¿La debacle del capitalismo? Punto # 50 de octubre 16, 2008

¿La debacle del capitalismo?

Luis Recillas Enecoiz

            La semana pasada los habitantes de este planeta fuimos testigos del fin del capitalismo. Pero vayamos por partes. Al igual que la implosión que desmembró la Unión Soviética, la debacle financiera y económica que sufrió el planeta se originó dentro del mismo sistema financiero, liderado por los Estados Unidos, pero íntimamente entretejido con todas las economías desarrolladas del mundo.

            Francis Fukuyama en su ya histórico ensayo sobre el fin de la historia tiene ahora material suficiente para un segundo volumen, éste de contenido económico, en contraposición al primero, que tuvo un enfoque político e ideológico. Es innegable que a partir de esta crisis la geopolítica económica tendrá sesgos significativos, dando a la Unión Europea, si actúa con responsabilidad y unión, mayor incidencia mundial. China y los dragones asiáticos llenarán los vacíos que la debacle de la actual forma de capitalismo dejará.

            Los grandes mitos del siglo XX murieron cometiendo suicidio. Ni a la URSS la derrotó Estados Unidos, ni al capitalismo salvaje lo destruyó la lucha de clases y menos los obreros. La URSS sucumbió por la miopía de sus líderes que no supieron leer los cambios que su propia sociedad demandaba y los inversionistas, empresarios, banqueros y demás amos del dinero, se pusieron a jugar a la ruleta rusa, y por su desmedida hambre de dinero cavaron su propia tumba. Considerar que el capitalismo se ha convertido en calavera dista años luz de ser realidad. El modelo rapaz y salvaje que caracterizó el crecimiento económico de los últimos años deberá dar paso a un capitalismo con responsabilidad social y una rígida regulación gubernamental, con énfasis en la transparencia. Ya no es válido el argumento de que por ser una empresa privada no tiene obligación de transparentar sus finanzas. Sí son responsables ante la sociedad, pues cuando quiebran llevan a la ruina a millones de personas. Enron es un ejemplo de lo anterior; de empresa irresponsable, dirigida por pillos.

Aquí en el país, el Banco de México tuvo que echar mano de casi diez por ciento de las reservas federales para sacar del problema a unas irresponsables empresas, tales como  Comercial Mexicana, Vitro y Cemex.

Pirámide del sistema capitalista

Pirámide del sistema capitalista

Pero la perla del sexenio se la lleva nuestro peso ultra completo y secretario de Hacienda, Agustín Cartens, quien soltó con una candidez irreconocible en cualquier político, “que la crisis no la vio venir. Que nunca consideró un escenario como el actual.” Vaya descaro. Se supone que para eso le pagamos todos los mexicanos con nuestros impuestos, para que otee el panorama financiero mundial, y tome decisiones para que no suceda lo que pasó. Recordemos que Cartens viene del FMI, donde fue el segundo de abordo antes de regresar a México para encabezar la SHCP. Además tiene su “Chicago Ph.D.” en economía; más barato le hubiera salido uno en Santo Domingo, porque deja mucho que desear su trabajo. Y no se diga el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, educado bajo el slogan de que el mercado todo lo arregla.

Resulta una bocanada de aire fresco, la elección de Paul Krugman como el elegido a recibir el Nobel en Economía de este año. Este economista de la Universidad de Princeton, editorialista del prestigiado diario New York Times, con despiadada pluma ha cuestionado y criticado las políticas económicas de George Bush. Es heredero de la escuela keynesiana que creó el “New Deal” de Franklin D. Roosevelt para sacar del bache de la depresión del 29 del siglo pasado a los Estados Unidos.

Sin ser un experto en aspectos económicos, en base del sentido común y la lectura de analistas especializados, me pareció acertado el paquete de recuperación para activar la economía que presentó  Calderón, aunque tardío. Lo que queda claro es que el gobierno ha mantenido como política, el subejercicio fiscal, pues si no, de dónde salió el dinero. No confundamos el paquete fiscal con las reservas utilizadas la semana pasada por el Banco de México que fueron utilizadas para apalancar el peso frente al dólar y evitar una devaluación mayor.

Ahora solo queda encomendarse a la Virgen de Guadalupe, los que crean en ella, y los que no, al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, y en menor medida al Banco Interamericano de Desarrollo.

                                                                       derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2008

Etiquetas:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: