México en Juegos Olímpicos Punto # 42 de agosto 21, 2008

México en Juegos Olímpicos

Luis Recillas Enecoiz

            El vergonzoso y patético espectáculo que los deportistas mexicanos han mostrado durante los XXIX Juegos Olímpicos de Pekín no me extraña.  La miserable medalla de bronce que ganó la dupla conformada por Paola Espinosa y Tatiana Ortiz en la competencia de clavados sincronizados en la plataforma de 10 metros no logra borrar el escepticismo del pueblo mexicano respecto a nuestros atletas. De no lograr otro triunfo nuestro medallero quedará como en 1960 en Roma, 1964 en Tokio o 1996 en Atlanta, donde se consiguió únicamente una medalla de bronce. En  tres otras competencias olímpicas se ganó también una medalla, pero ésta de plata: 1952 en Helsinki, 1972 en Munich y 1992 en Barcelona.

beijing01

            Es en 1923 cuando México es aceptado como miembro del Comité Olímpico Internacional y al año siguiente asiste por primera vez a una competencia olímpica. Tanto en los juegos de 1924 como en los de 1928 el país no logra obtener medalla alguna. Es en 1932 en Los Angeles cuando México gana por primera vez medallas en Juegos Olímpicos, dos de plata; una en box con Francisco Cabañas y otra en tiro con Gustavo Huet. Durante los juegos de Berlín obtenemos tres bronces: en box con Fidel Ortiz, en polo y, aunque usted no lo crea, en basket ball. En dieciocho participaciones, sin contar la actual, el país ha ganado 10 medallas de oro, 18 de plata y 23 de bronce, siendo la XIX Olimpiada escenificada en la Ciudad de México donde se cosechó la mayor cantidad de medallas con nueve, tres de cada metal. Los oros fueron en natación con Felipe “tibio” Muñoz, hoy inepto directivo del deporte nacional, y en boxeo con Ricardo Delgado y Antonio Roldán. Las platas se las adjudicaron el famoso “sargento” Pedraza en caminata, Álvaro Gaxiola en clavados y Pilar Roldán en esgrima. Los bronces fueron para los pugilistas Joaquín Rocha y Daniel Zaragoza y para la nadadora María Teresa Ramírez. Después de los juegos de la Ciudad de México es en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948 con Humberto Mariles y en los de 1984 en Los Angeles con Raúl González y Ernesto Canto, ambos en marcha, donde el deporte mexicano obtiene dos medallas de oro. De quedar el medallero sin cambio, tendremos, después de nuestra vigésima novena participación en las justas olímpicas, una más de bronce. ¡Maravilloso!

            Nuestros máximos ganadores olímpicos son el clavadista Joaquín Capilla quien ganó cuatro medallas: bronce en 1948 en Londres, plata en 1952 en Helsinki y oro y bronce en 1956 en Melbourne. El militar Humberto Mariles montando a Arete y a Parral logra en 1948 obtener dos oros y un bronce en las pruebas de equitación individual y en equipo. Sólo cuatro deportistas mexicanos han subido al podio más de una vez durante los Juegos Olímpicos: Capilla ganó cuatro (1 de oro, 1 de plata y 2 de bronce); Mariles, tres (2 de oro y 1 de bronce); Raúl González, dos (1 de oro y 1 de plata); y Joaquín Pérez de las Heras en equitación (2 bronces). Y es Capilla el único en ganar medalla en tres diferentes juegos. Los otros tres las obtuvieron asistiendo a sólo una Olimpiada.

La disciplina deportiva donde mayor cantidad de triunfos se han obtenido es el boxeo con 13 medallas, (2 de oro, 3 de plata y 7 de bronce), mientras que en atletismo hemos conseguido 10 medallas (3 de oro, 5 de plata y 2 de bronce), la tercera disciplina son clavados con 9 medallas (1 de oro, 4 de plata y 4 de bronce).

            Las excusas, algunas francamente estúpidas, como la de Eder Sánchez quien tras fracasar en la carrera de 10 000 metros acusó gastritis por haber comido pasta demasiado condimentada con salsa de tomate, o que la pareja de volley ball de playa tuviera que pedir prestado los uniformes a las jugadoras alemanas pues los que deberían utilizar no estaban avalados por el Comité Olímpico Internacional. Las declaraciones de los fondistas de 10000 metros en las que lamentaron las condiciones en que tienen que entrenar, y en entrevista televisiva, externaron que continuamente tienen que viajar hasta un día para llegar a las instalaciones deportivas para entrenar. Aunado a esto descalificaron la medicina deportiva que se aplica en México, ya que no se ha desarrollado bastante para preparar a nuestros atletas.

            No veo por donde podamos ganar alguna medalla más; la presea ganada en Pekín, más que ser el resultado de un planeado programa gubernamental, muestra que nuestros deportistas ganan con agallas y por su esfuerzo y calidad individuales. ¿Para qué sirven las autoridades deportivas del país, en especial Felipe Muñoz, Carlos Hermosillo o Mario Vázquez Raña? Nuestro deporte, al igual que nuestro sistema educativo, nuestros hospitales, nuestra policía, nuestros políticos, nuestra empresa petrolera, nuestras carreteras o nuestros medios masivos de información,  esta desahuciado y requiere de terapia intensiva. Tenemos cuatro años para que a la sombra del Big Ben londinense nuestros autóctonos deportistas muestren lo que trabajen de aquí a entonces.

            Y como colofón: lo más probable es que no califiquemos al Mundial de Sudáfrica de 2010. Hagan sus apuestas.

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2008

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: