Lectura y televisión cultural durante la influenza Punto # 76 de mayo 7, 2009

Lectura y televisión cultural durante la influenza

Luis Recillas Enecoiz

Durante la pasada emergencia sanitaria en el país debido a la epidemia de influenza humana fueron prioritarios la prevención y en cientos de casos la intervención de médicos debido al contagio del virus en aquellos individuos con cuadros de probable contagio infeccioso.  La forma en que el gobierno de Calderón, a través del su Secretaría de Salud, Dr. José Ángel Córdoba Villalobos, ha enfrentado la crisis la considero bastante adecuada, aunque no hay que descontar que hay muchas dudas y preguntas que poco a poco el tiempo ira contestando.

No creo tener nada nuevo que agregar a la infinidad de textos sobre la influenza que se han publicado. Sin embargo quiero tocar un par aspectos de los cuales no se ha escrito nada. Me refiero a la promoción de la lectura, más bien a la absoluta falta de ella, y al rol de la televisión pública de carácter cultural, que por desgracia esta en manos de particulares, cuando se trata de compañías de cable. Fuera de la Ciudad de México, los canales 11, 22 y 66, del Poli, Conaculta y UNAM respectivamente, son imposibles de captar en televisión abierta. Dependemos de Megacable en el Valle de Toluca para obtener la señal de estos tres canales.

La lectura por su naturaleza es una actividad individual y simultáneamente requiere de un entorno tranquilo y alejado del bullicio de la televisión, de los amigos, de la familia y algunos casos hasta de nuestra cotidianeidad. Aunque existen individuos cuya capacidad de abstracción les permite aislarse del entorno en el cual se encuentran y sumergirse dentro de su lectura aún estando en un campo de batalla, esto no es común.

Siendo que la emergencia sanitaria cerró todo evento masivo, desde conciertos hasta partidos de fútbol, así como lugares donde convergen muchas personas y el mismo gobierno recomendó la reclusión hogareña, lo más lógico y razonable hubiese sido promover a todo nivel gubernamental y a través de cuanto medio fuera posible, claro está, priorizando las comunicaciones sanitarias, la lectura como opción más adecuada. Sin embargo no hubo autoridad gubernamental, sindicato magisterial, ya fuera el nacional o los estatales, o partido político que hubiese promovido la lectura. Varios candidatos de todos los partidos  iniciaron muy ufanos sus campañas oseofílicas y pletóricas de coprofagia, regalando cubrebocas. Ninguno regaló libros. El gobierno estatal, que tan ufano está de sus premios literarios de 25 mil dólares no tuvo dinero suficiente para repartir alguna pinchurienta publicación, como aquellas que se editaban y regalaban el día del libro.

once_tv_mexico¿Por qué no se promovió en las páginas web de las secretarías de educación, federal y estatales, una lista de lecturas para cada nivel educativo? Aún más, ¿por qué no subieron a sus páginas, lecturas o de perdida promovido links, donde dada la reclusión familiar que el propio gobierno promovió, se pudieran bajar libros o lecturas interesantes? No vi anuncio alguno promoviendo la lectura de la página oficial del bicentenario. Eso definitivamente no, nuestros ínclitos adalides que nos consideran imbéciles, iniciaron sus campañas regalando cubre-bocas. ¿Por qué no regalaron escapularios? Para el caso es lo mismo.

Desde el inicio de la contingencia, cuando únicamente se suspendieron clases en el Distrito Federal, Estado de México y San Luis Potosí, y un par de días después a nivel nacional, no hubo escuela alguna, no importa el nivel, que hubiese propuesto una docena de lecturas para el período de contingencia sanitaria.

Entiendo perfectamente que los profesores no tengan el más mínimo interés en promover la lectura, pues mientras el sistema educativo nacional esté en manos de normalistas, la inmensa mayoría analfabeta funcional, y como consecuencia de esa limitación, secuestrada por líderes sindicales corruptos y manipuladores, tal como son Elba Esther Gordillo, Héctor Hernández y Gusman, más interesados en obtener una curul que en la educación y el bienestar de sus agremiados, será imposible cambiar algo en ese ámbito. ¿Cuándo aceptará el Estado Mexicano que el futuro del país está en dejar a los universitarios la responsabilidad de la educación y no en manos de los normalistas, remedo de profesores, actuales dueños de ella? Para más y profunda información al respecto les recomiendo amables lectores el excelente ensayo de Ricardo Raphael, Los socios de Elba Esther.

Pero no fueron nuestros gobiernos, a los tres niveles, los únicos responsables del desatino cultural durante el forzoso y larguísimo fin de semana. El empresariado, por lo general miope, tramposo, mentiroso y carente de ética no se quedó atrás en esta ocasión. Hablo de la empresa que monopoliza la señal de televisión por cable en el Valle de Toluca: Megacable. Cuando fui a la sucursal ubicada en Plaza Toluca para saber porque fueron cambiados los canales 11 y 22 la respuesta me dejo atónito, según la risueña e insensible representante, “esos canales nadie los ve”.

Canal 22TV UNAM

Esta empresa es miope pues sus directivos consideran la cultura como sinónimo de aburrimiento y, sin decir agua va, sustituyeron los canales 11 y 22 por Movie City y HBO Family respectivamente. El canal 11 del Instituto Politécnico Nacional es un parte-aguas de la televisión cultural en México, al grado que este año celebró su medio siglo de vida; el canal 22 a cargo del Conaculta, que apenas alcanza tres lustros de vida, pero no por joven deja de ser un canal importante para un no despreciable sector de la sociedad, aunque minoritario del auditorio. Aunque con poco peso en el rating, no dejan ambos canales, de tener importancia al ser privilegiados por universitarios, pos-graduados y artistas, por mencionar algunos videntes cotidianos. Pues bien, para algún alto directivo de la empresa, sustituir ambos canales culturales por otros, cuyo único mérito es la aceptación masiva, fue un acto de benevolencia hacia el auditorio.

Pero eso es una mentira y a la vez una trampa. Al cacarear en todos los canales de su propiedad que “liberaron” un par de canales para todo público se olvidan de mencionar que realmente sustituyeron, pues de ser cierto que abrieron la señal al servicio básico, hubieran agregado dos canales a los ya existentes. Así pues, dicen que te dan, pero realmente de quitan. Para ellos quedas igual: mismo número de canales.

Y los llamo poco éticos, pues a pesar de pagar una cuota por ver una serie de canales, que el mismo prestador del servicio te garantiza, a las primeras de cambio, te obligan a ver otros por los cuales no pagaste. Siendo que la barra infantil del canal 11 ha merecido infinidad de premios internacionales y ser una de las televisoras donde al niño se le ve como ser pensante tratando que desarrolle su inteligencia e imaginación, la señal se canceló durante la emergencia.

No ver las noticias con Adriana Pérez Cañedo o los programas de Cristina Pacheco. Dejar de alimentar mi inteligencia con los comentarios de Leonardo Curzio, Lorenzo Meyer, José Antonio Crespo, Sergio Aguayo, Francisco José Paoli y María Amparo Casar en la maravillosa mesa de análisis que es Primer Plano y varias emisiones más de indudable calidad merma mi menú televisivo.

Parece ser que tanto gobierno y empresariado han acordado, primero, evitar cualquier comentario que promoviera la lectura durante el período de ocio obligado, esto por parte del gobierno y segundo, gracias a los cultos directivos de Megacable, dos de los tres canales culturales públicos del país, fueron sustituidos en nuestra ciudad por estos poco éticos empresarios, en aras de canales de películas idiotas.

¡EXTRA! ¡EXTRA! Nuestra Canciller Patricia Espinoza se envuelve en la bandera nacional para gritar a los cuatro vientos la vergonsoza discriminación que padecen mexicanos en otros países, especialmente China, debido a la influenza; sin embargo no escucho al Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, responsable de la política interna del país, hablar de la discriminación entre mexicanos, específicamente la forma en que son tratados los chilangos en los estados del país. ¿Acaso los chinos sí discriminan y nosotros, mexicanos únicos, tenemos nuestra tradicional doble moral?

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2009

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: