La Reforma Educativa Punto # 30 de mayo 29, 2008

La Reforma Educativa

Luis Recillas Enecoiz

            Recién el pasado 21 de mayo, durante el IV Congreso Nacional de Educación y II Encuentro Nacional de Padres de Familia y Maestros, Felipe Calderón anunció una reforma educativa que, sin ser la solución mágica a la grave problemática educativa que padecemos, da indicios de ir en la dirección correcta. La reforma que busca elevar la calidad de la educación tiene varios ejes fundamentales:

  1. Equiparar con una adecuada infraestructura 14 mil escuelas que impacte en la calidad que requieren nuestros niños y jóvenes, y rehabilitar 27 mil más.
  2. Dotar de computadoras y acceso a internet al 75 por ciento de las escuelas, pues actualmente sólo cuentan con ello 38 por ciento de los centros educativos.
  3. Vincular los programas académicos con las necesidades de la planta productiva nacional para elevar la competitividad laboral del país y por ende otorgar mayores oportunidades a los jóvenes de obtener mejores empleos.
  4. Otorgar 50 mil becas a niños y jóvenes de escasos recursos.
  5. Activar los Consejos de Participación Ciudadana en 50 mil escuelas para que los padres de familia y la comunidad en general tengan voz y voto en las decisiones escolares.
  6. Elegir mediante exámenes de oposición a los nuevos profesores y directores que cubrirán las plazas vacantes.
  7. Evaluar, tanto a maestros como a alumnos, para detectar las áreas que necesitan mejora y fortalecer aquellos rubros que van por buen camino.

    Jazz man

    Jazz man

De entrada, de lograrse lo expuesto líneas arriba, la educación en México sufrirá una verdadera revolución, sin embargo hay varios detalles no mencionados durante la presentación del plan. Es importante hacer notar que la susodicha reforma educativa involucra a los profesores afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que regentea Elba Esther Gordillo. El SNTE es un sindicato que aglutina al profesorado federal, por lo que su implementación afecta solamente a uno de cada cinco profesores. Desde la reforma educativa de 1992 se descentralizó la educación, transfiriendo las responsabilidades educativas a los estados. La reforma educativa que plantea Calderón es aplicable, a lo mucho, al 20 por ciento de la planta magisterial, ya que el resto, 80 por ciento, está afiliado a sindicatos magisteriales estatales. Las rúbricas que signaron el acuerdo son a nivel federal, ya que ningún gobernador a ratificado el acuerdo, dejando en vilo al 80 por ciento del magisterio que no esta afiliado al SNTE, y obviamente a los alumnos que son educados por ese alto porcentaje de profesores.

No por ello se debe descalificar el proyecto. El simple hecho de que las nuevas plazas para profesor y director sean concursadas es de por sí trascendental. Pero lo que más llama la atención es que el magisterio, junto con el alumnado, será evaluado. Por desgracia la prueba que se utilizará será ENLACE y no PISA. La diferencia estriba en que aquella es nacional y ésta internacional. Si de ser competitivos a nivel internacional se trata, lo más lógico sería utilizar instrumentos de validación internacionales y no nacionales. La prueba ENLACE que aplica la Secretaría de Educación Pública privilegia los conocimientos adquiridos mediante métodos tradicionales: repetición y memorización, mientras que la medición internacional, que es PISA, evalúa la aplicación de los conocimientos: razonar, comparar, diferenciar, interpretar, etc.

Respecto a los primeros puntos tratados y que se refieren al aspecto económico, debemos tener en cuenta que hay países que invierten mucho menos dinero de su producto interno bruto (PIB) en educación y tienen resultados mucho más atractivos que nosotros. No se trata de invertir más dinero, sino de saberlo invertir.

La Carrera Magisterial, que permitía evaluar a los profesores en base a logros individuales, se ha transformado para evaluar al docente acorde con los resultados del educando. Será en base a los resultados obtenidos por los alumnos en la prueba ENLACE que los profesores obtendrán mejoras económicas. Dependiendo del aprovechamiento de los alumnos es como el profesor obtendrá beneficios pecuniarios, pero no directo al salario, sino como compensación extra por ese año escolar que se evalúa. Aquellos docentes que logran incrementar fehacientemente las capacidades de sus alumnos tendrán derecho, únicamente por ese periodo escolar, al bono.

También es aplaudible que la enseñanza de calidad se enfoque a ciertas áreas del conocimiento donde tenemos deficiencias: matemáticas, comprensión de lectura, ciencias y el dominio del inglés. Aquí cuestionaría, ¿cómo le van hacer para capacitar a los profesores en la enseñanza de otro idioma, tomando en cuenta que un muy alto porcentaje de mentores no tienen el conocimiento del idioma? Si tenemos problemas comprendiendo nuestro propio idioma, ¿cómo es que vamos a cubrir las necesidades anglófonas de nuestros niños y jóvenes? No sólo se requiere de profesores bilingües, sino también de dotar con laboratorios de idiomas a las escuelas. Aquí tenemos dos problemas a resolver: capacitación e infraestructura.

Respecto a la comprensión de lectura, debemos  primero convencer a nuestros profesores de leer. En México hay cerca de millón y medio de profesores que imparten clase en distintos niveles académicos, desde preescolar, pasando por la primaria y secundaria, para terminar con  educación media superior. Si estos docentes leyeran, sus pupilos lo harían también. Está comprobado que la lectura es un hábito que se imita. Somos un país que no lee, porque los encargados de promover la lectura, los profesores, no lo hacen. De ser el gremio magisterial un grupo focalizado en la lectura nuestra industria editorial estaría boyante, pero bien sabemos que para una población de más de cien millones, cubrimos las necesidades lectoras de la población con menos de un millar de librerías. Suponiendo que cada maestro leyera un libro al mes, requisito mínimo para un profesional de la educación, estaríamos hablando de 18 millones de libros vendidos al año. La industria editorial y las casas libreras estarían de plácemes el día que eso suceda, pero no es así. Buenos Aires y Barcelona, por mencionar dos ciudades, tienen una oferta librera que supera con creces la oferta nacional mexicana. Espero que con la nueva política de precio único del libro, el negocio librero crezca.

De alguna forma, no se puede descalificar la propuesta educativa del ejecutivo a priori; dejemos que el tiempo y, sobretodo la voluntad del magisterio y gobiernos estatales para aplicarla, nos muestre las bondades de esta reforma educativa, que de llegar a buen puerto, lo cual dudo, sería un hito en la historia de la educación en México.

                                                                       derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2008

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: