Hablemos de futbol y política ágora segunda quincena junio 2009

Hablemos de futbol y política

Luis Recillas Enecoiz

El miércoles 24 de junio se llevaron a cabo dos juegos de fútbol, uno en Estados Unidos y el otro en Sudáfrica. El primero tuvo como rivales a México y Venezuela y fue un simple juego amistoso de cara a la Copa Oro que el primero tendrá que jugar durante julio; el segundo tuvo como contrincantes a Estados Unidos y España y fue una de las semifinales jugada en Sudáfrica, previo al mundial del año próximo dentro de la Copa Confederaciones.

Ya todos sabemos los resultados. México apabulló a la “vino tinto” por goleada: 4-0 y la “furia española” fue batida 2-0 por los yanquis. Ahora bien, la diferencia estriba en que mientras los norteamericanos le ganaron al mejor equipo del mundo hoy en día, nosotros le ganamos a uno de media tabla, Venezuela es la selección 56 dentro del ranking mundial de FIFA y a nivel Conmebol cabalga en la parte trasera de la clasificación con muy pocas probabilidades de asistir al mundial del 2010.

Lo interesante de la victoria de los norteamericanos radica en la forma en que encaran la adversidad. Iniciaron la competencia perdiendo ante Italia por marcador de 3-1, aunque iniciaron ganando el partido. Ante Brasil fueron materialmente barridos con un 3-0. Sin embargo fieles a sus principios tácticos y futbolísticos continuaron jugando como siempre los hacen y lograron ante Egipto ganar por 3-0 y, combinado con el resultado del otro juego, lograron colarse a la semifinal de la Copa Confederaciones para enfrentarse a España. Salvo ellos, los norteamericanos, dudo que algún aficionado a nivel mundial hubiese apostado por los yanquis.

Nuestro futbol (jugadores, entrenadores, directivos, periodistas, televisoras) carece de algo tan elemental como es creer en uno mismo. Ahí tenemos un anuncio donde varios mexicanos pronostican que un jugador con camiseta nacional no va anotar un penalti. Tenemos el síndrome del famoso quinto partido en algún mundial que nunca hemos jugado. Salvo la hombrada de los chavos de la sub 17 que lograron el campeonato frente a Brasil hace dos o tres años, nunca hemos sido protagonistas globales en futbol.

Contando con un puñado de jugadores capaces de brillar en Europa, continente donde se juega el futbol de mayor calidad, es poco lo que como equipo ha podido demostrar México en competiciones internacionales. Salvo el campeonato de la Confederaciones de 1999 escenificado en México no tenemos nada más que presumir.

Los futbolistas, al igual que los políticos, siempre nos prometen que darán todo dentro de la cancha. Desde ese primer mundial de Uruguay en 1930 hasta el de Alemania en el 2006 nunca hemos pasado del cuarto partido. Siempre nos lo prometen y nunca llega.

En política sucede exactamente igual. Nuestros “jugadores”, o sea nuestra clase política, son igual de inoperantes e ineficaces que nuestros futbolistas. Nos prometen que ahora sí, vamos a ir al mundial y llegar a semifinales y siempre sucede lo mismo: nunca hemos jugado ese quinto partido. Es como una maldición.

Nuestros políticos, cual futbolistas en un mundial, nos prometen lo que bien sabemos nunca cumplirán. Nos siguen viendo la cara, y nosotros seguimos creyendo en ellos. Ahora sí va a crecer el empleo, los índices de inseguridad se contraerán, la educación será de calidad, nuestros servicios de salud sí serán universales para toda la población y así ad nauseum todas las deficiencias y necesidades que requerimos para realmente crecer como país.

Pero no. Así como nuestros futbolistas nunca ganan el partido clave, nuestros políticos nunca le encuentran la cuadratura el círculo. La clásica expresión “juegan como nunca y pierden como siempre” se aplica a la perfección a nuestros políticos. Ejemplos sobran de individuos, que como candidatos nos bajan las nubes y nos prestan hasta a su hermana o hermano, pero ya en el poder no hay cambio alguno, salvo en sus cuentas bancarias.

La pregunta que me viene a la mente es ¿si nuestros políticos son igual a nuestros futbolistas, por qué hemos de creer que las cosas van a cambiar, si nunca han jugado el quinto partido?

derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Ágora mexiquense

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: