Los profesores reprobados Punto # 32 de junio 12, 2008

Los profesores reprobados

Luis Recillas Enecoiz

            La semana pasada una noticia que debería haber aparecido en portada en todos los periódicos nacionales fue enviada a las páginas interiores. Con motivo del debate energético, las noticias educativas fueron relegadas a un segundo plano. Tanto Milenio diario como El Universal dieron cuenta del examen que presentaron docentes y directivos de educación básica.

            Sólo 268 mil 849 profesores hicieron el Examen Nacional para Maestros en Servicio del millón 195 mil 453 docentes y directivos en nivel básico. Los resultados son francamente desalentadores y deberían prender focos amarillos, si no es que rojos, en las dependencias encargadas de la educación. 124 mil 549 profesores reprobaron el examen que equivale a 46 por ciento. Según Milenio Diario (junio 5, 2008) que da cuenta de la noticia nos detalla que “de acuerdo con los análisis de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, 62.3 por ciento de los maestros aprobados calificó con el subnivel “suficiente medio”; 17.9 por ciento con “suficiente bajo”; 13.6 por ciento con “suficiente alto; y tan sólo 6.2 por ciento con el subnivel esperado.

            Si los porcentajes los traducimos en profesores evaluados los números son escalofriantes: reprobados 124 mil 549 profesores; aprobados 144 mil 300. Los porcentajes pueden ser engañosos, pues hablar de ellos y no de cantidad de profesores, no da una idea cabal del problema, pues de los aprobados, una cantidad ínfima pasó con un subnivel esperado: 8 mil 946. De los que aprobaron el examen un alto porcentaje lo aprobó de “panzazo”: 135 mil 353 profesores. Desglosando los subniveles con que aprobaron el examen los números son los siguientes: con subnivel “suficiente medio” 89 mil 899 docentes; con subnivel “suficiente bajo” 25 mil 830; y con subnivel “suficiente alto” 19 mil 624.

            Ahora bien, el problema estriba en que los resultados no inciden en el desarrollo profesional del docente o directivo. ¿Qué sucederá con aquellos profesores que reprobaron el examen, qué con aquellos que no lo presentaron y cuya cantidad casi llega al millón: 926 mil 604 profesores? No presentaron evaluación alguna, sin embargo parece ser que no serán sujetos de reprimendas, ni perderán las canonjías sindicales.  

            Hagamos ahora un ejercicio de sentido común: si los porcentajes de profesores evaluados los aplicamos a la

Pianista

Pianista

totalidad del magisterio los resultados dan pavor: 549 mil 908 profesores hubieran reprobado el examen. Consideremos que cada docente tiene a su cargo un grupo de cuarenta alumnos, la cantidad de estudiantes bajo la batuta de un individuo mal preparado y carente de profesionalismo asciende a 21 millones 996 mil 320 niños y jóvenes que saldrán mal preparados y sin haber desarrollado las habilidades mínimas para encontrar un empleo digno. Y después nos quejamos que los emigrantes mexicanos en Estados Unidos son mal pagados. ¿Cómo quieren que un pueblo ignorante obtenga empleos dignos? Del total de profesores, de haberles aplicado el examen,  hubieran aprobado el examen de “panzazo” 1 millón 121 mil 334, y sólo 74 mil 118 mentores hubieran aprobado con el nivel esperado.

            Los números muestran que estamos ante una debacle nacional – a mi entender es un problema de seguridad nacional — porque tener 46 por ciento de profesores que no tienen las mínimas competencias pedagógicas para ejercer su profesión indica varias deficiencias educativas previas. Primera, ¿Qué hacen las inefables normales que pululan por todo el país? Los resultados nos muestran que no están haciendo su trabajo y ya es hora de que desaparezcan y los futuros profesores sean universitarios y se les exija lo mismo que a cualquier profesionista. Segunda, ¿Por qué el sindicato magisterial solapa a esta caterva de ignorantes? Tener más de medio millón de ignorantes que lo único que logran es transmitir su ignorancia a los niños y jóvenes del país representa un problema de consecuencias incalculables. Tercera, ¿Dónde está la autoridad educativa, federal y estatal, para poner un freno a esta producción indeseable de mal llamados docentes? Es responsabilidad del estado procurar una educación adecuada que permita a nuestra juventud encarar con herramientas intelectuales ad hoc los retos que un mundo globalizado les presenta.                             derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2008

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: