votos y ganar un puesto político basado en el físico describe el nivel educativo tan ínfimo que tenemos. Bajo esa óptica le propongo al PAN que afilie a Luis Miguel y al PRD que lo haga con el “potrillo” Fernández. De acuerdo a mis estándares existenciales, ser presidente de un país cuasi analfabeta equivale a ser dictador de república bananera. Pero en fin, cada quien sus aspiraciones. 

Las palabras de Ramón Lobo al inicio del artículo sobre Afganistán pueden perfectamente aplicarse a la realidad mexicana. Recordemos que cerca de una cuarta parte de la población no tiene ni para comer. Y un muy alto porcentaje de la población del país no sabe ni leer ni escribir.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2009

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Bochornos educativos en la plaza pública Punto # 92 de agosto 27, 2009”

  1. DIEGO ESCOBEDO Says:

    DEMAGOGIA = ENRIQUE PEÑA NIETO


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: