¿Acaso el deporte es excepción? Punto # 33 de junio 19, 2008

¿Acaso el deporte es excepción?

Luis Recillas Enecoiz

            La situación actual del país es crítica. No hay día que no leamos o escuchemos noticias negativas sobre nuestro accionar nacional. Busco afanosamente alguna noticia que me permita ver una luz en el horizonte y lo que sobresale es una espesa niebla que ni el camino permite ver. La metáfora no es gratuita, pues tiene varias aristas que la hacen aplicable a nuestro presente. Enumero algunos aspectos que considero que limitan nuestro crecimiento y desarrollo como nación: la inseguridad pública y la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado que no tienen para cuando acabar, los ínfimos niveles en educación que hacen hincapié en la obediencia del alumno y el respeto al profesor en lugar de la crítica constructiva y la observación inteligente de los fenómenos sociales que aquejan a México, la crisis alimentaria que se avecina y parece que durará una década, la reforma energética que se focaliza en el petróleo y desprecia las energías alternativas, la balanza comercial que muestra un déficit frente a los países con los tenemos intercambios comerciales, la incapacidad gubernamental de atraer inversiones para proyectos sustentables, la caída en las remesas por el endurecimiento de las políticas norteamericanas de inmigración, el subsidio a los bienes de consumo masivo que a la larga nos harán vulnerables a los vaivenes económicos mundiales, la lenta muerte del campo mexicano que ya ni para el autoconsumo sirve, la emigración de una fuerza de trabajo necesaria para un sano desarrollo del país, la nula capacidad del estado para crear bienestar para la población, la clase política insensible y nada receptiva a los reclamos ciudadanos, los partidos políticos más preocupados por ganar elecciones que en elevar nuestros estándares de vida, las carretadas de dinero gastadas en promocionar la imagen de políticos con aspiraciones presidenciales, la dependencia tecnológica que nos impide desarrollar una propia, el analfabetismo funcional que padece el pueblo mexicano gracias a los profesores que no promueven la lectura, la endémica incapacidad del mexicano por proteger nuestro entorno natural, el hacinamiento en que se vive en las grandes ciudades, los políticos que nos consideran retrasados mentales y nos endilgan una serie de excusas para justificar sus estupideces, las instituciones de educación media superior y superior que sólo pueden recibir a uno de cada cuatro jóvenes para continuar sus estudios, la incapacidad crónica del pueblo mexicano para emigrar de un sistema benefactor y paternalista a uno donde existan ciudadanos

conscientes de sus derechos y obligaciones, la debilidad impositiva del estado por obtener recursos a través de nuestros impuestos, los liderazgos sindicales más preocupados en amasar fortunas y poder que en fortalecer el ámbito laboral de sus agremiados, las televisoras cuya programación raya en la estulticia e insulta la inteligencia por sus contenidos ramplones y sus estereotipados personajes, la irresponsabilidad civil de una población que no tiene respeto alguno por el entorno natural y se dedica a depredar bosques y mantos acuíferos, la endémica corrupción que pulula en nuestra sociedad que gasta más de 27 mil millones de pesos para obtener beneficios “en lo oscurito”, la expulsión de más de medio millón de mexicanos que emigran anualmente a los Estados Unidos para mejorar su condición económica y laboral, los millones de niños y jóvenes que no tienen acceso a la educación y terminar en las calles, los gobernadores ya sean “preciosos” o “piadosos” que tuercen la ley y buscan incrementar su poder aliándose con individuos u organizaciones bastante cuestionables, los miopes empresarios que aglutinados en sus camarillas lloran y exigen exención de impuestos y apoyos económicos sin aportar al país lo que realmente nos permitiría despegar industrialmente e insertarnos en el mundo globalizado, la clase política con una visión limitada que no le permite otear el horizonte más allá de la siguiente elección, los padres de familia que consideran el sistema educativo adecuado para sus hijos privilegiando los valores más rancios y arcaicos de una sociedad decimonónica, los presidentes municipales que dándole la vuelta a la ley se mofan de ella utilizando clones para promover obra pública, las fuerzas armadas que desplegadas por el territorio nacional sustituyen a una inexistente o corrupta fuerza policiaca y violan los derechos humanos de los mexicanos, la apatía del estado para evitar la invasión de zonas peligrosas para el hábitat y la renuencia de aquellos avecindados en ellas por dejarlas, la idiosincrática incapacidad del pueblo mexicano por mantener limpias las ciudades y los ríos, el idiota chovinismo que considera a cualquier individuo nacido fuera de México como conquistador y vendedor de espejitos, la ancestral virtud de creer que al envolvernos en la bandera nacional se solucionarán todos nuestros problemas, la desgarradora y vergonzosa costumbre de maltratar a las mujeres bajo el espurio argumento de que somos muy machos, los bancos que más parecen agiotistas con licencia que promotores del crédito y el ahorro, la iglesia católica buscando siempre que el estado laico se convierta en un proyecto católico integrista, y dentro de esta lista de deteriores nacionales, ¿acaso nuestro deporte es la excepción? Vaticino una muy pobre participación mexicana en los próximos juegos de Pekín (mi perro es pekinés y no beijinés) y estoy convencido que a nuestro máximo exponente deportivo y símbolo del nacionalismo mexicano, la selección nacional de fútbol, le irá muy mal en las eliminatorias para el próximo mundial. ¿Acaso el deporte es excepción?

                                                                                  derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2008

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: