Crueldad nacional ágora segunda quincena julio 2009

Crueldad nacional

Luis Recillas Enecoiz

La crueldad como síntoma de descomposición social se ha vuelto  parte de nuestra vida cotidiana. Estos actos a los que me refiero, francamente de sociedades con una disfuncionalidad cuasi congénita, exteriorizan lo que nadie quiere ver: La absoluta carencia de valores humanos en una buena parte de la sociedad mexicana. No hablo de los tradicionales valores cristianos, sino aquellos que exteriorizan una sana convivencia social. Lo que muestran estos actos es nuestra predisposición a la crueldad. El ser humano es de suyo cruel y la educación nos ayuda a aprehender a convivir y reprimir nuestros instintos animales. Por eso somos considerados seres pensantes, porque podemos canalizar emociones negativa e instintos animales de forma positiva. La  ferocidad con que actúan las bandas criminales y muchas comunidades en el país me hace pensar así.

Las humillaciones, maltratos, robos, violaciones, chantajes y asesinatos que son sometidos los emigrantes centroamericanos en México durante su tránsito a Estados Unidos; las mutilaciones que ejercen los secuestradores a sus víctimas para presionar a los familiares a pagar los rescates; las torturas que los criminales profesan en los rivales previo a su ejecución son dignas de cualquier manual de los Schutzstaffel nazis; las decapitaciones y cercenaduras que los cuerpos inertes o, en ocasiones varias, con vida que son presa los rivales y policías; la quemazón de seres vivos por parte de chusmas enardecidas compuestas por amas de casa, adolescentes y niños que linchan a raterillos o policías; la violencia ejercida entre alumnos de secundaria y hasta de primaria.

La impiedad e inhumanidad mostradas resultan en una descomposición social que va asentándose en el país hace ya varios años. Las noticias de deterioro en la sociedad ya no asombran. Se han vuelto algo cotidiano en nuestras vidas.

Una imagen vale más que mil palabras

Una imagen vale más que mil palabras

Abrir cualquier periódico nos muestra actos de una iniquidad y sadismo que ya creíamos superados. Las atrocidades que tanto en foto como en video nos endilga la televisión cada noche unidas a las descripciones y crónicas periodísticas cada día calan menos hondo. Nos hemos acostumbrado a ello. Conforme más confrontaciones existen entre el crimen organizado y las fuerzas de la ley, ya sean policías o el ejército, más insensible nos volvemos. El salvajismo con que se exterminan y la brutalidad mostrada me crean muchas dudas sobre la viabilidad de país.

Una sociedad permeada por la brutalidad y barbarie no cuenta con cimientos de humanismo adecuados para llevar una convivencia sana. Nuestra sociedad se ha contagiado de una crueldad pocas veces visto. No conformes con erradicar al enemigo, las muestras de crueldad son indicio de una grave enfermedad social. De no atacar el problema con seriedad, esta situación puede devenir en un verdadero infierno.

La génesis de este comportamiento tiene sus raíces en la falta de educación y trasmisión de valores a nuestra población. Ya no satisfechos con matar al enemigo o adversario, ahora los matones y asesinos torturan, mutilan, cercenan o decapitan a sus ejecutados. Y no se diga de las bravuconadas de uno y otro lado: muestro Secretario de Gobernación echado pa’ delante y los malosos (Zedillo dixit) adornan pasos de peatones con mantas amenazantes.

No veo en el horizonte cercano una tregua a la barbarie. Al contrario, la incivilidad de nuestra sociedad se agudizará. Sin futuro, nuestra población continuará sacando lo peor que tiene. Jóvenes sin trabajo y sin escuelas (uno de cada cuatro jóvenes entre 15 y 19 años no tiene cupo en instituciones de educación superior) son caldo de cultivo para las bandas criminales. Es fácil engatusarlos y venderles la idea de hacerse ricos rápido. Lo peor es su predisposición a cometer atrocidades ya consideradas superadas.

No queda más que esperar que la crueldad e iniquidad que ha caracterizado a nuestra sociedad vaya decreciendo hasta desaparecer. La espera, sin embargo, va a ser muy larga. No se ve luz al fondo del túnel.

derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ágora mexiquense

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: