FIFA vs. OCDE Punto # 74 de abril 23, 2009

FIFA vs. OCDE

Luis Recillas Enecoiz

            Durante las vacaciones de semana santa hubo dos cambios de timón en un par de instituciones emblemáticas del país: la Secretaría de Educación Pública y la selección nacional de futbol. Sin embargo los dos relevos no crearon la misma expectación, y mucho menos tuvieron la misma resonancia nacional. De hacerse una encuesta a nivel nacional el Javier “Vasco” Aguirre, nuevo director técnico del tri” pambolero, le llevaría la delantera a Alonso Lujambio, flamante heredero de la silla que inauguró Vanconcelos, en cuanto a popularidad. No deja de ser sintomático del interés nacional que hubiese similar número de periodistas cubriendo la visita a México de Barack Obama que con la presentación de Aguirre como nuevo técnico. No está mal para un entrenador deportivo tener el mismo rating que el presidente de los Estados Unidos.

            La posible, aunque poco probable, ausencia de México al próximo mundial en Sudáfrica el año próximo y, por ende, la enorme pérdida de ganancias en publicidad para Televisa y Televisión Azteca, verdaderos dueños del equipo nacional de futbol, causó la caída del técnico sueco Sven Göran Ericsson. Dos derrotas y una victoria orillaron a llamar al Javier Aguirre, tal y como sucedió en 2001 previo al mundial de Corea-Japón.

            De debacle nacional fueron las derrotas frente a Estados Unidos y Honduras al inicio de la fase clasificatoria, pues se han jugado tres encuentros y, aún hay mucho tiempo y puntos que disputar para pensar que México va a ir al mundial. ¿Y a qué carajos queremos ir al mundial? Por qué si con los equipos de Centro América hacemos el ridículo, ya me imagino frente a España, Inglaterra o Argentina.

Los gringos se pusieron a trabajar en la creación de infraestructura y en capacitar niños y jóvenes y en sólo una generación, hoy se juega “soccer” en la mayoría de las escuelas y universidades de ese país. Cerca de una veintena de jugadores de la selección de Estados Unidos juega en Europa.

Los once futbolistas de la selección, que a todas luces muestran sus limitaciones intelectuales y cuyas victorias abrevan un nacionalismo ramplón y patriotero, se volvieron tema de emergencia nacional. ¿Cómo es que México pueda estar en peligro de no asistir a un mundial siendo que somos los gigantes del área geográfica? Programas de televisión, columnistas deportivos y de otras áreas informativas se dedicaron a analizar a conciencia la debacle de la selección. Hasta se rumoró que Calderón habló con Aguirre para convencerlo de que la “patria es primero”, digo la selección es primordial para elevar la autoestima del mexicano. En total, la totalidad de los mexicanos estuvimos al pendiente del desenlace pambolero. Supongo que si México gana el mundial a su regreso se escribirá con letras de oro en el Congreso de la Unión el nombre de Javier “Vasco” Aguirre.

El otro nombramiento tuvo lugar el lunes de semana santa cuando Josefina Vázquez Mota fue remplazada por Alonso Lujambio. A diferencia de la presentación de Aguirre, la de Lujambio, quien fue presentado por el mismísimo Calderón no tuvo ni los reflectores ni el interés, y menos la presencia mediática.

Tampoco fue un tema de controversia nacional. Si de no ir al mundial se percató la casi totalidad de los mexicanos, dudo mucho que una minoría sepa que estamos reprobados en educación a nivel mundial. Las evaluaciones internacionales (PISA) y la nacional (ENLACE) nos colocan en último lugar de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico en el rubro educativo.

Nuestros niños y jóvenes no saben leer ni escribir. Tampoco pueden conceptualizar y menos tener abstracción mental. Medio comprendemos aritmética, pero de matemáticas no conocemos nada y menos en aplicación de las ciencias. Los analfabetos funcionales que egresan de las normales y después son aglutinados en sindicatos magisteriales corporativistas, ya sea el SNTE o algún símil estatal, donde más que dedicarse a la educación se privilegia la grilla, transmiten su inutilidad e ineficiencia, así como sus múltiples taras en detrimento de nuestros alumnos.

Leer, creen estos “apóstoles de educación” es poder descifrar las letras que conforman el nombre de la línea de camión que deben de tomar sus alumnos, pero cuando se les pregunta a los estudiantes de quince años sobre una lectura son incapaces de razonar lo leído momentos antes. Así sucede con la aplicación de las ciencias y la soluciones a problemas matemáticos.

  La posibilidad de no estar presentes en el próximo mundial organizado por la FIFA creó tal conmoción a nivel nacional que tuvo cobertura mediática y periodística inusual, sin embargo dudo mucho que la ausencia del “gigante” de Concacaf en Sudáfrica causé una catástrofe nacional. Es muy posible que Emilio Azcárraga y Salinas Pliego entristezcan un par de días, pero los mexicanos continuaremos viviendo nuestra cotidianeidad.

La OCDE no tiene la misma cantidad de miembros que la FIFA, pues es un club de países ricos. Dentro del grupo de treinta países afiliados México detenta el muy vergonzoso último lugar en educación. Sin dejar de mencionar que gastamos cerca de 6.5 por ciento del PIB en educación el 97 por ciento se va en gasto corriente, o sea en sueldos y prebendas para los sindicatos magisteriales. La famosa Alianza por la Calidad Educativa (ACE) se la han pasado por el arco del triunfo, y en el discurso oficial es maravilla pedagógica; Una lideresa sindical que es juez y parte en la política educativa del país, al grado de ser dueña de un partido político y tener enclavado en la SEP a su yerno.

En la OCDE no hay copas, ni partidos de final, sin embargo si seguimos reprobando en educación la viabilidad de país esta en juego. Un pueblo ignorante, analfabeto funcional, telenovelero, futbolero, infantiloide, dependiente y con niveles y calidad educativos que nos ha endilgado el Estado Mexicano son los responsables de que para el mexicano promedio sea prioridad nacional asistir a un mundial de FIFA. La verdadera prioridad para que el país comience a ganar mundiales es cambiar la mentalidad y para ello es requerimiento sine qua non refundar las políticas educativas. Pero que el pueblo considera a la FIFA más importante que la OCDE y al futbol como asunto de trascendencia nacional y de debacle patriótica no asistir al próximo mundial. Y para este pueblo el futbol siempre será vital. La educación un lujo. Ni modo Lujambio nunca tendrá el mismo rating que Aguirre, a menos que sea candidato por el PAN a la presidencia en el 2012.

¡EXTRA! ¡EXTRA! Entre el obispo de Durango que sabe donde vive el Chapo y el ex obispo, ahora presidente de Paraguay, que tiene hijos con menores de edad y hasta ahora acepta la paternidad, el CEM quiere orientar a su feligresía a votar con razonamiento. ¡Qué doble moral tan deleznable!

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2009

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: