El año de la peste en 2009 Punto # 75 de abril 30, 2009

El año de la peste en 2009

Luis Recillas Enecoiz

En 1978 Felipe Cazals, director de cine perteneciente a la generación de Jaime Humberto Hermosillo y Arturo Ripstein, filmó la película El año de la peste basado en un guión de Gabriel García Márquez, a partir de Diario del año de la peste de Daniel Defoe. Sí, el mismo autor de Robinson Crusoe. La cinta protagonizada por Alejandro Parodi, José Carlos Ruiz y Daniela Romo recrea la peste que atacó Londres en 1665 extrapolándola a una urbe moderna llena de avances tecnológicos, pero plagada de medios de comunicación carentes de ética y de una burocracia al servicio del poder. A pesar de ganar los Ariel a mejor película, guión y dirección, la  cinta de Cazals es bastante malita e ingenua si se le compara con nuestra  realidad vigésimonona, o sea del siglo XXI

No niego que inmediatamente que se comenzaron a emitir las primeras alertas el jueves en la noche debido a la epidemia de influenza porcina mi cinefilia me traicionó. Comenzó la emergencia sanitaria con la cancelación de clases desde maternal y guarderías hasta universidades y tecnológicos para viernes y lunes sólo en la Ciudad y el Estado de México.

Para el sábado la emergencia requirió cancelar clases hasta el 6 de mayo, pero ya incluyó otras entidades, Querétaro, Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz y algunos municipios de Tamaulipas, así como cancelar eventos masivos, como conciertos musicales y misas, así como jugar los partidos de fútbol a puerta cerrada en el D.F. y Pachuca.

El lunes se anunció la suspensión a nivel nacional de clases hasta el 6 de mayo y se incremento o se hizo oficial que México ya se encontraba en fase 4 que no quiere decir otra cosa que la epidemia se ha convertido en pandemia. La diferencia entre la primera y la segunda es que aquella está focalizada geográficamente, mientras que ésta se propaga por todo el mundo, situación que inició el lunes con brotes en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Inglaterra, España y varios países más. Lo cierto es que el mundo entero esta al pendiente de lo que ocurre en México para tomar las medidas para mitigar la transmisión del virus.

El año de la peste de Felipe Cazals

El año de la peste de Felipe Cazals

¿Qué sucedió entre el jueves a las once de la noche y el lunes a medio día para extremar las precauciones en tan pocas horas? En 72 horas, tres días, se incrementó la emergencia de dos entidades, el D.F. y el Estado de México, a todo el territorio nacional. El jueves se cancelan clases en estas dos entidades y tres días después se incluye a la totalidad del territorio nacional. ¿Qué sucedió en esas 72 horas que el gobierno no quiere decirnos? ¿De tal magnitud fue el contagio que se requirió implementar la emergencia a nivel nacional? Es entendible que el gobierno no puede divulgar la totalidad de la información, pues puede crear psicosis y disturbios sociales. Pero diferente es ocultar datos que la ciudadanía requiere saber para prevenir mayores males.

Por desgracia nuestras autoridades se han creado una fama que difícilmente puede borrarse con un par de actos acertados y honestos. Nuestras mismas autoridades han sembrado la duda y la desconfianza en la ciudadanía por la forma poco transparente y autoritaria con la que han gobernado. Ojala este equivocado y la forma como los gobiernos a todos los niveles están enfrentando la influenza porcina sea la adecuada. Por lo que se ha visto y por las decisiones tomadas, no creo exista gato encerrado, por lo cual aplaudo la reacción, tardía dicen unos, de los gobiernos federal, capitalino y mexiquense, que a diferencia de la forma poco transparente que caracterizan sus actividades y toma de decisiones, en esta ocasión, por lo que se pudo ver, la coordinación del gobierno de Ebrard con los de Calderón y Peña Nieto estuvo al nivel que requirió el momento.

La Organización Mundial de la Salud dependiente de la ONU puso en alerta al sistema mundial en prevención de infecciones e inmunología y nos mandó varios especialistas para apoyar a las autoridades sanitarias mexicanas. Resulta risible que las muestras de esta cepa tuvieran que ser enviadas al Center for Decease Control (CDC) en Atlanta, Georgia en los Estados Unidos para saber de qué se trataba. ¿Acaso no existe laboratorio alguno en México, ya sea en la UNAM, el Cinvestav o privado donde se puedan analizar este tipo de muestras? En un país de más de cien millones de habitantes resulta hasta peligroso depender de instancias tan lejanas y extranjeras. No escucho ni leo a nadie que ponga en entredicho la dependencia tecnológica y científica del país y la pérdida de soberanía en asuntos de salud pública.

Se entiende que el gobierno haya tomado la iniciativa de nombrar al Dr. Córdoba, secretario de salud federal responsable único y cabeza de todos los sistemas de salud y sanitarios existentes en México para coordinar la emergencia. Me resulta muy preocupante que el propio Secretario de Salud enfatice que hay en existencia un millón de vacunas para el mismo número de infectados. Equivale a menos de uno por ciento de la población de México.

No debemos soslayar otros rubros del país que han sido o serán golpeados por esta emergencia. A saber, la caída del mercado por la poca afluencia de clientes, el desplome económico de la planta productiva por la baja en ventas, la pérdida de horas/clase por alumno y por maestro, la caída en exportaciones y por ende de entrada de divisas, la dependencia científica que seguimos padeciendo y otros asuntos que poco a poco saldrán a la vista conforme avance o se detenga la epidemia.

Dentro de lo malo que representa la situación por la que atravesamos los mexicanos debemos de sacar nuestra parte irreverente y para ello pienso en al menos tres aspectos positivos que gracias a la emergencia sanitaria por la epidemia de influenza porcina han ayudado al país: primero, nuestra cacofónica, insulsa y cínica clase política se volvió muda y ha cerrado la boca y dejado de borbotar estupideces y el inicio de las campañas políticas será muy gris, pues la emergencia finaliza el 6 de mayo y las campañas arrancan el 3. ¿No podríamos mantener la emergencia hasta el 5 de julio? Digo, por salud mental de la ciudadanía.

Segundo, las ciudades del país, sobre todo las grandes zonas metropolitanas, tal y como es el Valle de Toluca, se volvieron ciudades vivibles. La ausencia de escolapios y el entorno socio-familiar que pulula a su alrededor, la carencia de clientes en la mayoría de los establecimientos y la mínima presencia del personal burocrático a sus oficinas las calles de Toluca lucen transitables y peatonales. Las aglomeraciones y nudos gordianos en las esquinas brillan por su ausencia. Aunque los comerciantes están sumamente preocupados no deja de ser un aliciente para relajar el stress citadino la semi quietud que invade la ciudad. Sin dejar de mencionar que las emisiones de CO2 decrecen.

Y tercero, mas no el menos importante, se le ha hecho ahorrar al aficionado pambolero una enorme cantidad de pesos al no asistir a los estadios y engrosarle el bolsillo a los pillos que secuestraron el deporte. Aparte de no contagiarse de influenza porcina se evitó a la afición contagiarse de fútbol de quinta. Después de ver los juegos de la Premier League de Inglaterra, ver o peor, estar presente en un Jaguares-Tigres, por más que parezca un encuentro entre felinos aguerridos, sus maullidos son el mejor remedio contra el insomnio. Continuemos con la emergencia hasta que vuelvan los torneos largos. Ni Azcárraga ni Salinas Pliego aguantarían un madrazo económico de tal magnitud.

Retomando el filme de Cazals mencionado al comienzo de la columna es obvio que la sociedad al inicio del siglo XXI está mucho más informada que la de hace treinta años. Parece ser que los medios de comunicación, generalmente amarillistas, han actuado con responsabilidad durante la emergencia y han sido solidarios con las autoridades y han orientado adecuadamente a la ciudadanía. Respecto a la burocracia, ésta se ha mostrado con alta sensibilidad social. Espero estar en lo cierto y no como en El año de la peste, plagada de medios de comunicación carentes de ética y de una burocracia al servicio del poder. Sería una pesadilla posmoderna una versión de El año de la peste en 2009.

¡EXTRA! ¡EXTRA!  Con eso de que se canceló el egregio desfile obrero del primero de año los líderes charros ya pueden irse de puente vacacional, al menos, hasta el 6 de mayo.

derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2009

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: