Qué se “joda” México

Qué se “joda” México

Luis Recillas Enecoiz

            Recién regreso de unas vacaciones y me encuentro con los mismos grandes problemas nacionales como hace un siglo los llamara don Francisco Bulnes a los de su época. No tomaron días de descanso ni nos dieron a los sufridos habitantes de este país un merecido descanso. Lo peor del caso es que los problemas seguirán allí. Y seguirán porque, políticos y partidos políticos, responsables de erradicarlos, confrontarlos y prevenirlos prefieren continuarlos, evadirlos y postergar su solución. Son un puñado de ellos el que se salva.

            Nuestra primitiva y tribal izquierda convierte su aquelarre, perdón, X Congreso Nacional Extraordinario del PRD en encarnación de la novela de George Orwell Rebelión en la granja. Para los líderes del sol azteca, los históricos, ya en franca extinción, o ex priistas y de nueva “conversión”, López Obrador, Monreal, Cota, Camacho, Ebrard y un largo etcétera, la autocrítica y modernización de los principios democráticos que enarbola la izquierda moderna son desconocidos y menospreciados, la mayoría de las veces bajo  demagogia francamente anticuada – “…El PRD sólo puede tener como caudillo al PRD…” según la nueva descripción que del PRD nos hace Andrés Manuel López Obrador – y reuniones partidarias donde hay más votos totales que delegados registrados, donde los candidatos a dirigirlo apuestan más a los decibeles de sus porras que al intercambio civilizado de ideas, donde arrebatarse el micrófono o evitar al adversario externar sus ideas es plataforma política. La PYME, perdón, el partido político  de Patricia Mercado, Alternativa Socialdemócrata, tampoco puede presumir de vocación democrática. Las diferencias entre Alberto Begné y Patricia Mercado, sin dejar de mencionar el gran daño que le hizo al partido el ala campesina previo a le elección presidencial del año pasado, no abonan a fortalecer una izquierda inteligente y moderna. México merece una izquierda como las que Rodríguez Zapatero con el PSOE o Gordon Brown con el Partido Laborista inglés representan.

            Por lo que respecta a la clerical derecha y a la inquisitorial ultraderecha, aglutinadas ambas en el PAN, luchan por cotos de poder para imponer su moral decimonónica a la totalidad de la población mexicana bajo el pueril y poco veraz argumento demográfico de que, siendo la mayoría de la población en México católica, es menester imponer el catecismo y una policía sexual en todo el territorio nacional. El Ayatollah, perdón otra vez, gobernador de Jalisco Emilio González Márquez ya borbotó lo siguiente: “¿Por qué nada más condones? Vamos repartiendo un six de cerveza y vamos dando el vale para el motel” al ser cuestionado sobre la distribución de condones para la prevención del sida entre los jóvenes, que le causó no pocos problemas, hasta dentro del mismo partido blanquiazul, por querer imponer su visión y valores personales por sobre las políticas públicas del Conasida. El de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, en procesión a misa con todo su gabinete siguiéndole cual apóstoles detrás de Jesucristo. Poco faltó para que el gobernador oficiara la misa en lugar del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez; solo se encargo de realizar la primera lectura. No conforme la ultraderecha con tener a gobernadores, presidentes municipales, legisladores, funcionarios públicos emanados de sus organizaciones afines: el sinarquismo, el PDM, el Yunque, la Ancifem, Provida, la Unión Nacional de Padres de Familia quiere ahora fundar un partido político. Sin negar que sus orígenes políticos e ideológicos tienen raíz en estos grupúsculos, el presidente del PAN, Manuel Espino, no puede estar tranquilo con este embrión político, pues la escisión de cuadros en Guanajuato y Jalisco, para conformarlo dejaría mermados a los panistas en el centro del país. René Bolio Halloran cercano a José Luis Luege Tamargo y a Cecilia Romero encabeza el Movimiento de Participación Solidaria, nombre bajo el cual busca el registro como partido político esta organización ultraconservadora. Otro foco rojo que vive el partido fundado por Gómez Morín es el próximo relevo de la presidencia del partido, donde por más que se quiera negar, sí se vive dentro del partido una división entre los que apoyan a César Nava y los que a Germán Martínez. Finalmente lo que se juega el PAN en la siguiente elección interna es dejar el control del partido a la ultraderecha o que la derecha lo retome. No es menudo asunto.

Panorámica de Toluca a inicios del siglo XX

Panorámica de Toluca a inicios del siglo XX

            Los tricolores no se quedan atrás. Dentro de la fauna jurásica, perdón por enésima vez, políticos que pertenecen a este partido tenemos a Jorge Hank Rohn, quien colecciona animales y mujeres por igual, y que, gracias al PRI mexiquense y a las huestes del PANAL al mando de Elba Esther Gordillo,  acaba de perder la elección a gobernador de Baja California hace un par de semanas. Tenemos también a José Murat y Ulises Ruíz, responsables ambos, más no los únicos, de la situación que tiene a Oaxaca en vilo desde hace cerca de tres años. También está el joven gobernador del Estado de México y fuerte aspirante a la candidatura del PRI a la presidencia, Enrique Peña Nieto, cuya mayor preocupación son las elecciones del 2012, delegando, por ello, responsabilidades en subalternos, quienes muchas veces lo dejan mal parado. Tampoco desentonan los líderes parlamentarios del PRI, Manlio Fabio Beltrones en el Senado y Emilio Gamboa en la Cámara de Diputados, quienes venden caro su amor y su tiempo. Los cambios al formato del informe para permitir al presidente dialogar con los legisladores no se pueden hacer al vapor argumentan ambos. Las razones esgrimidas me permiten inferir que al paso que vamos, pues es desde el sexenio de Miguel de la Madrid que se requiere modificar sustancialmente el formato y el fondo del informe, será hasta dentro de dos o tres sexenios que lograremos acuerdos. Si para ponerse de acuerdo en cambios triviales, como lo son las modificaciones al informe presidencial, se tardan entre veinte y treinta años, imagino cuánto tardarán los cambios y reformas vitales para hacer de México un país medianamente equitativo y moderadamente democrático. Hagan sus apuestas.

            El mensaje de nuestra clase política es conciso y claro y, parafraseando a Ciro Gómez Leyva, es, qué se “joda” México.

derchak54@yahoo.com.mx

Anuncios
Explore posts in the same categories: Publicaciones varias

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: