Educación hecha en México Punto # 7 de noviembre 15, 2007

Educación hecha en México

Luis Recillas Enecoiz

La educación en este país está envuelta en mucha hipocresía y poca ética. Educar implica trasmitir los conocimientos necesarios para llevar a cabo una tarea, sea esta comprensión de lectura, manejar una adecuada sintaxis, ser capaz de propiciar un razonamiento abstracto, pero sobre todo formar entes críticos y racionales.

Por desgracia los encargados de esta tarea carecen de los instrumentos para desarrollarla. Y cuando hablo de instrumentos, considero la infraestructura educativa así como las carencias técnicas que tienen nuestros profesores (me niego a llamarlos maestros. Un maestro es aquel individuo que después de su licenciatura estudia de dos a tres años más a nivel de posgrado en una universidad).

            La mayoría de los egresados de las normales es analfabeta funcional.  De ser el magisterio un gremio pensante y estudioso, la industria editorial mexicana estaría boyante. Me explico: si suponemos que dentro del magisterio hay alrededor de un millón de individuos que directa o indirectamente laboran en ese gremio a nivel nacional, considero que por una mínima necesidad profesional cada profesor debería leer un libro al mes (y no hablo de los panfletos de Cuauhtémoc Sánchez), y eso nos daría un gran total de 12 millones de libros vendidos al año en este país sólo considerando a los mentores. 

            De existir esta dinámica es obvio que los “letrados profesores” trasmitirían a sus educandos el gusto y buen hábito de la lectura. Pero no. Nuestros profesores se dedican a demostrarnos que Atila y los Hunos siguen entre nosotros en pleno siglo XXI y si no me creen, ahí están las manifestaciones de franco primitivismo que tenemos que presenciar y soportar de la CNTE y de las diversas secciones del SNTE, sin faltar por supuesto los nuevos egresados de las normales rurales y urbanas, así como los sindicatos magisteriales estatales que no le piden nada al nacional en cuanto a muestras de vandalismo y mayúsculo desprecio por la legalidad y la academia. ¿Las conocerán? Es pregunta. 

            De darse la utopía lectora que propongo líneas arriba no sólo el magisterio mejoraría su nivel intelectual a velocidades nunca antes vistas sino que a la par la población bajo su influencia, niños y adolescentes en edad escolar, incrementaría su nivel cultural y su comprensión lectora se multiplicaría. México con 105 millones de habitantes tiene menos de 500 librerías mientras que Buenas Aires y Barcelona tienen más librerías que todo nuestro país. Concatenemos la educación a la lectura, pero no mediante decretos, sino con el diario ejemplo de un profesor que bajo el brazo traiga siempre un libro y a la menor provocación, sus alumnos lo vean devorando página tras página a la sombra de algún árbol junto a la cancha de basket ball del colegio donde labora.

Cabaret Siboney. Foto de Joaquín Santamaría

Cabaret Siboney. Foto de Joaquín Santamaría

            El ejemplo es el mejor trasmisor de actitudes, hábitos y hasta vicios. Nos quejamos de la violencia imperante en nuestras escuelas sin visualizar que proviene de actitudes aprehendidas de los propios mentores y por desgracia de los propios padres de familia (como si tener hijos nos volviera por ese simple hecho sabios respecto a todo lo relacionado a la educación y futuro de nuestros vástagos. Parir no es garantía de cultura y preparación). Hasta la forma de manifestarse de estos profesores o como los llama Carlos Marín los “maistros” (con todos mis respetos al gremio constructor que se comporta mucho más civilizado que el liderado por Elba Esther Gordillo) sería diferente si leyeran. La lectura es un catalizador de la imaginación y la inteligencia que por desgracia nuestros adalides de la educación no conocen y cuando se las presentan huyen de ella.

            Los países que lograron integrarse al concierto de las naciones dentro de un mundo globalizado fueron aquellos que apostaron a la educación. Corea, Taiwán y Singapur, por mencionar solo tres, supieron como invertir su dinero de forma inteligente y hoy sus pueblos disfrutan de un nivel de vida muy superior al nuestro. Estos países reclutan a sus profesores entre los mejores alumnos de sus universidades y les pagan sueldos decorosos. ¿Cuándo desapareceremos las inefables normales  que nos han demostrado sus limitaciones educativas e integramos los programas de licenciatura en educación primaria a las universidades? Ya la UPN (Universidad Pedagógica Nacional) tiene esa licenciatura pero es apenas el inicio de lo que tiene que llevarse a cabo para tener un verdadero país de personas cultas. Con una población donde el  promedio educativo es de siete u ocho años de escolaridad es impensable que al emigrar a otro país nuestros connacionales accedan a trabajos decorosos y bien pagados. Nos quejamos de que los mexicanos realizan los trabajos “que ni los negros hacen” (Fox dixit), sin considerar que con nuestros niveles de educación y cultura difícilmente podremos integrarnos a una economía globalizada y extremadamente competitiva. ¿Acaso los cubanos que emigran a los Estados Unidos laboran en el campo, las cocinas y los servicios de limpia? Claro que no y la razón tiene mucho que ver con su nivel educativo y cultural, sin dejar de considerar que su status migratorio es diferente al de nuestros connacionales. 

            Mientras sigamos sin evaluar a los normalistas que tienen la responsabilidad de educar a nuestros alumnos y regalemos puestos de profesor a individuos sin el más mínimo profesionalismo (la normal de Ayotzinapa es un buen ejemplo de imbecilidad en el aula) no habrá solución y el futuro del país va a ser una debacle.

            Aplaudo la decisión de transparentar los dineros del SNTE ya que además de manejar las cuotas de los profesores agremiados al sindicato también recibe dinero de los presupuestos federal y estatal para viviendas, remozamiento de escuelas, infraestructura, etc. Ya era hora de que las huestes de Elba Esther Gordillo comiencen a responder a la sociedad, pues si no son los únicos responsables del pésimo nivel educativo, si tienen gran culpa de ello. ¿Y al sindicato de profesores del estado de México cuando le tocará dar cuentas a la ciudadanía?

 

derchak54@yahoo.com.mx

 

Anuncios
Explore posts in the same categories: Semanario Punto 2007

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: